Tiempo en Capital Federal

17° Max 10° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 59%
Viento: Nordeste 19km/h
  • Miércoles 23 de Septiembre
    Despejado12°   18°
  • Jueves 24 de Septiembre
    Cubierto14°   19°
  • Viernes 25 de Septiembre
    Cubierto con lluvias17°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Pianelli: «Se gastan 200 mil pesos mensuales en perfumar la línea A»

El titular de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro advierte que faltan formaciones para que las nuevas estaciones de la A y la B funcionen normalmente. Y cuestiona lo que llama “progresismo de derecha”. 

Por Romina Calderaro
Email This Page
palabras urbanas (3) copy

La derrota tiene algo positivo: nunca es definitiva. En cambio la victoria tiene algo negativo: jamás es definitiva”. La frase, del portugués José Saramago, se aplica muy bien a la actividad sindical en general y a los metrodelegados en particular. Después de unos meses sin conflictos, la inauguración de dos estaciones de la línea B volvió a enfrentarlos con el gobierno. Los trabajadores denunciaron fallas de seguridad y que se pretendía recortar el tiempo de descanso ya que no se prevé sumar personal aunque se sume extensión al recorrido. El PRO no ahorró epítetos. Matrovías los acusó de sabotaje, Mauricio Macri los invitó a renunciar, Rodríguez Larreta los tildó de vagos y la diputada Laura Alonso dijo que “todos los usuarios de la línea B” los detestaban.

Qué triunfo: Metrovías reconoció que las fallas en la B no eran responsabilidad de los trabajadores y que el sabotaje fue un invento de ocasión.

Sí. Reconocieron en el acta firmada hace unos días que lo que pasó es que las estaciones todavía están a prueba, que los trabajadores nada tuvimos que ver con los problemas técnicos. Incluso admitieron que la línea se encuentra en etapa de ajustes y que podrían producirse nuevas afectaciones por razones técnicas.

¿No podrían haber llegado a un acuerdo antes, así no pagaban el pato los pasajeros?

Ellos no querían porque los habría dejado al descubierto. Lo de la B fue una discusión de sordos e hicieron la inauguración a las apuradas para llegar antes de las PASO.

Con la inauguración de las estaciones de la línea A, San Pedrito y Flores. ¿Va a pasar lo mismo que con las de la B?

Por lo que vimos hasta ahora, las instalaciones están mejor que en la línea B. Pero todavía no está disponible la cantidad de trenes necesarios. Tendría que haber 22. Eso es imposible, pero si hubiera 18 estaríamos dispuestos a dar por saldado ese punto. Luego, tienen que establecer claramente cómo va a ser el diagrama de funcionamiento para no exceder nuestras seis horas de trabajo. Los trabajadores del subte no podemos hacer horas extras porque nuestra tarea es insalubre. Tampoco se pude afectar nuestro tiempo de descanso, que es una hora y resulta fundamental para que los choferes puedan mantener la atención cuando manejan. En la línea B se resolvió hacer 4 vueltas y media para mantener el descanso necesario.

Cuando se cerró la línea A para cambiar las formaciones ustedes dijeron que se iba a reducir la frecuencia. ¿Fue así?

Sí, es menor. Las formaciones están aromatizadas con un perfume de limón que sale casi doscientos mil pesos por mes, pero en la línea A había 16 formaciones y cuando se reinauguró, ese día, circularon 12. Lo que pasó es que después se fueron incorporando formaciones Fiat. Ahora creo que son 14.

¿Qué hizo Macri con el subte desde el traspaso?

Definió la política en base a las siguientes premisas: inaugurar las estaciones que ya estaban terminadas, no licitar nuevas líneas porque “no garpa” (no llegaría a inaugurarlas antes del 2015; eso le pasó a Anibal Ibarra con la línea H, la empezó él y la inauguró Macri) y resolvió generar un impacto en el cambio del material rodante. Los funcionarios salieron por el mundo a comprar locamente nuevas formaciones. Macri licitó la flota de la línea H y la ganó una empresa brasileña. Pero esos coches van a llegar en 4 años. Para la línea A decidieron comprar más trenes del tipo de los que compró el gobierno nacional. También compraron más formaciones usadas japonesas, de Nagoya, para incorporarlas en la línea C porque las que están funcionando están destruidas. Y le compró trenes al metro de Madrid, usados. En resumen, la política del macrismo es no ampliar la red, pero sí impactar con la cantidad de trenes. Para eso se hizo un plan sobre las viejas formaciones que nosotros llamamos de “revisión general”.

¿Qué es eso?

Los trenes tienen dos tipos de revisiones. Las periódicas, que se hacen todas las semanas, y la general, que se hace luego de determinada cantidad de kilómetros. Con la revisión general, el macrismo venía muy atrasado. Y ahora resolvieron hacerla. Llegamos a un acuerdo para que se haga acá, porque ellos la querían hacer afuera. Esa batalla la ganamos y ahora hay talleres que se están dedicando solamente a eso. Se desarma toda la formación para ver qué piezas están agotadas, se cambian y, en el caso de que haga falta, se reemplazan. Con eso estamos de acuerdo.

Por eso plantean que las líneas tienen que tener 4 vías…

Claro. El subte de Buenos Aires cumple un siglo. Es el tercero en existencia en el mundo. Pero estaba pensando para una Ciudad con mucha menos densidad poblacional: el conurbano ni existía. Yo siempre doy el ejemplo del subte de Nueva York, donde el sistema está planificado para que la gente pueda ir a laburar y vuelva sin problema. Son sistemas de 4 vías.

Desde que el boleto cuesta 2.50 hay menos pasajeros.

El aumento fue una decisión política que obviamente perjudica a los más pobres. Gracias a un amparo, no pudieron aplicar el plan en su totalidad, que consistía en seguir aumentando el servicio y hacer un subte súper caro para sectores medios o cautivos. Y el subte fue pensando como medio de transporte masivo.

¿Vio cómo quedó el Metrobus de la 9 de Julio?

Ya era un espanto cuando estaba en construcción y ahora es tremendo. Es todo increíble porque hicieron dos carriles exclusivos para colectivos en la zona intermedia y los hicieron a contramano de la circulación. Si lo hubieran hecho sobre las laterales, no habría hecho falta tocar nada. Los árboles estarían donde estaban, el paisaje se habría conservado.

El gobierno está convencido de que el Metrobus es el futuro en materia de transporte…

Claro, a contramano del mundo. Estuve en Quito hace menos de un mes. Tienen un Metrobus importante que anda muy bien. Pero es un Metrobus, no un carril exclusivo. Aun así, Quito va a hacer subtes. Cuando me volví, se estaba firmando el acuerdo. Santiago de Chile, Bogotá y Curitiba también están haciendo subtes. Yo no digo que los carriles exclusivos no mejoren el tránsito, pero tiene lógica en los lugares en los que hacés combinación con el subte. Pero el macrismo elige el Matrobus porque es una política de transporte a corto plazo, se hace en 5 o 6 meses y lo podés inaugurar. Y desde el punto de vista económico (salvo en el caso del de la 9 de Julio, que fue un escándalo) es más barato que hacer subtes. Todas las ciudades importantes del mundo tienen redes importantes de subtes. El transporte tiene que estar integrado, pero el Metrobus como lo piensa Macri es más un negocio que otra cosa.

Usted milita en Nuevo Encuentro, el partido de Martín Sabatella, aliado del kirchnerismo. ¿Cómo ve las PASO? Surgió el frente Unen y les fue bastante bien.

Habría que pensar qué es el progresismo. Si el progresismo es Elisa Carrió, estamos en el horno con papas fritas. Si Carrió es jefa de Gobierno, me imagino tener que ir a misa todos los domingos, por ejemplo. Una mujer que está en contra del aborto y se borra cuando se da la discusión del matrimonio igualitario, muy progresista no es. Pino Solanas está cada vez más derechizado. No sé si Unen va a mantener sus votos. Son votos de un progresismo de derecha desencantado con el macrismo, que se debilitó porque los candidatos no lo ayudaron mucho y la gestión de los últimos años fue muy mala.

¿Y qué pasó con el Frente para la Victoria en la Ciudad?

El relato del kirchnerismo tiene algunas dificultades porque la gran mayoría de los beneficiarios de las políticas de estos diez años en el distrito votaron otra cosa. Hay propuestas en la agenda del kirchnerismo, pero tienen que ser explicitadas. Creo que cuando el kirchnerismo dice que hay que profundizar el modelo, tiene que dejar claro de qué se está hablando. Hay momentos políticos para cada cosa y éste es el momento de definir claramente la propuesta.

dz/lr

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario