Tiempo en Capital Federal

24° Max 11° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 45%
Viento: Sureste 27km/h
  • Lunes 25 de Octubre
    Despejado17°   29°
  • Martes 26 de Octubre
    Parcialmente nuboso19°   31°
  • Miércoles 27 de Octubre
    Despejado20°   29°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Podrían procesar dos civiles por crímenes de lesa humanidad

Son Juan Alemann y el ex fiscal Oscar Hermelo.

Email This Page

El ex secretario de industria del gobierno que usurpó el poder el 24 de marzo de1976, Juan Alemann; y el ex fiscal Oscar Hermelo fueron indagados en la semana que termina por el juez Torres quien deberá resolver si los procesa, los sobresee, o dicta la «falta de mérito», situación intermedia entre una y otra posibilidad.

El ex funcionario del gabinete económico de la dictadura se negó a declarar argumentando que «la complejidad de la causa» le exigía más tiempo para analizar las acusaciones en su contra aunque se comprometió a hacerlo «a la mayor brevedad».

Próximo a cumplir ochenta años, Alemann no debe temer ir preso, al menos por ahora, ya que el delito por el cual está imputado («encubrimiento agravado por su condición de funcionario») tiene penas menores que posibilitan que se lo exima de la prisión preventiva, indicaron fuentes allegadas a la causa.

Algo parecido ocurre con el ex fiscal Hermelo ya que si bien su acusación es algo más grave («partícipe secundario» del apoderamiento de bienes de prisioneros) la defensa del ex representante del ministerio público podría obtener la exención de prisión de su asistido.

Al declarar ante el juez y el secretario Pablo Yadarola, el ex fiscal (quien renunció al cargo cuando avanzaba un pedido de juicio político en la Procuración General de la Nación) confirmó su presencia en la ESMA, pero sostuvo que «ignoraba lo que ocurría en el Casino de Oficiales» y otras dependencias ya que su tarea «se limitaba al tema de los autos».

Aludía a su labor voluntaria como abogado, pese a que trabajaba por las mañanas en el Poder Judicial, en el «área automotores» de la ESMA donde, presuntamente, se tramitaba la documentación de los vehículos de los que habían sido desapoderados los prisioneros ilegalmente alojados en ese centro clandestino.

Durante su declaración indagatoria Hermelo fue asistido por el letrado Roberto Calandra, ex juez correccional durante la dictadura y ex defensor del Brigadier Omar Rubens Graffigna, en la histórica «causa 13» como se conoció al juicio a los comandantes de la dictadura y donde el ex aviador fue absuelto.

Alemann fue más humilde ya que minutos antes de las 10 del último jueves (hora y día fijados por Torres para la indagatoria) se presentó «solo y sin abogados» en el cuarto piso del edificio de Comodoro Py 2002, de esta Capital; donde manifestó su deseo de ser asistido por los Defensores Oficiales.

Ello motivó que los funcionarios judiciales debiesen convocar, de urgencia, a los representantes de ese Ministerio para que asumiesen la defensa del virtual «número dos» del ex ministro José Alfredo Martínez de Hoz a quien asesoraron para que se negase a declarar hasta que analicen bien las imputaciones en su contra.

Sobre las espaldas de Alemann pesan la acusación de los sobrevivientes Víctor Basterra y Carlos Lordkipanidse quienes aseguraron que el ex funcionario visitó la ESMA en octubre de 1979, luego de un atentado que sufrió y, en esa ocasión, habría estado en el Casino de Oficiales y la denominada «huevera», donde se torturaba a los prisioneros.

Según los denunciantes, Alemann acompañado por el jefe de operaciones Adolfo Donda Tigel y el jefe de inteligencia Horacio Lorenzón, entre otros, habría estado en la sala de tormentos para conocer al prisionero Orlando Antonio Ruiz, quien permanecía encapuchado y engrillado acusado de haber participado en el fallido atentado.

En un reportaje publicado por la revista «Veintitrés», en 2005, el ex funcionario habría afirmado, entre otros conceptos, que «no tenemos que hacer ninguna autocrítica», al tiempo que «justificaba la desaparición de personas y la guerra sucia con desparpajo y hasta impunidad» como calificó su testimonio el periodista Walter Goobar.

«Hubo 200 y pico de casos de mujeres que tuvieron hijos en cautiverio y que después las liquidaron. De esos, unos 200 los entregaron a los jueces y quedaron menos de 30 que los distribuyeron entre familias de militares. Eran chicos que sobraban porque … hay que tener estómago para hacerse cargo del hijo de un guerrillero» habría afirmado Alemann en aquella oportunidad.

Un tercer civil también denunciado por los organismos de Derechos Humanos en la «megacausa ESMA», reabierta tras la derogación de las leyes de obediencia debida y punto final, es el abogado Gonzalo Torres de Tolosa, quien sigue siendo investigado por el Tribunal aunque hasta el momento no se lo haya convocado a declarar.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario