Tiempo en Capital Federal

23° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 74%
Viento: Nordeste 10km/h
  • Sábado 17 de Abril
    Cubierto19°   22°
  • Domingo 18 de Abril
    Cubierto18°   22°
  • Lunes 19 de Abril
    Muy nuboso18°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Polémica por los manteros del microcentro

Se discute un proyecto de ley para proteger las artesanías pero evitar la reventa de artículos.

Por valeria-massimino
Email This Page

Son tres cuadras, desde Perú has­ta Rivadavia, en donde hace cua­tro años distintos artesanos expo­nen en las veredas sus trabajos. Pero junto a ellos también están revende­dores que, según denuncian los comercian­tes, generan competencia desleal.

La Policía los sacó en varias ocasiones, prohibiéndoles la venta. Por ese motivo, la diputada Rocío Sánchez Andía, de la Coali­ción Cívica, presentó un proyecto de ley con el objetivo de regularizar el espacio de esa feria. «Desde el año 1993 existe la ordenan­za Nº 47.046, que trata sobre los artesanos en distintos espacios públicos. Esta regula­rización es para brindarles seguridad a los trabajadores y distinguir de lo que es la re­venta», dice la legisladora.

Son tres cuadras en las que, de lunes a viernes, de 9 a 19, más de cien artesanos muestran sus trabajos en la senda peato­nal. Como Juan Piñeyro, que hace dos años vende en esta feria sus artesanías realiza­das con cuero. «problema son los reven­dedores, que ofrecen anteojos, juguetes, lo que sea, y eso desvaloriza nuestro tra­bajo. Acá, si los ven, los levantan», dice. El proyecto está presentado en la Legislatu­ra. «Hace poco se regularizó Plaza Serrano, luego de años de conflictos. Toda feria tiene que estar inscripta y cumplir ciertas normas. Mi proyecto es simple, abarca tres cuadras: Perú, desde Diagonal Sur hasta Rivadavia. Hay que darle un orden y diferenciar reven­ta de artesanías», explica Andía.

«Lo mío es todo artesanal, desde el hila­do de la lana hasta el lavado; todo a mano y con diseños propios del Noroeste. Por la competencia, me cuesta vender: yo estoy toda una mañana para hacer una bufanda; y el de al lado tiene productos que com­pra en Once y los vende más barato», se­ñala Amelia Cuper. Por la zona caminan no sólo turistas, sino miles de personas que van a sus trabajos. Muchos preguntan, tocan la mercadería y algunos compran.
Zita es una de las mujeres que se encar­ga de organizar las asambleas entre los ar­tesanos y de ir a la Legislatura porteña. «En general, el control lo ponemos nosotros. Yo me acerco y le digo que no es artesanía, y la persona tiene que irse. No queremos gene­rar conflicto. Siempre alguien se filtra, de­pende la cuadra. Cuando hay seguridad, lo manejan ellos y sólo dejan venir a la gente que tiene un amparo», explica.

Para Sánchez Andía, es evidente que hay un crecimiento en la zona, por lo que hay que poner un orden. «Esto también es para promover el arte y la cultura en la Ciudad. El oficialismo se fija mucho en el orden, y eso está bien, pero nosotros también vamos por la seguridad y la tranquilidad que debe tener el trabajador», concluye la legisladora.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario