Tiempo en Capital Federal

8° Max 4° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 58%
Viento: Sureste 20km/h
  • Martes 20 de Agosto
    Muy nuboso  10°
  • Miércoles 21 de Agosto
    Cubierto  10°
  • Jueves 22 de Agosto
    Parcialmente nuboso  12°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Perlas en peligro en Parque Avellaneda

Además de su riqueza natural, el parque cuenta con algunos edificios importantes no sólo para su historia sino, también, para la de la ciudad. Los vecinos denuncian falta de inversión.

Por Natalia Gelos
Email This Page
DSC_7621

La Casona de Olivera es uno de ellos, donde vivió el último dueño del parque, una construcción de 1870. Luego de recuperarla, pasados años de abandono y deterioro, los vecinos lograron a través de la ley 1.153 que se le diera dos usos definidos: sede de la Gestión Asociada y Centro de Arte Contemporáneo.

Hasta el momento, sin embargo, el Gobierno de la Ciudad no ha mostrado predisposición para una acción conjunta con la Mesa de Trabajo y Consenso, para cumplir con ese destino que la misma ley indica. De hecho, hace unos meses, se supo que el titular de Espacios Verdes, Nicolás Quintana, había firmado una nota en la que se informaba que algunas reparticiones del Gobierno de la Ciudad comenzarían a funcionar en el lugar, pasando por arriba de la opinión de la Mesa de Trabajo y Consenso. Finalmente quedó en la nada, pero tampoco avanzó en cumplir con el trabajo participativo.

Además del primer natatorio de la ciudad y un antiguo tambo, hay otras perlas en el parque: el tren de trocha angosta que circulaba hasta hace unos años y la Casa Reconquista. Aunque se invirtió mucho dinero en arreglarlo, el tren permanece en un galpón en Berazategui. Donde se guardan los vagones y otros elementos, un aviso de obra dice que la inversión de 2011 rondó los trescientos mil pesos. Todavía sigue sin funcionar. La Casa Reconquista, en tanto, es una incógnita.

Un edificio de dos plantas con grietas en todas sus paredes, los vidrios rotos, las paredes descascaradas y, a su vez, el único lugar donde se puede poner domicilio fiscal en el parque.

“Hay una queja hacia el administrador por el abandono del espacio –cuenta Roel, del grupo de vecinos que trabaja en el tema–. Lo que no queremos es que se caiga o se pierda el edificio histórico. Venimos presionando desde hace rato para que se recupere. En febrero hubo una inundación. Es un peligro. Nosotros no queremos acentuar eso porque mañana el gobierno pone una valla y corta la calle. Está abandonada no sólo desde lo edilicio sino desde el pensamiento.” Por el momento, son problemas sin respuestas claras.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario