Tiempo en Capital Federal

29° Max 22° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 66%
Viento: Este 31km/h
  • Miércoles 25 de Noviembre
    Muy nuboso con llovizna21°   29°
  • Jueves 26 de Noviembre
    Despejado21°   26°
  • Viernes 27 de Noviembre
    Despejado18°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Pornografía en la era web

Por qué es irresistible para los hombres.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page

Por Juan Carlos Kusnetzoff
SEXÓLOGO
Facultad de Medicina
Universidad de Buenos Aires

Hasta principios de los años 90, la distribución de pornografía prácticamente se reducía a revistas compradas en kioscos. Algunos kioscos. No era fácil tener acceso a esas publicaciones. No fue hasta que internet se convirtió en una herramienta más accesible al gran público cuando la pornografía en la red se convirtió en un fenómeno de enormes dimensiones. En sus inicios, la pornografía a menudo consistía en las revistas especializadas, vendidas a escondidas en determinados kioscos. Algunas casas de alquiler de videos, comercializaban películas en VHF.
Sin embargo, no fue hasta la aparición de la world wide web, cuando se produjo el verdadero empujón a la distribución de pornografía en internet, tanto gratuita como comercial. El surgimiento de sitios web ofreciendo
fotografías de las temáticas más variadas imaginables, videos que se pueden bajar a la propia PC, y contenidos, incluyendo webcams en directo, permitieron un mayor acceso
a la pornografía. Aunque inicialmente lo más habitual eran adaptaciones digitales de emporios pornográficos ampliamente asentados en el mercado, como Playboy o Private, los contenidos exclusivos online y el aumento de interactividad con los usuarios fueron aumentando
progresivamente, distanciándose de otras divisiones.
Durante los primeros años de este siglo, el porno en internet volvió a sufrir nuevas evoluciones. Por un lado, la aparición de redes de intercambio de ficheros potenció la libertad a la hora de intercambiar pornografía entre los propios usuarios. Por otro lado, las redes sociales online modificaron los hábitos de los internautas, en busca de una mayor interactividad y de la potenciación
de las relaciones entre los propios usuarios, virtuales o reales, a través de sitios web de contactos.
Es sabido que los grandes consumidores de pornografía son los hombres. El desarrollo visual que heredamos de los animales hace que ese «radar» a distancia sea el predominante en los animales machos y los hombres. En tanto la mujer desarrolla mucho más los receptores de proximidad, como el tacto, por ejemplo. Esta diferencia
suele ser motivo de conflictos, peleas y acusaciones mutuas entre las parejas, y se suele etiquetar al hombre como adicto a la pornografía o adicto a internet.
Las variaciones del gusto por la pornografía, alimentan las vicisitudes de numerosas parejas. Exclusiones de las mujeres que protestan por no ser ellas las estimulantes de la vida sexual, sensaciones de que el compañero tiene una amante, que es la computadora, acusaciones a los hombres de ser «pervertidos», «adictos», «obsesos», o trastornados mentales son habituales en las parejas.
Una ligera variación se produce en la presencia de videos pornográficos, antes o durante la relación sexual. Si bien el video pornográfico es utilizado por el hombre, como estímulo erotizante, la participación efectiva de la mujer, aunque no se interese por las imágenes, puede contribuir a la felicidad de la pareja. No es habitual este desenlace feliz, pero en algunas ocasiones, puede darse.
La pornografía no se reduce a las imágenes por video o internet, se pueden encontrar también relatos de relaciones sexuales en poemas, cuentos, novelas, obras de teatro, películas, fotografías, dibujos, y pinturas.
Siempre hubo pornografía y siempre la habrá. ¿Por qué? Porque la sexualidad es uno de los vectores que en toda su gama de vivencias, desde la fisiología a la mística, construye más esencialmente la condición humana. La sexualidad y sus dimensiones están en el centro de la vida humana y por consiguiente en el centro de la cultura.

 

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario