Tiempo en Capital Federal

28° Max 20° Min
Cubierto con llovizna
Cubierto con llovizna

Humedad: 74%
Viento: Sureste 31km/h
  • Jueves 26 de Noviembre
    Despejado20°   27°
  • Viernes 27 de Noviembre
    Despejado18°   28°
  • Sábado 28 de Noviembre
    Cubierto con lluvias22°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

«Personitas»: El fin de la inocencia

El mejor Javier Daulte, con grandes actuaciones de Darío Grandinetti y Héctor Díaz.

Por Roberto Durán
Email This Page
personitas

La capacidad de crear un mundo dentro de nues­tro mundo existente. Ésa es una de las cosas más maravillosas que tiene el teatro. En la obra Personitas, esa porción del mundo transcurre en un garaje o en un sótano, donde tres herma­nos de una familia endogámica vi­ven junto a unas pequeñas y singu­lares criaturas.

Son seres que están adentro de unas cajas de madera iluminadas, que tienen un idioma y comporta­miento peculiar que el hombre de la casa (Darío Grandinetti) intenta des­cifrar con obsesión. Toda la familia gira alrededor de estas personitas y los hermanos son celosos de lo que allí sucede. Sólo un cuñado (Héctor Díaz) y una niña curiosa (Laura Gran­dinetti) tienen permitido el ingreso en ese mundo.

Al igual que en ¿Estás ahí?, otra de sus buenas obras, Daulte construye la dramaturgia con pericia. El relato transcu­rre con una linealidad esperada, que com­bina con excelentes momentos de humor y fantasía. Los actores, por su parte, dan cuerpo a esa historia infantil en apariencia, que va ganando en tensión.

El dueto María Onetto-Héctor Díaz es delicioso en el rol de una pa­reja que quiere casarse porque no hay nada mejor que hacer en esta vida aburrida; ella busca irse de casa y él necesita una mujer al lado. El pa­pel de Darío Grandinetti es correc­to en una suerte de maniático de las personitas. Y lo mismo ocurre con la mujer desprejuiciada que interpreta Andrea Garrote y la nena de Laura Grandinetti.

Con momentos hilarantes, Per­sonitas es un exponente del me­jor y más personal Daulte. En apa­riencia, son tres hermanos jugando con estos seres que aterrizaron en su garaje, pero detrás de eso el di­rector y dramaturgo pone el foco en los significados de la realidad y la fantasía, en las familias que as­fixian y en el fin de la inocencia. Ese momento terrible en el que el juego se acaba y hay que conver­tirse en adulto.

Lunes, a las 20.30, en Espacio Callejón (Hu­mahuaca 3759). Entradas $150.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario