Tiempo en Capital Federal

15° Max 11° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 69%
Viento: Nordeste 12km/h
  • Miércoles 19 de Mayo
    Cubierto12°   16°
  • Jueves 20 de Mayo
    Cubierto13°   15°
  • Viernes 21 de Mayo
    Cubierto con lluvias14°   14°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Precariedades de un período de transición

Por Silvia Yankelevich, psicoanalista y analista institucional.

Por Silvia Yankelevich
Email This Page

El esencialismo que ha logrado que se piense a la mujer como igual a madre, a la maternidad como un rasgo identificatorio que la convalidaba como persona y que la legitimaba, en alguna medida se ha modificado. Hoy se puede ser mujer sin ser madre.

La familia urbana atraviesa un momento de transición, entre el modelo tradicional de la familia nuclear, y las nuevas configuraciones y modelos de familia, algunas recientemente legalizadas. Pero el sistema patriarcal no es tan fácil de destituir. Así como se han dado cambios que han beneficiado a la mujer y a la familia, éstos conviven con nuevos sufrimientos y malestares.

La mujer hoy inserta en el mercado laboral y en el espacio público cumple jornadas largas pero continúa ocupada en la crianza de sus hijos y en ser el sostén afectivo de la familia. Resigna logros para dedicarse al rol materno o de lo contrario sufre el conflicto de no responder al ideal materno que hoy subsiste, por lo que siempre está en falta.

Los estereotipos no son fáciles de modificar. Los mecanismos de dominación se refundan y las desigualdades se mantienen. La familia parece más democratizada pero el sistema patriarcal tiene límites a su tolerancia al cambio.

Los cambios en la organización familiar, las nuevas leyes y costumbres no alcanzan para impactar sobre la familia y sobre la paternidad. Si bien el rol paterno también ha sufrido cambios valiosos y se comparten más responsabilidades en el espacio familiar, en las tareas domésticas y en la crianza de los hijos, esta misma situación muchas veces encubre un mayor empoderamiento, control y decisión por sobre la mujer y los hijos en un territorio que antes era exclusivo de las mujeres.
La coparentalidad equitativa aún es precaria. Aparecen nuevos conflictos dado que el varón más corresponsable en el mundo privado encuentra dificultades en su ascenso en la vida pública dado que las políticas laborales no han tenido tan en cuenta estos nuevos formatos familiares. Hay aún contradicciones dentro de las nuevas familias, junto a los cambios favorables hay inestabilidad y fragilidades.

Es fundamental para pensar la mujer en la actualidad detenernos en un tema de especial importancia y conflicto. Sabemos que el amor maternal no es ni natural ni instintivo, sino una construcción social y cultural. Sin embargo la figura idealizada y exaltada del rol materno retorna inexorablemente. Por eso este mito se intenta reforzar obstaculizando la legalización del aborto cuya contrapartida sería la mujer «criminal» ,»asesina «, «infanticida » cuando la sociedad y en especial los hombres desean cargar a la figura de la madre con la certezas de amor y bondad.

Nos enfrentamos a feminicidios, violencias, abusos sobre mujeres y niños que dan cuenta que no todo movimiento de cambio implica transformaciones estructurales y que la opresión y el patriarcado mantienen su vigencia. El desafío es seguir pensando políticas públicas, nuevas teorizaciones, y gestos emancipadores para que las relaciones entre géneros y generacionales escapen del paradigma patriarcal.

DZ/km

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario