Tiempo en Capital Federal

22° Max 16° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 70%
Viento: Sureste 33km/h
  • Sábado 23 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   20°
  • Domingo 24 de Octubre
    Despejado11°   22°
  • Lunes 25 de Octubre
    Cubierto16°   29°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Pretemporada para un año intenso

Por Eduardo Blaustein. En la primera quincena del año no se detectan grandes cambios en el panorama político. El gobierno nacional continúa marcando la agenda y mantiene el rumbo durante el verano. Mientras tanto, figuras individuales de la oposición comienzan a testearse de cara a las próximas elecciones.

Email This Page
Cristina y Maradona

Las negociaciones que acaban de arrancar con los sindicatos por las paritarias y el piso del impuesto a las Ganancias serán arduas, seguramente con los representantes gremiales subrayando el dato elemental de una inflación persistente que lima la capacidad adquisitiva de los salarios. Siendo que esa discusión apenas se inicia, el dato político que aún resuena de estos días sigue siendo el del acto realizado en Mar del Plata por el regreso de la fragata Libertad. Es obvio que fue una convocatoria para exaltar, junto a la recuperación de la fragata, algunas de las políticas oficiales. Más allá de la tentación épica que caracteriza al kirchnerismo, es natural que un gobierno haga política con sus aciertos y discuta con las visiones opositoras. No hubo invitación a dirigentes de otros partidos (lo que hubiera sido un gesto bonito), a ningún opositor se le ocurrió ir por su cuenta (lo que hubiera sido ídem), pero nada de eso significa que no haya sido un acto justo ni desajustada la reivindicación que hizo la Presidenta del modo en que se negoció la deuda externa argentina o la necesidad de defenderse en el mundo de la globalización financiera.

El acto conecta a su vez con la larga gira presidencial en búsqueda de nuevas y mejores asociaciones con países muy diversos, todos caracterizados por economías dinámicas, estratégicamente alternativas al panorama sombrío que predomina especialmente en Europa. Que la Presidenta use en sus intervenciones públicas algunas nociones etiquetables como “nacionalistas” no significa tampoco que su gobierno no sea esencialmente pragmático. Los días que Cristina pasó en los Emiratos Árabes tienen que ver con tener presencia internacional pero muy especialmente con contactar con el mundo de los países y las empresas petroleras, en una etapa en la que, tras la recuperación de YPF, la Argentina necesita de nuevas sinergias empresariales que le permitan producir más hidrocarburos y disminuir la sangría de recursos generada por su importación. Integran la misión 150 empresarios, muchos de ellos metalúrgicos, y los directivos del gran milagro argentino, la tecnológica Invap.

Una gira que trae recuerdos

Por el lado de la exploración de nuevos mercados, puede asociarse con aquella transgresión protagonizada por el ministro de Economía José Gelbard, durante los gobiernos de Héctor Cámpora y Juan Perón, cuando la Argentina ignoró las presiones estadounidenses y se vinculó comercialmente con Cuba y los países del Este, algo que terminaría siendo una política sostenida incluso por la dictadura. Si es por buscarle la quinta pata al gato (hotel caro, países “exóticos”), también años atrás se denunció falsamente la historia de la embajada paralela en Venezuela, cuando lo importante era que el intercambio comercial con el país bolivariano se había multiplicado. Que los negocios de los empresarios argentinos después deriven en un “derrame” espectacular es otro cantar, pero seguro que ayudan a generar divisas y puestos de trabajo.

Pequeños movimientos

Como siempre, mientras el gobierno gobierna, lo demás parecen grititos. Nuevas movidas dentro del PRO para seudoinstalar la idea de que Mauricio Macri se presente en las legislativas en provincia. Victoria Donda, de Libres del Sur, paseando por las playas de Mar del Plata con un aliado no particularmente combativo, Alfonso Prat-Gay. Sin que se pueda saber a qué sectores internos puede arrastrar o si la suya es una posición solitaria, Leopoldo Moreau, convertido en un rara avis desde que acuñó una expresión eficaz para hablar de las dificultades de una oposición limitada a hacer “antikirchnerismo bobo”. Moreau, cuyo discurso se hizo interesante en los últimos tiempos, carga la mochila de ser el candidato radical que menos votos consiguió en una elección importante y a la vez acaba de afichar la ciudad con su retrato (abundan los proyectos unipersonales: también afichan Graciela Ocaña y algún referente macrista). Mientras Silvana Giúdici ya es PRO, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse (que viene mostrándose con sus colegas de San Isidro y Malvinas Argentinas), insiste en la alianza con el macrismo, nunca en términos de un proyecto, sino apenas porque Macri podría tener alguna ventaja como gran candidato opositor a la presidencia.

Más que modesto

Todo es fluido y cambiante en política, pero los últimos tiempos no son precisamente los mejores para Macri, su armado, su imagen positiva o la de su gestión. Tras aquel bruto aumento del 127% de la tarifa del subte, el jefe de Gobierno fue instalando el escenario de los cinco pesos, luego el de los seis pesos, después se retractó y ahora parece que 3,50. Es mucho menos que seis, pero es una suba del 40%, una enormidad. De 1,10 a 3,50 con una sola escala y sin mejores subterráneos.

Como compitiendo en su política de transporte con el PRO, particularmente desde la horrible tragedia de Once, el gobierno anunció la renovación de las formaciones de las líneas Mitre y Sarmiento. Al menos la segunda, que utiliza quien escribe, funciona aún peor desde que se iniciaron las obras de renovación de vías, señalización, mejoras en las estaciones y mantenimiento de los vagones. Eso es entendible pero no deja de ser molesto, menos sabiendo que según informó el ministro Florencio Randazzo, las obras recién finalizarán a fin de año. Los nuevos coches chinos terminarán de llegar a fin de 2014. En cuanto a Macri, además de tarifazo y cierre de la línea A, sus metas son objetables por lo modestas: él mismo sinceró que no piensa iniciar obras de nuevas líneas, de acuerdo con el viejo Plan Estratégico para la ciudad consensuado hace añares. Como es de costumbre, muy poca potencia para alguien que aspira a ser presidente.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario