Tiempo en Capital Federal

24° Max 18° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 64%
Viento: Sureste 27km/h
  • Sábado 4 de Diciembre
    Cubierto con lluvias19°   23°
  • Domingo 5 de Diciembre
    Parcialmente nuboso con lluvias19°   22°
  • Lunes 6 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 04/12/2021 10:53:19
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Privilegios de la libertad

Por Diana Saiegh, experta en gestión cultural.

Por diana-saiegh-experta-en-gestion-cultural
Email This Page

Como en esas casas donde una vivió mucho tiempo y debe mudarse por razones de fuerza mayor, el Recoleta es un lugar del que me aquerencié profundamente, recorría sus pasillos con el recuerdo de aquel memorable Fantasma de la Ópera, protagonizado por Narciso Ibáñez Menta que repetía: «¿No queda nadie en los camarines?». Habitar ese gran espacio cargado de anécdotas, historias y leyendas era siempre enriquecedor y atractivo, era un gran espacio donde prevalecía la idea de que se hiciera realidad el sueño de exponer de tantos jóvenes, algunos de ellos hoy grandes artistas, allí se permitía experimentar sin necesidad de escribir esa palabra.

En 1993, ya como directora del Centro Cultural Ciudad de Buenos Aires pasamos a llamarlo Centro Cultural Recoleta. A medida que los artistas comenzaban a «apropiarse» del lugar surgía la necesidad de reorganizar las salas y así se bautiza Cronopios, a la sala de creaciones multidisciplinarias junto a las salas adyacentes como la J y C, en homenaje a Julio Cortázar. La Capilla (auditorio) la bautizamos El Aleph, en conmemoración a Jorge Luis Borges. Se suma además el Espacio Diseño y el Arquitectura, así como también el Historieta y el Foto. Años más tarde se crea el anfiteatro al aire libre en las terrazas con un homenaje a Ástor Piazzolla y se completan las salas de planta baja.

Todo este trabajo fue un verdadero desafío. Para seguir sumando energías se crea la Asociación de Amigos del CCR y se festejan los diez años del Centro. Juntos hacemos la primera edición de Arte BA, hoy la Feria local más importante de arte contemporáneo. Realizamos una megaexposición a, e, i u o. (esculturas, instalaciones u objetos, tres ediciones). Le Corbusier, Amancio Williams, La Nueva Figuración, Renata Schusheim, fueron algunos de los artistas nacionales e internacionales que homenajeamos.

Siempre creí en la gestión mixta y en las acciones conjuntas es por eso que junto al Teatro Colón, dirigido por Sergio Renán en ese entonces, se creó el Centro Experimental en ópera y ballet (CEOB). Simultáneamente la compañía  De la Guarda  estrena Villa Villa en el patio del tanque. Grandes nombres me acompañaron también en las artes escénicas, se realizó La pirámide, obra de teatro de Copi con dirección de Roberto Villanueva, y Contemporánea 95, espectáculos de danza contemporánea dirigidos por Oscar Araiz.

Fueron años de acumulación de energía, con el inigualable Osvaldo Giesso fuimos construyendo junto a las otras y otros directores la historia de un lugar singular y único, casi una pertenencia familiar o comunitaria, la consigna era y sigue siendo ser del Recoleta.
Pienso en un cierto paralelismo entre la recuperación de la democracia y los deseos de apertura y libertad que todos ansiábamos concretar desde el arte y la cultura. ¡¡Viva el Centro Cultural Recoleta!!

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario