Tiempo en Capital Federal

24° Max 18° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 64%
Viento: Sureste 27km/h
  • Sábado 4 de Diciembre
    Cubierto con lluvias19°   23°
  • Domingo 5 de Diciembre
    Parcialmente nuboso con lluvias19°   22°
  • Lunes 6 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 03/12/2021 23:18:10
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Presupuesto 2012: policías sí, viviendas no

Más seguridad y obra pública, salarios estancados y crisis habitacional en crecimiento.

Por francisco-yofre
Email This Page

Más vagones y nuevas estaciones de subte, obras para prevenir inundaciones, con­flictos con los maestros, veredas nuevas, problemas de vivienda sin solución y más policías metro­politanos para combatir el delito o repeler a aquellos que tomen predios en la zona sur. Así, segu­ramente, será la Ciudad durante 2012, según se desprende de las primeras informaciones sobre el presupuesto que el gobierno por­teño envió a los legisladores.

Es cierto, todavía sólo hay nú­meros globales, aún falta el des­glose fino de las partidas y las me­tas que cada ministro expondrá en las visitas a la Legislatu­ra que se ini­cian el próxi­mo martes a las 10 con la presencia de Néstor Grindetti, el máximo responsable de la economía de la Ciudad.

Pero a pesar de la poca infor­mación, los números ya despier­tan euforia o desconfianza entre oficialistas y opositores, quienes ya polemizan sobre la idea de gestión y de Ciudad que Mauricio Macri está desplegando en esta ley de leyes, la primera que pre­senta luego de ser reelegido con el 64 por ciento de los votos.

La cifra presupuestaria pre­vista para 2012 es de 32.705 millones de pesos. Un 16 por cien­to más que el año pasado. Esto no significa que todas las partidas hayan aumentado de modo pare­jo. Algunas crecieron más, otras menos y otras directamente dis­minuyeron.

Tanto unos como otros re­conocen que el proyecto pre­vé una fuer­te inversión en obra pública y se­guridad. Pero mientras desde el gobierno porteño describen un presupuesto integral y equilibra­do en el que se destina un 65 por ciento al gasto social, para la opo­sición aún no se sabe cuánto de ese 65 por ciento será destina­do a la zona sur y a los sectores más postergados de la población y cuánto a embellecer aún más los barrios ricos; cuánto se desti­nará a mejorar la educación públi­ca y cuánto a financiar la privada. Sí, en cambio, resulta una certe­za que no se prevén aumentos de salarios para maestros, que la par­tida destinada a viviendas dismi­nuyó y que los presupuestos de educación y salud están estanca­dos, con una participación menor que en 2011 en el total de gastos e inversiones.

«De 2008 a este año el pre­supuesto global aumentó un 150 por ciento. Sin embargo, por dar sólo un ejemplo, el incremento en el Instituto de Vivienda de la Ciu­dad en ese lapso fue del 33 por ciento. Esta misma lógica se pue­de ver en educación y salud», plan­tea desde la oposición Gonzalo Ruanova, legislador de Nuevo En­cuentro e integrante de la Comi­sión de Presupuesto. Ruanova ex­plica: «Si el presupuesto creció un 16 por ciento, y salud y educación apenas un 14, en realidad hay una desvalorización de estas áreas, en detrimento de otras».

Desde el Ministerio de Hacien­da desmienten a Ruanova y seña­lan que educación seguirá sien­do el gasto más importante de la Ciudad.

«El eje está en apostar a la in­versión pública, las obras de infra­estructura y los gastos sociales», enumera Martín Ocampo, legisla­dor del PRO y miembro de la Co­misión de Presupuesto.

Ocampo, además, destaca el hecho de que la partida de se­guridad aumentó un 43 por cien­to y que los servicios económicos (transporte, ecología, turismo, se­guros y finanzas) aumentan un 27 por ciento.

Vagones usados pero del primer mundo

Una de las novedades que los porteños podrán disfrutar en poco tiempo y que serán pagadas con el presupuesto 2012 tiene que ver con el transporte subterráneo. «El Gobierno tenía el año pasado 894 millones pero en el primer semes­tre gastó 137. Ahora tiene 1.179 millones», apunta Ruanova.

La mayor parte de los fondos se destinarán a continuar con las obras de la línea H y hacer el man­tenimiento y reequipamiento de la B y la D. Parte de los fondos des­tinados a este rubro pagarán los vagones que días atrás compró Mauricio Macri durante su recien­te gira por España, donde además de reunirse con el líder del Parti­do Popular, Mariano Rajoy, adqui­rió 24 convoyes del metro madri­leño a 4,2 millones de euros. Se trata de formaciones muy usadas y que ya estaban a punto de ser desguazadas pero que, a criterio del jefe de Gobierno, eran ópti­mas para la Ciudad.

Según detalló el diario El País de España en una nota del 26 de septiembre pasado, la empresa vendedora se frotó las manos «con los millones de euros que ha saca­do por la venta de unos vagones carne de chatarrería tras 32 años de traqueteo». La idea es que es­tos subtes lleguen en aproximada­mente un mes desde el puerto de Bilbao hasta Buenos Aires y sirvan para la ampliación de la línea B.

Los funcionarios porteños que participaron de la negociación es­peran que en marzo ya estén en funcionamiento y destacaron que es más fácil comprar usados que mandar a hacer nuevos, por los costos y la velocidad con que se puede contar con ellos.

La inversión hecha en España encierra uno de los aspectos don­de el Ejecutivo porteño pondrá el acento durante su próximo año de gestión: la eficiencia en el trans­porte, en particular en la zona sur. En ese sentido se inscribe la recien­te inauguración de la estación Par­que Patricios, ubicada en aveni­da Caseros y La Rioja. Según está pautado, esa línea contará con 14 estaciones -actualmente hay seis en funcionamiento-, además de talleres y cocheras para las forma­ciones. El proyecto contempla que el trazado final viaje desde Plaza Francia hasta Pompeya. Para mayo del año próximo está planteada la inauguración de la estación Hospi­tales, próxima al Churruca y al Pen­na, siempre y cuando las partidas presupuestarias, además de apro­barse, se ejecuten.

Todos los trabajos los lle­va adelante el Grupo Techint y la obra tiene un presupuesto de 2.200 millones de pesos y poco menos de cuatro años de ejecu­ción. Martín Ocampo señala que «cuando se habla de políticas de tránsito no son cosas menores, hablamos de cosas que involucran a la gente y su calidad de vida».

Del presupuesto también se desprende que está previs­to avanzar en la peatonalización del microcentro, rubro al que se destinan 117 millones. Para el Me­trobús y las bicisendas habrá 90 millones. Y la Dirección General de Aceras, encargada de la vía pú­blica, pasa de 88 millones a 174.

Hay un dato, sin embargo, que inquieta: las obras en baches y re­facción de veredas insume 400 millones de pesos, más de lo que se destina a vivienda y a refacción de hospitales.

Un problema que no tiene techo

Actualmente la Ciudad cuenta con 18 villas donde viven 160 mil vecinos, que llegan a 250 mil si se suma la gente que vive en inqui­linatos o con déficit habitacional. En 2011, el presupuesto sanciona­do para el Instituto de Vivienda de la Ciudad fue de 735 millones. La ley se aprobó en febrero, en medio de la crisis política producida por la toma del Parque Indoamericano, por parte de familias que reclama­ban una solución habitacional.

Sin embargo, la ejecución de ese monto -735- alcanzó sólo el 17 por ciento para el primer se­mestre de este año. Para 2012 la ley contempla una reducción de 100 millones de pesos, lo que im­plica que, mientras el presupuesto de la Ciudad crece un 16 por cien­to, el destinado a buscar solucio­nes para las personas sin vivienda digna, disminuye en un 14.

Según sostiene Ruanova, una de las disminuciones más fuertes en este punto, es la que se da en el Programa de reintegración de villas, que cae casi 30 millones.

Este aspecto es uno de los que promete traer más polémica entre el gobierno de Mauricio Macri y el de Cristina Kirchner. Ocampo advierte: «Estamos esperando la transferencia que prometió el go­bierno nacional para avanzar en política habitacional».

Metropolitanos y guardapolvos

Los vecinos de Villa Solda­ti, Lugano y Villa Riachuelo vi­virán un cambio notable en su vida cotidiana si el presupuesto se aprueba y se aplica tal como está previsto. En 2012, el rubro seguridad, pasa de 1.096 a 1.570 millones de pesos. Estos fondos se destinarán a afrontar la car­ga salarial y también a absorber el gasto que generará la anexión por parte de la Policía Metropoli­tana de la Comuna 8, que inclu­ye a estos barrios.

Según trascendió en los pa­sillos de la Legislatura, la idea es no agregar otras zonas para la fuerza creada recientemen­te, ya que desde el Estado por­teño no tendrían cómo contener una mayor cantidad de oficia­les tanto desde el aspecto finan­ciero como desde la formación de esos cadetes. Este año van a estar terminando su formación 2.300 policías.

La contracara de la seguridad, según denuncia la oposición, es educación y salud. No hay un au­mento contemplado para los sa­larios de los maestros porteños, quienes están entre los peores pagos del país. Desde que se ini­ció la gestión macrista, lo que se estila es pedir un aumento de partidas para poder absorber los futuros aumentos que surgen de las paritarias. «Siempre lo hacen. No tocan un peso de aumento y extorsionan a la oposición cuan­do estalla el conflicto con los do­centes ya que nos ponen en el lugar de tener que votar esa am­pliación», apunta el legislador Fa­cundo Di Filippo, de la Coalición Cívica.

«Para la enseñanza, las obras de infraestructura escolar que este año eran de 490 millones, para 2012 se reducirían a 275 mi­llones», apunta Ruanova. Algo pa­recido sucede con la infraestruc­tura prevista para el área de salud: 123 millones para 2012, exacta­mente la mitad que en el presu­puesto vigente.

El legislador Ocampo defien­de la gestión y el proyecto del PRO, y deslinda responsabilida­des: «Nosotros estamos espe­rando alguna transferencia del gobierno nacional que se ha­bía comprometido y que toda­vía no nos llegó. Tanto la vivien­da como el transporte y la salud son políticas interjurisdicciona­les. Ganamos las elecciones y es lógico que queramos llevar ade­lante nuestro proyecto de Ciu­dad».

El martes, con la presencia del ministro Grindetti en la Le­gislatura comenzará el debate fuerte. Sin embargo, según se­ñalan desde Perú 130, el pre­supuesto se aprobará fácilmen­te. El PRO cuenta con 24 votos propios más dos de los legisla­dores de Francisco de Narváez, a los que podrían sumarse dos vo­tos radicales y algunos sectores del PJ. Si así fuera, el ingeniero Mauricio Macri podrá desplegar libremente su visión de Ciudad, apoyado en el 64 por ciento de los votos y en una nueva ley que legitima sus decisiones. Si no subejecuta las partidas, podrá inaugurar estaciones de subte y entubar arroyos. Mientras, de­berá ver qué respuesta da a los reclamos salariales de los maes­tros y a la protesta de los habi­tantes sin vivienda.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario