Tiempo en Capital Federal

21° Max 13° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 65%
Viento: Este 14km/h
  • Domingo 2 de Octubre
    Cubierto14°   23°
  • Lunes 3 de Octubre
    Parcialmente nuboso14°   18°
  • Martes 4 de Octubre
    Nubes dispersas12°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 01/10/2022 11:06:15
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Pase de facturas y manotazos amarillos

El ajustado triunfo de Larreta en el balotaje obligó un cambio de rumbo en las estrategias y discursos del PRO.

Por Laura Mendoza
Email This Page
pro2 DYN138, BUENOS AIRES, MAURICIO MACRI Y HORACIO RODRIGUEZ LARRETA EN EL BUNKER DEL PRO.

Entre las enseñanzas que dejó el triunfo con sabor a derrota del domingo en el Pro está la convicción de que en la Argentina, después de la década del 90 y del estallido del 2001, una porción alta, sino mayoritaria de los ciudadanos, es más amiga del Estado que del mercado.

Los dirigentes del Pro, al menos la mesa chica, escucharon éstas y otras críticas ya no el día después de la ajustada victoria de Horacio Rodríguez Larreta, quien obtuvo los esqueléticos 3,2 % de los votos por encima del desafiante candidato de ECO, Martín Lousteau, sino al borde del escrutinio, cuando el 25 por ciento de las mesas les auguraba un buen susto.

Esas críticas, con claros pases de facturas, llegaron de dos rincones, ambos “políticos”: uno interno (básicamente fue la voz de los legisladores del Pro) y otro externo, el de los socios de la coalición Cambiemos.

Ambos, sin embargo, tuvieron un denominador común: los dardos fueron disparados contra el Equeko (como le dicen también al gurú ecuatoriano Jaime Durán Barba) y contra el ministro Marcos Peña. Los “políticos” recordaron, por ejemplo, que la estrategia electoral propuesta por el armador Emilio Monzó –partidario de un acuerdo con Sergio Massa, de no bendecir a un candidato sobre otros en la interna, consagrando a Larreta por encima de la senadora Gabriela Michetti, y de hacer valer el tenor de los socios de la coalición- no estaba tan errada. Voceros y amanuenses de Monzó dejaron caer esos argumentos dentro de un Pro en llamas, confundido y dados a una improvisación que no les queda bien y los empuja a meter la pata.

La apuesta a la pureza étnica del Pro –hablando descaradamente de puros e impuros, al borde de la soberbia- también le pasó factura, y Lousteau recogió con su prédica –basada en subrayar las contradicciones del partido amarillo- un 48% de los votos de la ciudad en un arco que comprendió a toda la oposición anti Macri.

El vuelco en el discurso de fingida euforia del Ingeniero lanzado minutos después de la victoria de su delfín terminó por confundir a propios y extraños. Macri reivindicó logros del kirchnerismo –como la Asignación Universal por Hijo, la nacionalización de Aerolíneas y de YPF, por caso- como modo de hablarle a ese sector de la sociedad que parecía que acababa de descubrir, insólitamente. De la recomendación de Durán Barba –que llegó a prescribir la inconveniencia de mostrarse con Sanz y Carrió en público- a la reivindicación del Estado como herramienta transformadora no pasaron dos años, sino apenas un par de meses.

Pero el vuelco de Macri terminó siendo burlado no solo por Máximo Kirchner sino por la Presidenta, que le dio la bienvenida a la realidad con un simpático “ojala se hubieran dado cuenta antes”.

Por ahora es imposible medir las consecuencias de este giro que Marcos Peña trató de disimular con un “Mauricio siempre pensó así, el discurso no es nuevo”, pero el primer reporte de daños no tarda en llegar y seguramente obligará al Pro a barajar y dar de nuevo en su estrategia electoral de cara al 9 de agosto. Mientras tanto, los archivos funcionan a full y allí están los que muestran a Macri aún con bigotitos en 2009 proponiendo privatizar las jubilaciones y Aerolíneas con toda convicción. La suma de contradicciones es tan feroz que ahora el socio radical Ernesto Sanz cree que le puede ganar.

DZ/ah

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario