Tiempo en Capital Federal

16° Max 12° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 63%
Viento: Noroeste 10km/h
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto12°   17°
  • Lunes 17 de Mayo
    Cubierto11°   17°
  • Martes 18 de Mayo
    Muy nuboso11°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Polledo:’La oposición quería la despenalización encubierta del aborto’

La legisladora reivindica la gestión ‘fantástica’ del ex ministro Lemus y acusa a los otros bloques.

Por Karin Miller
Email This Page
73885-carmen_polledo_2_390.jpg

Carmen Polledo, vicepresidenta de la Comisión de Salud de la Legislatura por el PRO, fue una de las tantas diputadas que presentó un proyecto sobre aborto no punible -muy diferente al que aprobó la Legislatura- y que jamás imaginó el rumbo que tomaría la sanción de la norma.

¿Por qué Macri vetó la ley de aborto no punible?
El veto es una facultad constitucional que tiene el Jefe de Gobierno. La ley votada por la oposición, a contramano de lo normado en el inciso 1 del artículo 86 del Código Penal, divide la causal de peligro para la salud y para la vida, buscando una despenalización encubierta. Si su intención es ésa, que vayan al Congreso Nacional donde tienen mayoría. Una Legislatura local no tiene competencia para modificar o reglamentar códigos de fondo. También la oposición pretende que a partir de los 14 años las niñas puedan acceder a esta prestación sin autorización de al menos uno de sus padres o de su representante legal, como lo establece el Código Civil respecto de las capacidades para actos jurídicos de las niñas, niños y adolescentes, en línea con las mismas leyes pero en el ámbito de la ciudad.

Con respecto al aborto no punible que iba a realizarse en el hospital Ramos Mejía, ¿fue un error dar a conocer los datos?
No se dieron a conocer los datos ni el hospital en el que se haría. La Ciudad no es responsable de la medida cautelar que impedía el primer aborto no punible legal acá. Hubo un error fundamental de la jueza civil nacional Miriam de Estrada en dictar una medida cautelar violando el fallo de la Corte, sentencia que el mismo tribunal se encargó de revertir ratificando la vigencia y legalidad del protocolo local, normado en la Resolución 1.252. Hay un fallo de la Corte que hay que cumplir y el Gobierno de la Ciudad lo cumplió.

¿Cómo fue su proyecto original?
Lo elaboré junto con Lía Rueda. Luego llegamos a un consenso con otro proyecto del diputado Helio Rebot y desde el 16 de abril hasta el 21 de mayo estuvieron trabajando los asesores en la comisión para encontrar un consenso con la oposición. Después hubo silencio, no se puso más en tratamiento. La oposición estaba negociando pero por fuera de la comisión, que es lo que nosotros no queríamos. Nos parece que es una buena práctica legislativa que las discusiones sean públicas.

El PRO propuso tres proyectos, ¿cuáles eran las diferencias?
El de Acevedo y Lipovetsky se detenía en otras cuestiones. Luego, el 12 de junio Morales Gorleri presenta otro que tenía características ya definitivamente distintas al nuestro. Creímos que lo iban a poner en tratamiento, pero Selser no lo hizo. Vino el ministro en julio, siguió esperando un resultado. Como desde acá no hubo respuesta en el tiempo esperado, el Ejecutivo decidió dar a conocer y firmar una resolución ministerial.

¿El motivo por el que el Ejecutivo firmó la resolución fue ése?
Estoy segura, no se puede estar tanto tiempo sin una respuesta. No sólo para las mujeres o niñas sino para los equipos técnicos, para los médicos que están sin una normativa que los respalde. Es una situación muy compleja, por lo tanto el ministro instrumentó una resolución que yo creo que es moderada, razonable, que está muy bien balanceada.

Una de las críticas que recibió la resolución es que muchas veces la violación es intrafamiliar y las menores necesitan autorización, ¿qué pasaría en ese caso?
Tenemos que ser muy justos y muy realistas respecto de donde está parada la institución y donde, aquellos profesionales que tienen que llevar adelante la práctica. En el caso particular de que sea intrafamiliar y de que sea el padre el sospechoso, puede venir la madre y, si no, puede pedir al Consejo de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes que intervenga. Lo que sí nos parece es que tiene que haber algún tipo de presencia de alguien mayor de edad.

¿Con qué tuvo que ver la renuncia de Lemus?
Con muchas cosas, especialmente con el desgaste de una gestión muy larga. Son cuatro años y medio. Lemus hizo para la Ciudad y la gestión cosas fantásticas. Es un gran académico y un gran sanitarista. Su renuncia tiene que ver con lo que significa la lucha, la batalla, el trabajo dentro del ámbito de los hospitales. Es importante entender cuál es la escala del sistema de salud de la ciudad. Son 32 mil agentes, en 33 hospitales y 45 centros de salud, con 850 mil metros cuadrados de edificación, que tiene un promedio de 100 años. Por otro lado, la salud es meritoria. Cuanto más le ponés, más necesitás. Y tenés una coyuntura muy especial y es que no conocés tu demanda, porque mañana hay un problema en la provincia de Buenos Aires y la gente acude a los hospitales de acá, en términos de confianza, de cosa hasta te diría cultural. Hay mucha gente del conurbano y del interior del país que confía en nuestros hospitales. En 30 años de ONG y en dos y medio de legisladora escuché muchísimas críticas que tienen que ver con cosas extras a la salud.

Una de las fallas centrales es la falta de enfermeros.
La falta de enfermeros, los edificios viejos y obsoletos, la complejidad del trabajo en términos de contratación de la Ciudad. Si yo hubiera conocido lo difícil y lo compleja que es la administración pública, hubiera sido mucho más humilde a la hora de criticar. Porque todos los circuitos burocráticos son tremendamente complejos. Lo mismo pasa con los nombramientos. La enfermería es un recurso escaso, no solamente en el Estado, y competimos con la parte privada, que ofrece mejores salarios.

Puntualmente en relación al tema de la falta los enfermeros, ¿qué política impulsa el Estado porteño?
Estamos tratando de gestionar para que las deficiencias en términos de tiempos de nombramientos se achiquen. Después ha sucedido algo curioso. Antes el gran cuello de botella eran los anestesistas. Ahora se agregaron otras especialidades, como los neonatólogos y los terapistas. Se está estudiando algún tipo de esquema que sirva para incentivar que algunos profesionales que no están muy tentados por entrar a trabajar en esas residencias quieran hacerlo. Pero estamos con un problema grave, no es solamente la Ciudad. Es la parte privada y el país entero.

En 2012 la ejecución al segundo trimestre en cuanto a infraestructura fue del 23%, ¿cómo se explica?
La ejecución hay que mirarla siempre en diciembre. ¿Por qué? Porque si yo contrato una obra y doy un adelanto recién voy a terminar de pagarlo al final. No es que esté subejecutando, sino que por el tipo de contratación que tengo voy pagando a medida que pasan los meses. Tenemos grandes obras en ejecución, en el Borda, en el Gutiérrez; se terminó este año la del Tobar García. Y aquí quiero hacer referencia a lo que significa para nosotros la judicialización. La judicialización atrasa, y mucho. No digo que no sea una herramienta de participación de la oposición, pero obstaculiza. Yo tengo pasión por nuestros hospitales y tengo un enorme respeto por un gobierno que le da el 21% de su presupuesto a salud, que es el segundo presupuesto después de educación. Provincia de Buenos Aires da el 6%. Los números cantan por sí solos.

¿Cómo entiende el conflicto con la comunidad del Borda y por qué el Gobierno de la Ciudad insiste en construir allí el Centro Cívico?
Hay más de 1.200 trabajadores en el Borda. El grupo que está tratando de no dejar que se mude el taller, porque estamos hablando de una mudanza, es un grupo de autoconvocados, no es gente que trabaja en el hospital en su mayoría. Impiden el desarrollo de una política que es una decisión del Ejecutivo, que lo que quiere es potenciar el barrio sur de la ciudad. Quiere llevar al gobierno y a dos ministerios al sur, con lo que implica para los vecinos en términos de seguridad, iluminación, valor agregado al área. Nosotros lo vemos positivo. Por eso no entendemos esto, salvo que sean cuestiones políticas que buscan otras cosas.

Con respecto al hospital de Lugano, ¿por qué el Gobierno considera que no es necesario construir un nosocomio general de agudos?
La realidad es que el hospital Grierson está muy cerca del Santojanni. Es inviable duplicar y duplicar servicios. Queremos que allí funcione un centro de alta resolución para que se puedan evitar los períodos de espera en el Santojanni en rayos, laboratorio, pero no nos parece que justifique que tenga 260 camas, con lo que implica eso. Por lo tanto, la presentación que se hizo a la Justicia es ésa. Tenemos que ser responsables y racionales con el manejo de la administración pública. No se trata de abrir y abrir metros cuadrados que después hay que mantener. Lo que tenemos que hacer es eficientizar y mejorar la oferta en los grandes establecimientos que tenemos.

DZ/sc

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario