Tiempo en Capital Federal

16° Max 12° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 63%
Viento: Noroeste 10km/h
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto12°   17°
  • Lunes 17 de Mayo
    Cubierto11°   17°
  • Martes 18 de Mayo
    Muy nuboso11°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Precios oficiales, difíciles de conseguir

Valores que no respetan lo establecido y faltantes de marcas económicas son moneda común.

Por Patricio Eleisegui
Email This Page

Con la discusión por los precios de los comestibles en la punta de la lengua de los consumidores, el carácter de los indicadores toma otro matiz cuando se recorren buena parte de los almacenes, autoservicios y supermer­cados que pueblan la ciudad de Buenos Ai­res. Con el aura del control de precios sobrevolando los carritos de compra, lo cierto es que las góndolas muchas veces no sólo no reflejan el mentado corset de la Secre­taría de Comercio Interior, sino que además expresan que puertas para adentro, los co­merciantes -particulares y cadenas- establecen valores y cantidades a la venta a su propio criterio y voluntad.

En una recorrida por distintos barrios de Capital, Diario Z comprobó, por ejemplo, la decisión de cadenas como Disco y Coto de restringir el nivel de compras por persona en lo que hace a los productos más eco­nómicos y demandados. Un ejemplo: sólo se pueden adquirir hasta 2 kilos de la azú­car más barata («Ancaste», $5,49) por clien­te. Lo mismo sucede con el aceite Natura, también el de menor precio ($6,87 la bote­lla de litro y medio).

En la sucursal de Disco sobre la avenida Rivadavia, en Caballito, los espacios destina­dos tanto para el aceite como para el azúcar más barato aparecen flanqueados por un cartel que informa sobre el límite de com­pra. «Nadie explica por qué se fijan estas pautas. Un día llegás y simplemente te en­contrás con el cartelito. Y no queda otra que acatar algo que mañana puede ser diferen­te y que le toque a otro producto», se quejó una clienta.

Además del racionamiento sin explicaciones, también es común que algunas cadenas no res­peten los precios que muchos productos incluyen en sus envases. En el caso del aceite Cocinero mezcla, su valor de gón­dola ($6,81) exhibía una fuerte diferencia respec­to de la cotiza­ción fijada en la etiqueta del pro­ducto ($5,50).

Lo inverso puede constatar­se en los supermer­cados chinos. En dos de ellos, en Caballito y en Once, el litro de aceite se vendía hasta 40 centavos por debajo del precio impreso en la etiqueta de cada botella. Lo curioso es que mientras que los envases de las cadenas in­cluyen leyendas que remarcan la existencia de una cotización acordada con el Gobierno, los supermercados orientales no incluyen estas aclaraciones. Y venden más barato.

Una visita ampliada por comercios, su­permercados e hipermercados de ocho barrios por­teños dio como resultado una di­versidad de pre­cios asombrosa que no responde a ningún orden ni ley. Sencilla­mente es la apli­cación del arbitrio de los comercian­tes o los acuer­dos que tienen las grandes cadenas para ofrecer pre­cios según el po­der adquisitivo de la zona.

Mientras se discute el arribo del plan «Milane­sas para Todos» a cadenas de supermercados de Capital Fe­deral como Coto, Walmart y Carrefour a 21 pesos, hay locales que comercializan cortes a precios que no superan los 15 pesos.

En puntos de venta distribuidos, por ejemplo, en las estaciones de trenes de Once, Constitución y Retiro, el asado cuesta 10,50 el kilo. Y también se comercializan otras alterna­tivas como el vacío ($12,65 el kilo), el matam­bre ($13,12) o la pulpa cuadrada ($13), a cotizaciones muy por debajo de las fijadas por los hipermercados ($24 el kilo de vacío).

Por supuesto, están las voces que ponen un manto de duda sobre la calidad de es­tos productos. «Además de no ser una car­ne de la mejor, también está que los pro­ductos o no están o no se encuentran por ningún lado. los supermercados las ofertas llegan una vez al mes, y la verdad es que las quejas de los consumidores son muchas», aseguró Susana Andrada, titular del Centro de Educación al Consumidor (CEC). Pese a las denuncias de productos ausentes, cade­nas como Carrefour y promueven cada semana ofertas acordadas con el Gobierno como el kilo de tapa de asado a $21,79 o el kilo de cuarto trasero de pollo congelado a 9,79 pesos. Algo similar ocurre con las verduras, que incluyen papa negra a $0,99 el kilo, zapallo anco a $1,99 la misma cantidad o la uva rosada a $0,99 el kilo.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario