Tiempo en Capital Federal

30° Max 21° Min
Parcialmente nuboso con lluvias
Parcialmente nuboso con lluvias

Humedad: 62%
Viento: Suroeste 29km/h
  • Lunes 30 de Noviembre
    Nubes dispersas16°   21°
  • Martes 1 de Diciembre
    Despejado18°   26°
  • Miércoles 2 de Diciembre
    Cubierto con lluvia21°   29°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Polo Circo: Las piruetas se ganaron su lugar

Desde 2009, el circo tiene su campamento permanente. Cientos de familias concurren cada fin de semana. Se presentan espectáculos nacionales e internacionales.

Por Brenda Salva
Email This Page
polo_circo

El último libro de microrrelatos de la escritora Ana María Shua está basado en las historias de circo. Ahonda en las estrafalarias anécdotas de la mujer barbuda, los enanos, los perros, los payasos y las piruetas. Las mismas piruetas que el oso de Moris debía hacer para alegrar a los chicos. Fito Páez homenajeó a este arte bautizando Circo Beat a uno de los discos más vendidos de su carrera. Y la fotógrafa norteamericana Diane Arbus dedicó a los personajes de la estirpe circense un célebre ensayo fotográfico.

De impronta nómade, la gran familia del circo tradicional recorre el mundo haciendo sus espectáculos para toda clase de público, contagiando las ganas de colgarse de largas telas y gozar de la adrenalina de sentir que se puede volar por los aires. Así como el circo y su universo son foco de atención para grandes y chicos, también significa poesía para artistas de variadas disciplinas.

El circo llegó a la Argentina hace más de doscientos años con el “Circo Criollo”, un espectáculo que mezclaba danzas y habilidades y con obras gauchescas (el drama criollo). Hay actuaciones desde 1840, pero muchos fechan su nacimiento el 1 de abril de 1886, cuando los hermanos José y Gerónimo Podestá representan Juan Moreira, la obra de Eduardo Gutiérrez, en Chivilcoy. El circo, entonces, es un arte que une estirpe cosmopolita, raigambre nacional y fervor popular.

Fervor centenario

Tal vez en reconocimiento de esa tradición, desde el 2009 funciona el Polo Circo en el predio ubicado frente al hospital Garrahan, en Parque Patricios. En Combate de los Pozos y Juan de Garay se encuentran tres carpas, con capacidad para 1.300, 500 y 350 personas respectivamente, además de un espacio de encuentro donde los concurrentes aguardan para el ingreso a los espectáculos, mientras disfrutan de muestras cortas de malabarismo, payasos o músicos.

Según la propuesta, el público que visita el Polo varía, pero los fines de semana las carpas se colman de familias enteras. Para eventos como el Festival Internacional, viene gente de todo el país. Y un grupo numeroso de jóvenes concurre durante todo el año.

La iniciativa de instalar una plataforma que funcionara durante todo el año, surgió de la convocatoria que el gobierno de la Ciudad realizó para el primer Festival Internacional de Circo, que se repite todos los años en mayo.

“Tenemos temporada de verano que se empata con lo que es Verano en la Ciudad. Además de esto, tiene promoción durante todo el año. Hay programación internacional, tenemos el festival, tenemos la plataforma de Circo en Danza que es lo que continúa en noviembre, ya va a ser el segundo año que lo hacemos. Hacemos el campus Polo Circo, que es un proyecto que a fin de año les da espacio a todas las escuelas de circo de la ciudad a que hagan su presentación”, explica Alejandra Cuevas, directora adjunta del Centro Cultural San Martín y productora de Polo Circo.

El circo cambió en el último tiempo, en un lapso corto para su riquísima historia. Ya no hay animales como antes –además, una ley lo impide en el ámbito de la ciudad– y los espectáculos conformados por gags sueltos unidos por un presentador y las exhibiciones de pura destreza comenzaron a dar lugar a obras más narrativas y poéticas, que explotan las posiblidades del escenario circular, el malabar y la acrobacia.

De aquí, de allá, de todas partes

Este espacio destinado a las actividades circenses alberga compañías porteñas, de las provincias y for export, porque no son pocos los artistas nacionales que trabajan en los principales exponentes del circo en el mundo, como ser Cirque du Soleil o Cirkus Cirkus. Por ejemplo, la muy prestigiosa compañía canadiense Los 7 dedos de la mano, que mixtura danza, trapecio, malabares y aro colgante. Francia es cuna de grandes artistas. Por las carpas de Parque Patricios pasaron grandes exponentes galos como Phia Menárd –que combina tradiciones de la Edad Media con juegos de viento, transformaciones en escena y los secretos de la física–, el increíble Johan Le Guillerm y el exquisito Camile Boitel Akoreacro, entre otros. Este año, llegó desde Brasil la compañía Cabezadepie, que presentó su obra Harto de ti.

La escena local también tiene sus protagonistas, como el artista callejero, equilibrista y acróbata Sebastián Petriw; o el loco Doctor Cerebro, que encarna Federico Marotta. Su personaje hace experimentos en vivo con la ayuda de un superhéroe. Combinando improvisación, clown, circo, trapecio, cama elástica y equilibrio, este Doctor de la risa sigue con su cometido luego de doce años en escena.

El Circo de las Artes es una compañía local que presenta sus espectáculos con el agregado de la música en vivo, muestra de formas nuevas, teatro, acrobacia y danza.

El Polo Circo ofrece un espacio para que artistas independientes y compañías puedan mostrar sus espectáculos de viernes a domingos, con funciones que oscilan entre los 30 y 60 pesos. Para la época de verano, abren la temporada con un pase de diez pesos para presenciar un circuito de tres funciones.

Además, el Polo Circo visita los barrios a través del programa de “Circo en tu Barrio”, que acerca la propuesta a la comunidad con funciones gratuitas. Es una suerte de circo itinerante y el show se efectúa en plazas, clubes y espacios públicos. La última jornada se realizó en la Villa 11 y 14 de la mano de un show de Shambala (cuatro artistas que combinan artes marciales y exóticos personajes orientales en un show para disfrutar con toda la familia).

Para Cuevas, la instalación de Polo Circo en Parque Patricios significó un avance en el barrio porque “la zona sur de la Ciudad estaba ajena a toda la propuesta cultural de Buenos Aires. Me parece que es un espacio que estaba disponible y que el Polo contribuyó muchísimo a la apertura de locales y también a la seguridad. Los vecinos están conformes porque esta no era una zona muy transitada, y al dejar ese espacio armado con luces y gente, se contribuyó a mejorar el barrio en general. La idea es integrar la cultura en los barrios”.

Dónde aprender

En el predio de Juan de Garay y Combate de los Pozos, no se dictan clases de Circo; sólo se presentan talleres y espectáculos, pero la oferta de enseñanza de la disciplina y sus variantes es amplia en la ciudad.

Existen diversas escuelas de Circo esparcidas por todo Buenos Aires, que enseñan, profesionalizan y especializan a cualquier interesado en las artes circenses, entendidas estas como el arte de la destreza corporal, en forma de acrobacia, telas, trapecio, coreografías, malabares, aros, técnicas aéreas y clown. El barrio de Palermo es pionero y el mayor lugar donde se concentran las escuelas; le siguen Villa Crespo y Caballito.

Circódromo es una escuela ubicada en Seguí 1665, en el barrio de Caballito, que promueve la enseñanza de Acrobacia de Piso, Taller de Circo para Niños, Ramca, Tela, Aro, Trapecio Fijo, Cuerda, Equilibrios, Verticales y Clown. Principalmente se acercan jóvenes de entre 20 y 30 años, tentados en aprender a manejarse en Tela Acrobática, una modalidad de práctica de ejercicios aéreos, donde los artistas realizan evoluciones coreográficas y acrobáticas suspendidos en la tela colgada. “Esta práctica ganó muchos adeptos en los últimos años, ya que es un práctica aérea que no termina de desprenderse del suelo, es vistosa y además genera seguridad”, asegura Marcela Coll, profesora de Circódromo.

En la Escuela de Acrobacia Mamarulla, ubicada en Acevedo y Castillo, se dictan clases para grandes y chicos. La escuela divide a los ingresantes en tres niveles: principiante, intermedio y avanzado. Entre las disciplinas que ofrece Mararulla, se destaca la Acrobacia en Tela, Trapecio Fijo, Aro, Acrobacia de Suelo, Palo Chino, Danza Aérea con Arneses, Danza Contemporánea y Parada de Manos.

El Centro Kultural Trivenchi

Geográficamente hablando, se encuentran muy cerca, pero se encuentran en el otro extremo del arco ideológico. Trivenchi es una compañía de Circo que nació hace más una década, gracias a un grupo de jóvenes amantes de la acrobacia, la música y la expresión corporal. Originalmente instalados en el barrio de Villa Crespo, en un galpón abandonado de Vera y Lavalleja, los integrantes de Trivenchi daban clase a la gorra, ninguna de sus actividades estaba arancelada y en los espectáculos ofrecían a los chicos un vaso de leche y galletitas.

Corría el año 2003 y, a pesar de estar ya instalados en el barrio y ser conocidos por los vecinos, una orden de desalojo los obligó a dejar el lugar y buscar otro techo. Así Trivenchi se transformó en cooperativa con sus profesores, músicos y concurrentes, y logró conseguir un nuevo edificio.
“Desde el Gobierno de la Ciudad, nos ceden este espacio (Av. Caseros 1700) en comodato. Nos mudamos acá con un contrato por quince días y nunca más se formalizó: pasaron varios gobiernos y los reclamos y este espacio ya lo consideramos ganado. Es un espacio abierto, compuesto por profesores, artistas, jóvenes y niños. Volvimos a tener una tentativa fuerte de desalojo hace cuatro años, donde nos llegó un papel que teníamos que dejar el lugar en 10 días. Ni Telerman, ni Ibarra ni Macri nos ayudaron a formalizar. Hicimos un amparo, nos apoyaron varios medios y organizaciones, pero el amparo luego de dos años se cortó y tampoco nadie vino a reclamarnos nada”, explica Darío Ramos, presidente actual de la Cooperativa de Trivenchi.

El Trivenchi se mantiene hace trece años gracias al aporte de la gente. Con una cuota cooperadora de treinta pesos por mes y todas las actividades a la gorra. Recibe por semana a más de 1000 personas y se dan clases de Acrobacias Aéreas, Yoga, Cintas, Tela, Swing, Elongación, Circo, Clown, Trapecio y Malabares.

Trivenchi, además de sus clases y espectáculos todos los fines de semana, presentan Varieté Circense los segundos sábados de cada mes a las diez de la noche, para diferenciar que es un espectáculo dirigido a un público adulto. “Varieté es circo tradicional con un presentador que te cuenta todo lo que van a hacer en el espectáculo. Como empezamos tarde, queda claro que es para los grandes”.

En una línea similar, en 1996 se fundó el Circo Social del Sur, también ubicado en las inmediaciones de Parque Patricios. Esta organización tiene la particularidad de llevar el circo a los sectores más frágiles de la comunidad. Presentan espectáculos y brindan clases de las disciplinas circenses en comedores para chicos, hogares y casas de menores en situaciones de vulnerabilidad. En el año 2002, se transforman en asociación civil y empiezan a organizar sus visitas. Actualmente brindan clases de Iniciación al Circo en cuatro puntos estratégicos de la ciudad: Parque Patricios, Bajo Flores, Mataderos y Villa 24 de Barracas. “Destinado para jóvenes de 13 años en adelante, enseñamos zancos, malabares, acrobacias y técnicas aéreas. Ninguna clase es arancelada y nuestro objetivo es llevar el entretenimiento del circo a los jóvenes en situación de pobreza”, explica Vanesa Zambrano, coordinadora pedagógica de la Formación Avanzada del Circo Social del Sur.

Hacen presentaciones gratuitas con sus alumnos y tiene su espacio ganado en Tecnópolis, de martes a domingos de 14 a 20 horas, hasta la primera semana de noviembre. Esta asociación la integran 50 personas que, además de dictar clases y ofrecer espectáculos gratuitos, forman futuros artistas e instructores de las disciplinas antes mencionadas, estimulando así la práctica circense en jóvenes de muy escasos recursos, y también contribuyendo a crear una salida laboral que va en crecimiento.

DZ/rg

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario