Tiempo en Capital Federal

24° Max 16° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 73%
Viento: Suroeste 29km/h
  • Martes 30 de Noviembre
    Nubes dispersas16°   26°
  • Miércoles 1 de Diciembre
    Cubierto17°   22°
  • Jueves 2 de Diciembre
    Despejado18°   25°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 29/11/2021 06:02:52
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

PRO: Ponerse la camiseta sin que importe nada, el imperativo

María Verónica Corró, 22 años. Milita, estudia abogacia y vive en Recoleta.

Por Lucila Rolon
Email This Page

Junín y Santa Fe. Sábado. Mediodía. Cada vez que un vecino tira al piso el vo­lante con las caras de Federico Pinedo y de Mauricio Macri, ella y sus compañeros se hacen el mismo chiste: «Jugá limpio», repi­ten el tono del eslogan entre risas, y tiran el papel al tacho de basura más cercano. Verónica Corró ya sabe tomárselo con cal­ma. Hace un año que milita en la Juventud PRO junto a unos 500 jóvenes comandados por el legislador Francisco Quintana, de 29 años. Ella tiene 22, y el 23 de octubre vota a presidente por primera vez.

Habla despacito, haciendo lugar para cada palabra. Nació en Oberá, Misiones. Hace cuatro años vino sola a estudiar a la ciudad de Buenos Aires. Sus papás le alqui­lan un departamento en Recoleta mientras estudia abogacía en la Universidad Católi­ca Argentina. Verónica no trabaja. En oc­tubre de 2010 empezó a militar en el PRO. «Me divierte. Antes no tenía demasiadas actividades más que estudiar. Ahora apren­do todo el tiempo.» Nunca se había inte­resado en la política hasta que empezó su vida porteña. Un amigo pu­blicaba actividades de Jóve­nes PRO en Facebook y en Twitter, y ella sintió curiosi­dad: «Justo estaba cursando Derecho Constitucional y no sabía ni los cargos de los fun­cionarios».

La primera vez no resul­tó como esperaba. Fue en noviembre del año pasado, cuando asistió a un brindis que hizo Macri junto a su fla­mante esposa, Juliana Awa­da, para celebrar la boda: «Había mucho cholulaje. Gente queriendo sacarse fo­tos y esas cosas. No era la onda que yo estaba buscan­do». Pero bastó con una se­gunda oportunidad para su­marse. En su reciente experiencia militante, participó en la campaña electoral que con­virtió a Mauricio Macri en el primer jefe de Gobierno reelecto de la Ciudad, por una diferencia de votos escandalosa. Sintió ver­güenza la primera vez que usó la remera amarilla: «Pero después te ponés la cami­seta literalmente y chau, no importa nada. Vas por la calle repartiendo folletos, con los globos, con unas mochilas de colores con carteles gigantes enganchados que dicen ‘Yo lo voto’, vas así, caminando por la 9 de Julio y está todo bien».

Para Verónica, la diferencia del PRO con las otras fuerzas es que «piensan solucio­nes a largo plazo, por eso tiene que estar en el Congreso», y menciona como ejem­plo el programa de Alquiler público de bici­cletas y el de Escuelas Verdes del Ministerio de Educación porteño. En línea con lo que pregona su fuerza política, Verónica expli­ca que no existe una ideología PRO: «Es un partido nuevo que se está formado desde la diversidad. Se entiende desde nuestro es­logan ‘Sos bienvenido’. La idea es formar un pensamiento entre todos los que pensa­mos distinto. Qué se yo, hay chicos a favor del aborto, otros en contra. Algunos son ateos, otros, hiperreligiosos. Y así».

Sus amigos la cargan: «Verónica, es vier­nes, son las 23, pedí una pizza y dejate de joder», me dicen, pero después me pregun­tan a quién tienen que votar». Para el 14 de agosto, les dijo que votaran con el corazón. Pero para el 23 de octubre pensaba decir­les que pusieran en el sobre al candidato capaz de hacerle frente al oficialismo: «Va a ser complicado que alguien pueda hacer­le frente a Cristina», lamenta. Ésta será la primera vez que vota a presidente pero no está muy entusiasmada: «No me siento se­gura de uno u otro candidato».

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario