Tiempo en Capital Federal

22° Max 19° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 81%
Viento: Sureste 16km/h
  • Domingo 18 de Abril
    Cubierto19°   23°
  • Lunes 19 de Abril
    Despejado18°   23°
  • Martes 20 de Abril
    Despejado17°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Pepe Cibrián Campoy: Lo que es ser hombre

Adalid del matrimonio gay tras su vibrante intervención en el Senado, su sueño es adoptar un hijo.

Por julieta-cravero
Email This Page

Pepe se sienta contra la ventana de un bar, con las piernas cruzadas. Con una mano toma la taza de café y con la otra atiende el teléfono. Tiene tres grandes anillos de piedras de colores. Del cuello caen unos largos collares que chocan contra la mesa. A poco más de veinte días de haber expuesto su texto Marica en el Senado durante la discusión sobre la aprobación del matrimonio gay, el director y creador de musicales, Cibrián Campoy, se ha convertido, sin ser militante, en un referente de las organizaciones homosexuales: «No creo que nadie me tenga que tomar como ejemplo. Yo soy popular y tuve la posibilidad de hablar. Ellos están peleando hace años y son los merecedores del crédito. No todos se animan. Yo me animé y es meritorio, pero no me creo nada».

¿Por qué elegiste leer un texto sobre los últimos momentos de vida del poeta Federico García Lorca?
Yo soy autor, un hombre de arte. Y el texto habla de ser diferente. A él lo mataron por marica, que en España es sinónimo de homosexual. Cuando su asesino le deja hablar sus últimas palabras, en mi imaginación, le está diciendo que todo aquel que es diferente es marica: Beethoven por su arte, Galileo por ver un mundo redondo. Al exponer en la sala tuve mucho orgullo. No es una apología a la homosexualidad, sino al hombre que lucha por sus creencias. Marica es un hombre que entiende sus ideales. La escribí mucho antes de pensar en ir al Senado. Las vueltas de la vida son muy particulares, no son casuales. A mí me tocó expresarme y lo hice. Esto es ser hombre. Plantarse de una manera equilibrada y hablar frente a una sociedad. Para eso hay que tener pelotas.

Esta obra la presentaste en la Facultad de Medicina de la UBA en junio.
Sí, el decano me invitó luego de que me vio en la Cámara. En Marica, me subo al escenario como actor en un unipersonal. No hay nada de producción. La respuesta del público fue delirante. Muy conmovedor, emocionante. Después, se va a estrenar en octubre y, si nos va bien, seguiremos. Tanta exposición ayuda a que la gente piense y reflexione. Más allá de que salga o no la ley, de los actos políticos o de la Iglesia. Lo importante es que el tema ya está instalado en la sociedad. Era tabú, algo que no se podía decir. Hay que luchar por los derechos del hombre. Es lo que me tocó a mí y yo hablé.

¿Cómo te sentís ante los ataques de los que se oponen al matrimonio homosexual?
Los comentarios que más me chocan son los que tienen que ver con la aberración, como si el gay fuese sólo cama. Yo no les pregunto a los heterosexuales qué hacen con sus parejas. Lo que te define como persona son otras cosas, cómo sos como amigo, como profesional. Entonces, ¿por qué tiene que importar lo que soy yo? Lo considerado normal me parece irrelevante, porque el hombre avanza igual. A mí me parece bien que haya disenso. Podemos discutir y pensar distinto. Si estamos en desacuerdo, charlemos.

¿Qué creés que va a pasar con esta discusión?
Si no sale esta ley ahora va a salir un año después. Es inevitable, esto es lo maravilloso. Hay un movimiento, una concientización. Lo deberán seguir adelante las instituciones, las organizaciones. Sin confrontar. Recomiendo que hablen desde uno, de sus necesidades. No del que está en contra. Pienso que la lucha es dura, pero no para Pepe. Mi vida está bien, conseguí todo lo que soñé de chico. Lo único que me falta es ser padre. Después, me puedo morir tranquilo.

Una vez decidiste no aceptar un chico porque tu pareja no podía criarlo si algo te pasaba.
Sí, pero luego de esta discusión y de hablar mucho con Santiago, y su deseo por adoptar, decidimos volver a intentarlo. Lo vamos a conseguir. Después, si no sale la ley, hay maneras legales para que los dos tengamos los mismos derechos sobre nuestro hijo. Eso sí que sería mágico.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario