Tiempo en Capital Federal

21° Max 18° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 90%
Viento: Suroeste 23km/h
  • Lunes 26 de Octubre
    Despejado15°   21°
  • Martes 27 de Octubre
    Despejado15°   21°
  • Miércoles 28 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Poder Judicial, justicia social, balazos

Prosigue el debate por la democratización de los tribunales, opacado por los remezones del operativo en el Borda. Mientras asoma un nuevo Día del Trabajador teñido por la fragmentación sindical, un informe de la CTA oficialista analiza los niveles de pobreza e indigencia entre 2008 y 2012. 

Email This Page
senado Télam Buenos Aires 30/04/2013.- Un plenario de tres comisiones del Senado inició a las 15.15 de hoy el análisis del proyecto que modifica el Consejo de la Magistratura, una iniciativa considerada clave entre las que apuntan a democratizar la justicia, y que el oficialismo aspira a convertir en ley la semana próxima. Foto: Fernando Sturla/Télam/jcp

El horripilante operativo de represión protagonizado por la Policía Metropolitana en los jardines del Borda, donde pasan sus tristes días los ciudadanos más frágiles y sufrientes de la república, por su doble condición de “locos” presuntos y pobres indudables, terminó de desdibujar el final del debate por la reforma judicial. Si en la escala porteña el conjunto de los diputados opositores jugaron un rol digno en el Borda poniendo sus cuerpos ante las balas y palazos policiales, la clamorosa ausencia de legisladores y funcionarios civiles del PRO en las horas de la represión es tan llamativa como el silencio de muchos otros ante el comportamiento bárbaro de una fuerza política que declama una y otra vez la necesidad de “parar con la agresión” y “bajar los decibeles”. Es interesante señalar ese doble proceso: legisladores opositores pidiendo la renuncia de por lo menos el ministro de Seguridad y a la vez escaso apoyo de sus referentes nacionales.

El famoso anuncio y debate del llamado proceso de democratización de la Justicia empezó con demasiada épica para terminar como terminó: menos ambicioso de lo que pareció inicialmente, con escasa apertura a un mayor y más extenso intercambio de opiniones, con algunos puntos muy positivos y otros discutibles y finalmente con un futuro previsiblemente incierto para aquellos proyectos denunciados ante la Justicia como inconstitucionales. La movida del kirchnerismo había generado un fenómeno más que valorable: que en una porción extensa del Poder Judicial naciera un amplio y profundo proceso introspectivo y que de ese debate interno emergiera una corriente activa: el espacio Justicia Legítima. Sin embargo no parece que el Gobierno haya articulado mejor con ese mismo espacio a la hora de abrir y discutir mejor los proyectos que envió al Congreso. Como Justicia Legítima anunció que realizará nuevos encuentros, cabe esperanzarse con la posibilidad de que la discusión continúe y que acaso el oficialismo se decida a presentar nuevas propuestas.

En otras discusiones ligadas con la reforma judicial los métodos, diálogos y acuerdos finales fueron mucho más expeditivos. Sucedió cuando el presidente de la Corte Suprema, en alianza con jerarquías del Poder Judicial, consiguió arrancarle al Gobierno que lo central del presupuesto de la Justicia quede en manos de la Corte. Cuando se trata del manejo político de esta “caja” en particular, la oposición no dice ni mu. O truena Elisa Carrió y se queda sola en el vacío opositor. O no tan sola porque sigue visitando los espacios de la comunicación opositora, su casi exclusivo sustento de acción política.

Estallados

El país afronta un nuevo 1 de Mayo que tiene poco que ver con las viejas imágenes del Día del Trabajador festejado en los tiempos de Juan Perón. El paisaje de fragmentación sindical es atroz y lleva a episodios más que llamativos como que los grandotes del gremio de los trabajadores rurales que conduce el Momo Venegas nutrieran apenas el último cacerolazo. O que confluyan en un mismo espacio de protesta el moyanismo y Patricia Bullrich, archienemiga del líder de los camioneros en tiempos de la Alianza.
Por el lado del oficialismo la relación con las centrales relativamente cercanas es cada día más desvaída. En una entrevista periodística, un buen cuadro de la CTA, Pedro Wasiejko, llamó la atención sobre la necesidad de que el sindicalismo, cercano o no al Gobierno, pase de una cultura entre evasiva y conservadora para convertirse en un actor importante del debate político y económico, particularmente en un escenario en el que grandes grupos empresariales reclaman una devaluación. El líder del sindicato de los neumáticos y secretario adjunto de la CTA señaló que se debe pasar del cortoplacismo cómodo de discutir aumentos salariales periódicos a un replanteo más profundo acerca de cómo domar la inflación. Para que eso pudiera suceder, claro, el Gobierno debería ayudar a abrir mejor los canales de discusión.

Mejoras y estancamientos

También desde la CTA cercana al Gobierno y su Centro de Información y Formación de la República Argentina (Cifra), se difundió un informe de situación correspondiente al mes de abril en el que aparece una serie de llamados de atención. Al comenzar el informe se lee que “es insoslayable mencionar que los logros de la política económica conviven con grandes escollos que están relacionados con las propias contradicciones internas del Gobierno para definir las políticas de corto plazo e implementar las de largo plazo; con las políticas que se agotaron, que ya no son acordes o directamente no hacen sino exacerbar el problema que intentan solucionar; a los embates del establishment económico y social contra la nueva etapa del ciclo kirchnerista; con la resistencia que despliegan los diferentes intereses vinculados al estado neoliberal; con la crisis de representación no sólo en el sistema político sino también sindical”.

El informe no les quita el cuerpo a los problemas de la desaceleración económica ni a la caída de las inversiones relacionada con la concentración económica y ésta con la inflación, alimentada por los procesos de formación de precios oligopólicos (un 63,3% de ramas fabriles “altamente concentradas”). Pese a ello, Cifra subraya que el desempleo sigue contenido en poco más de un 7%. Cifra también reivindica la reducción de la informalidad laboral, sin dejar de mencionar que ese proceso virtuoso se fue desacelerando y se estancó en 2012.

Los informes de Cifra contradicen los números inverosímiles del Indec porque se nutren de las estadísticas de nueve provincias. Según sus estudios, “la evolución de la tasa de pobreza muestra una fuerte tendencia decreciente en el período 2003-2007” y un menor ritmo de reducción debido a la aceleración de los precios. Según Cifra, de la tasa de 49,4% de pobreza en el tercer trimestre de 2003 se llegó al 19,9% en el segundo trimestre de 2012. Más del triple de lo que señala el Indec y lejos del vago “30%” que señalan artificiosamente los espacios opositores. En cuanto a la indigencia, pasó en el mismo período del 22,5% al 4,3%. “A diferencia de lo ocurrido en los niveles de pobreza –dice la gente de Cifra–, la reducción de la tasa de indigencia ha sido más importante en el período 2008-2012 (cayó a casi la mitad). En ello, la implementación de la Asignación Universal por Hijo, y las actualizaciones posteriores en el monto del beneficio, jugaron un papel relevante”.

DZ/km

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario