Tiempo en Capital Federal

17° Max 11° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 78%
Viento: Oeste 18km/h
  • Sábado 13 de Agosto
    Cubierto13°   17°
  • Domingo 14 de Agosto
    Cubierto13°   19°
  • Lunes 15 de Agosto
    Cubierto11°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 12/08/2022 12:05:29
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Polo gastronómico VIP vs. gimnasio para escolares

Para construir un emprendimiento turístico se intenta privatizar un polideportivo.

Por Nora Palancio Zapiola
Email This Page

En la última sesión legislativa del año pasado, el 21 de diciembre, se votaron dos proyectos que afectan a unos cien predios situados bajo las autopistas. Cincuenta y cinco legisladores votaron el proyecto de Claudio Palmeyro (monobloque Sindical Peronista), que prorroga la cesión de espacios ya ocupados y a la vez permite licitar bajoautopistas por diez años, prorrogables por otros diez. La ley, aún no regulada, otorga un 40% a emprendimientos privados, 30% a asociaciones sin fines de lucro y 30% al Estado. Palmeyro dijo que pretendía poner en valor «una parte de la Ciudad que está deteriorada con mucha basura, sin luz, con gente mal vivir».

El segundo proyecto, promovido por Cristian Ritondo y Oscar Moscariello (PRO), autorizó una Feria del Sur bajo la autopista AU1 y áreas linderas (terrenos entre Bolívar y la media manzana ubicada entre Balcarce y Paseo Colón). La iniciativa contempla construir unos 16.000 m2 para uso comercial/social/gastronómico y unos 6.400 m2 de cocheras. Con una inversión de 15 millones de dólares y el aval del Ejecutivo porteño las constructoras Criba, Servente, Lanusse y Crivelli, prometen «reconstruir la unidad del barrio por medio de un recorrido peatonal con actividades culturales, comunitarias y comerciales». El mismo grupo ya construyó la Recova de Posadas, un conjunto de alta gama con estación de servicio, restaurantes y estacionamiento debajo de la avenida 9 de Julio y Libertador.

El detalle es que en el bajoautopista funciona el polideportivo Martina Céspedes, en una media manzana sobre Bolívar. El Ministerio de Educación porteño lo utiliza como campo de deportes para el Normal 3, Comercial 4, Nacional Pueyrredón, Comercial 27, Otto Krausse y otras escuelas de la zona, el Centro de Salud 15 tiene allí su juegoteca, los sábados funciona un programa de contención de adolescentes y en verano colonias de vacaciones del propio gobierno. En total, unos 2.000 chicos de entre 6 y 20 años. «En San Telmo surgió un conflicto con un predio que utiliza Educación, es decir que el Ejecutivo quiere desalojar un emprendimiento suyo; avanzar con un proyecto sobre su propio proyecto. Hay que darle una solución», dijeron a Diario Z desde el bloque de Palmeyro.
Segunda chance

La Constitución de la Ciudad exige un procedimiento de «doble lectura» cuando las concesiones de inmuebles públicos superan los cinco años. La Legislatura debe votarlas dos veces y hacer una audiencia pública donde los vecinos presenten sus reclamos. Ya 13 diputados opositores aseguraron que cambiarán su voto. Entre ellos, Aníbal Ibarra, que, junto con el entonces secretario de Educación Daniel Filmus, inauguró el predio en 2001. «Los espacios bajoautopistas han sido una deuda del Estado y es por eso que votamos o creímos conveniente esta ley pero, también es cierto que Macri cuando ve un espacio público ve si puede hacer un negocio», concluyó y prometió que se «conseguirán los votos para que el Martina Céspedes siga funcionando donde hoy lo hace».

Consultado por Diario Z, Ritondo insistió en que la Feria mejorará la zona y que la continuidad del Polideportivo debe ser responsabilidad del nuevo concesionario: «Debemos hacer una cláusula que diga que la empresa concesionaria debe mejorar este predio antes de obtener la concesión y asegurar su continuidad; además el predio puede moverse a otro lugar. Ir una cuadra más allá. Otra posibilidad es que el GCBA haga un acuerdo con el club San Telmo para que funcione allí. Pero que se haga cargo el concesionario», afirmó.

No es lo que opina el psicólogo Eduardo Tissera, coordinador de la Juegoteca, que trabaja hace 20 años en el Centro de Salud 15: «No queremos mudarnos, no hay cerca de las escuelas un espacio público apto; tampoco es correcto que funcionemos en un lugar privado, sería privatizar algo del Estado. Bajo esta gestión avanza el abandono: ¿Querés más ejemplo que nos han quitado la merienda para los pibes y ahora la pagamos de nuestro bolsillo».

Por último, Patricia Barral, de la asociación San Telmo Preserva se opuso «a este megaproyecto VIP, excluyente para el barrio y que modifica la identidad y la escala final del Casco Histórico. Nosotros no necesitamos más emprendimientos comerciales exclusivos», agregó. Y convocó a los vecinos a participar de la audiencia pública del 9 de mayo.

DZ/km

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario