Tiempo en Capital Federal

17° Max 13° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 66%
Viento: Sureste 34km/h
  • Jueves 22 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   17°
  • Viernes 23 de Octubre
    Cubierto17°   21°
  • Sábado 24 de Octubre
    Cubierto18°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Pedro Aznar: «Las canciones tienen alma propia»

Eléctrico, potente, vibrante, son los adjetivos con los que califica el disco que editará en 2016.

Por Juan Relmucao
Email This Page
pedro_aznar

Tal como ocurre con algunos de sus maestros, como Charly García y Luis Alberto Spinetta, Pedro Aznar navega con igual soltura entre los registros de lo sofisticado y lo popular. Heredero de un linaje de músicos caros a las masas y versátiles en su técnica, Aznar está próximo a plasmar esta condición anfibia en un disco que editará a principios de 2016.

A mitad de una gira que lo lleva ante grandes foros como el Gran Rex y escenarios íntimos como el Club Italiano de Caballito, Aznar charló con Diario Z sobre su tour y los matices de su próximo disco.

¿Qué tendrá en común con Ahora (2013)?
Todavía estoy descubriendo la música que va queriendo salir. Soy muy respetuoso de lo que nace, creo que las canciones tienen una suerte de alma propia, que, cuando se convierten en una docena de relatos, al conformar un disco, ellas mismas te dicen qué están narrando o por dónde anda tu mundo interior. Estoy en el principio de ese proceso, así que no podría precisar su esencia todavía. En unos meses más me voy a enterar, yo mismo, de lo que tengo necesidad de expresar. Lo que sí sé del nuevo disco es que va a continuar con la impronta de Ahora: va a apostar por lo eléctrico, lo potente, lo vibrante.

¿Cómo equilibrás el deseo del público y tus ganas de mostrar material nuevo?
La gira “A la carta” fue una manera de devolverle a la gente el enorme cariño que me da, una manera de ponerlos a ellos al comando del barco. ¡Y lo que eligieron fue buenísimo! No sólo éxitos, sino canciones de todas las épocas y discos, muy variadas y elegidas con muy buen criterio. Este año estoy empezando a mostrar música nueva. Estoy entusiasmado con lo que estoy componiendo.

¿Cómo fue la experiencia del Lollapalooza? ¿Y la de Viña del Mar? En Chile, gracias a la tecnología, pudiste hacer un dúo virtual con Gustavo Cerati.
Fue una gran alegría ser convocado para un festival como Lollapalooza, de semejante relieve internacional. Me sentí honrado y muy estimulado a hacer un show bien potente. La gente vibró, y la crítica y los comentarios fueron buenísimos. Quedé muy satisfecho con la experiencia. El homenaje a Gustavo en Viña fue tremendamente emocionante. Era muy difícil mantener el foco en la música ante lo conmocionante de hacer un dúo con él, desde el sonido y las pantallas, viendo a quince mil personas movidas hasta las lágrimas y sabiendo que había otros ciento treinta millones viéndolo en el mundo. Cuando bajé del escenario, mi coordinador de producción me lo mostró en su teléfono, y viéndolo ya desde afuera, la emoción me desbordó. Más tarde, esa misma noche, hicimos nuestro show completo, y fue un momento de consolidación del cariño mutuo que nos une con el público de Chile, que esa noche también se amplificó en muchos otros países de Latinoamérica. El impacto fue muy grande, y alcanzó a la Argentina también.

¿Qué diferencia sentís entre un show íntimo y otro en un teatro como el Gran Rex?
Cada sala y cada capacidad tienen su propia magia. A veces resulta más exigente tocar para pocos que para muchos, ya que la mirada del público está muy cerca, todo se ve y se oye como a través de una lupa.

Este año vas a dar un centenar de shows. ¿Cómo se preserva un hombre de 55 años para seguir esa exigencia de trabajo?
Me siento mejor que nunca, estoy en un excelente momento creativo, no dejo de investigar y sorprenderme, la relación con el público se hace cada vez más cercana y cálida… No podría quejarme de nada, en realidad.

Valió la pena el esfuerzo…
El tiempo que tomó llegar hasta acá está absolutamente justificado. Hubo que aprender lo que hubo que aprender, y aquí estoy: entero, más profundo y feliz.

Domingo 13, a las 20.30, en Club Italiano, Rivadavia 4731. Entradas $250.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario