Tiempo en Capital Federal

19° Max 15° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 55%
Viento: Sureste 24km/h
  • Viernes 2 de Octubre
    Nubes dispersas10°   15°
  • Sábado 3 de Octubre
    Parcialmente nuboso  11°
  • Domingo 4 de Octubre
    Cubierto11°   16°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

PASO: Elogio de la sensatez

Una voz contra el vale todo instalado en la política nacional. Las movidas de la oposición. El gobierno y la negación de la derrota. El nuevo rol de Scioli. La Corte Suprema ante un test de credibilidad.

Por Reynaldo Sietecase
Email This Page
CABEZON copy

Alguien en la política argentina dijo no y ésa es una gran noticia. En el país del “vamos por todo”, un dirigente anunció que no está dispuesto a construir poder de cualquier manera. Después de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias, donde el gobierno perdió cuatro millones de votos en relación al 2011 y sus candidatos fueron derrotados en los principales distritos del país, un sector de la oposición planteó que –de reiterarse los resultados en octubre próximo– la presidencia de la Cámara de Diputados le correspondería a un radical. Un artículo periodístico del diario La Nación ubica en el pelotón de dirigentes que defiende esa propuesta a Gerardo Morales y Oscar Aguad de la UCR y a Gabriela Michetti del PRO. Hermes Binner, en cambio, se desmarcó de esa movida: “Siempre fuimos defensores de que la presidencia le corresponda a la primera minoría. Son cuestiones que hay que respetar. Es lo que garantiza el ejercicio democrático”, señaló el candidato a diputado nacional por el Frente Amplio Progresista. Su voz sonó como un llamado a la cordura en medio de un banquete caníbal.

Juan Carlos Zabalza, otro diputado socialista, argumentó en el mismo sentido: “La experiencia de plantear a la oposición como un solo partido terminó mal. No queremos volver a repetirla”. La posición principista de los dirigentes del FAP es más valiosa porque se trata de una fuerza política que sufrió durísimos y reiterados embates del gobierno nacional. Binner no sorprende con sus declaraciones. A pesar de sus críticas al kirchnerismo, no tuvo dudas en apoyar desde el Congreso iniciativas como la Ley de Servicios Audiovisuales, las estatizaciones de YPF y Aerolíneas Argentinas o la recuperación de las AFJP.

Un diputado radical, Miguel Bazze, opinó de manera similar: “El objetivo del radicalismo y sus aliados es convertirse en una opción para el 2015 al actual gobierno kirchnerista. Vamos a contribuir a la gobernabilidad y no apoyaremos ninguna aventura que termine complicando el funcionamiento de las instituciones”. Bazze sabe de qué habla. Después de las PASO, desde los grupos mediáticos más enfrentados al gobierno se lanzaron distintos planteos que pueden resumirse en una frase: “cambian o no podrán gobernar”. En algunos editoriales cuesta distinguir si hablan los periodistas o los gerentes.

Hay que señalar que en el copyright del “vamos por todo” figura el domicilio Balcarce 50. La primera reacción de la presidenta Cristina Kirchner después de las PASO fue la negación. Si bien es correcto contabilizar que el Frente para la Victoria es la primera minoría nacional, la deserción de votos sufrida por el gobierno fue contundente. Celebrar la victoria en la Antártida ni siquiera cataloga como chiste o chicana. Fuera de la retórica oficialista, los únicos registros del malestar que tiene amplios sectores de la población –incluso muchos que votaron a CFK en 2011– fue la convocatoria al diálogo a sectores empresarios y sindicales y la orden de modificar el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias. Por qué un gobierno que se autodefine como progresista mantiene frenada la reforma del sector financiero y no impulsa cambios en el sistema tributario, es uno de los grandes misterios de la década K.

Por otro lado, cualquier teoría conspirativa se da de bruces con las dos preocupaciones que afectan en forma transversal a los ciudadanos: Inseguridad e Inflación. Claro que para poder enfrentar con eficacia esos problemas habría primero que registrarlos como tales. Mientras tanto, Daniel Scioli, el malquerido, volvió a ponerse la campaña al hombro. El gobernador de Buenos Aires no perdió tiempo y, no sólo volvió a acompañar a Martín Insaurralde sino que cruzó fuerte a Sergio Massa a quien acusó, entre otras cuestiones, de querer volver a endeudar al país con sus propuestas económicas. Scioli sabe que el intendente de Tigre será uno de sus rivales en el 2015 y que las legislativas son sólo el primer round de una larga pelea.

Todo esto ocurre mientras se acerca la hora de la verdad para Ley de Medios. Las presiones sobre los miembros de la Corte Suprema de Justicia se multiplicaron en la última semana. La peregrinación de operadores por el cuarto piso de tribunales es discreta pero incesante. También las reuniones privadas. El 28 de agosto se realizará una audiencia pública sobre la constitucionalidad o no de la Ley de Medios, donde los cortesanos –con la excusa de informarse– escucharán a representantes del gobierno, del Grupo Clarín y de diferentes organizaciones intermedias. Después tendrán que fallar.

En su momento el Alto Tribunal había expresado en forma categórica que el litigio –que ya lleva cuatro años de demora en su resolución– era un asunto patrimonial y que la norma no afecta la libertad de expresión. Sin embargo, un par de cortesanos hasta querrían revisar lo que firmaron hace menos de un año. La Corte Suprema se enfrenta a un test de credibilidad. Ya demostró su independencia del poder político, ahora tiene que demostrar su independencia del poder económico. En este fallo se juega mucho más que la facultad del Estado para regular un mercado.

 

dz/lr 

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Periodista. Escritor. Cazador de historias. Argentina @Sietecase http://ReynaldoSietecase.com.ar