Tiempo en Capital Federal

17° Max 9° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 51%
Viento: Noroeste 15km/h
  • Jueves 13 de Mayo
    Cubierto10°   18°
  • Viernes 14 de Mayo
    Parcialmente nuboso12°   16°
  • Sábado 15 de Mayo
    Cubierto12°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Pareja: Intersección de sentimientos

La sexualidad es más que una función corporal que requiere de otra persona.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page
Young couple in bed Young couple in bed --- Image by © Andreas Baum/Corbis

Parece demasiado obvio señalar que el sexo o la actividad sexual es algo mucho más que el acto físico. No obstante, muchas personas, muchas parejas que, por cuestiones de edad, dejan de experimentar el grado de satisfacción sexual que en otros tiempos experimentaban y disfrutaban, tienen tendencia a focalizar el supuesto problema en el acto sexual mismo. La verdad se encuentra en la relación de pareja misma. Sencillamente, mientras ésta se desarrolle de modo relativamente aceptable, la relación sexual se desarrollará también satisfactoriamente.

Las funciones sexuales, siempre activas, se desarrollan y progresan acompañadas de sentimientos y emociones.

Cuando gustamos de una comida, de su gusto, de su colorido, de su olor y de su sabor, se producen hechos de orden físico y químico, muchos de los cuales ni siquiera percibimos.

No solo el alimento. La presencia de otra u otras personas, y el ambiente en que se presenta la alimentación, juegan una importancia enorme.
La actividad sexual es una de las pocas funciones corporales que se llevan a cabo con la participación activa de otra persona.
El placer que experimentamos resulta derivado –al menos en parte– de la participación y cooperación activa de la pareja. No sólo de nuestra actividad, por lo tanto, sino también de la otra persona.

Cambiar de pareja puede mostrarnos otras facetas, simplemente, porque pone de manifiesto que algo ha cambiado en la interacción. Y suele resultar sorprendente que el cambio, aunque aparentemente beneficioso en lo estético, no lo es en la efectividad. Porque nuestro cerebro recibe impactos, estímulos de todo tipo, que no se asemejan a los que estábamos acostumbrados. Y esto produce, en muchísimos casos, problemas sexuales.
Debemos asumir, en forma inevitable, que en la relación sexual hay dos personas y dos conjuntos de necesidades. Y también, obviamente, que hay dos tipos de expectativas y que se encuentran involucrados dos conjuntos de sentimientos.

Hasta aquí he intentado transmitir, de manera muy simple, la gran cantidad de personas con problemas sexuales que suelen acudir a los consultorios de los especialistas en sexología. Pero también sabemos que existe una enorme cantidad de personas, de parejas de todas las edades y condiciones, que nunca consultaron –y, probablemente, nunca consulten– por inhibición, por ignorancia o por vergüenza.

Los medios de comunicación –ya sean audiovisuales, escritos, radiales, o por cualquier otro medio de difusión masiva– tienen, en este aspecto, enorme importancia, al poner de manifiesto la necesidad de informarse adecuadamente, en forma simple, pero trascendente, sobre la sexualidad humana.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Médico sexólogo clínico. Director del Programa de Sexología Clínica del Hospital de Clínicas. Jefe de Cátedra Libre Sexología Clínica.