Tiempo en Capital Federal

27° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 46%
Viento: Sur 20km/h
  • Viernes 4 de Diciembre
    Muy nuboso16°   24°
  • Sábado 5 de Diciembre
    Despejado15°   22°
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado17°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Paternidad en primera persona

Los tres hijos de Ezequiel Cavia nacieron en su casa. “Fueron momentos íntimos”, dice. Se define como un padre medio hincha, pero muy presente.

 

Por Cecilia García Olivieri
Email This Page
ezequiel

Tres casas y tres nacimientos, uno al calor de cada hogar. Así vivió Ezequiel Cavia la experiencia de ser padre. Hoy se siente más que nunca un tipo de su casa, de esos que disfruta a pleno de sus cosas, instantes y recuerdos, solo o rodeado de sus seres queridos.

Pero para llegar hasta acá buscó desde su adolescencia ese lugar en el mundo con el que se sintiera identificado. Así fue como a principios de este siglo conoció a Yamila en San Marcos Sierras y, en el medio del monte, hizo su casa. Allí decidieron que naciera Ambar, la primera hija de ambos.

“Cuando Yami comenzó con el trabajo de parto, caminamos varias veces hasta la tranquera de la casa, hasta que se hizo la hora de ir a buscar a Ninoshka, la partera”, recuerda. Pero se hizo de noche y amaneció, y la bebé no nacía. Pasaban las horas y ni noticias del alumbramiento. Entonces Ezequiel se puso nervioso.

“Por fuera estaba tranquilo, porque no podía aflojar. Cuando se hizo de día y coronó (momento en que la cabeza del bebé se mantiene en el canal de parto), comenzó a pasar el tiempo y la bebé no salía”. Y a Ezequiel lo bombardeaban miles de preguntas. “Tenía el auto listo en la puerta de casa para llevarla al hospital, pero estábamos a 20 kilómetros. Ninoshka le tomaba los latidos a la bebé y parecía controlada. Me preguntaba si ella sentía lo mismo que yo, si se preguntaba por qué no había una ambulancia en la puerta… Era una preocupación total.”

Finalmente, Ambar nació. “Salió de golpe, con las orejitas de duende y morada; apenas respiró, se puso rosa. Ahí flasheé…”, recuerda emocionado.

Mientras seguía buscando su lugar en el mundo, llegó Nazareno en una casa en el barrio porteño de Agronomía. “Dos parteras amigas vinieron a casa y nos acompañaron. La situación fue mucho más tranquila y controlada. Es más, tuve la oportunidad de hacer monitoreo fetal digital, y tenía todo preparado con un obstetra y una institución médica por si necesitábamos ayuda. Naza nació y abrió sus enormes ojos azules… No me lo olvido más”, recuerda.

El nacimiento de Tania, hace tres años, en la casa donde viven ahora en Villa Pueyrredón, fue el parto en el que más cómodo se sintió. “Fue un momento muy íntimo y familiar, con Yami y mi hermana Sonia, quien en ese momento era doula (asistente en partos caseros). Tani salió ‘como trompada’ y yo la agarré. Fue una mañana larga, pero todo salió perfecto”, cuenta.

La mayor virtud que se ve Ezequiel es que es un padre presente. “Siempre anduve en la calle y ahora soy un tipo casero; entonces todo se da de forma muy natural”, explica.

Esto incluye la relación con Ayu, de 15 años, hija de una relación anterior de Yamila. “Es un vínculo normal: ella me odia y yo trato de llevarla como pueda”, explica Ezequiel con una sonrisa entregada. Él, que careció de una imagen paterna, se considera un “hinchapelotas”, porque sabe de los peligros de la calle y no quiere que sus hijos pasen por eso.

“Tenemos semanas de muy buena onda con Ayu y otras no tanto. Si estamos solos, se arman lindos momentos de charla. Quizás no es una situación ideal, pero siempre trato de estar si me necesita, la apoyo en la escuela y le ofrezco ayuda. Con su mamá ella charla mucho, eso es muy importante también”, dice.

Ezequiel proyecta un Día del Padre dentro de dos o tres décadas. “Me los imagino a todos de visita en mi casa en el campo, rodeado de nietos, como un abuelo medio loco… Espero que nunca se corte la onda”, finaliza.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario