Tiempo en Capital Federal

28° Max 15° Min
Parcialmente nuboso con lluvias
Parcialmente nuboso con lluvias

Humedad: 73%
Viento: Sureste 37km/h
  • Martes 20 de Octubre
    Cubierto con lluvias11°   15°
  • Miércoles 21 de Octubre
    Cubierto con lluvias13°   17°
  • Jueves 22 de Octubre
    Cubierto15°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Palermo: cerró El Taller

El bar fue testigo y actor cultural desde los 80.

Por Olga Viglieca
Email This Page

Al principio, en 1985, ni era tan cool la pla­za Cortázar, que entonces se llamaba Serrano, ni Palermo era Soho. Estaba la cantina La Placi­ta, la heladería que después se convirtió en el Crónico y Taller, ahí, bajo el sol de invierno, desperezando las mañanas del sábado o el do­mingo. Hasta el lunes pasado, que cerró sus puertas, Taller era el único sobreviviente.

Sobre sus mesas de madera -desparejas y vacilantes- se escribieron y leyeron poemas, se arrugaron páginas de diarios, se anudó una cita de amor; se labró la trama amarga de la separa­ciones. En la salita de teatro y en el mismísimo bar tocaron grupos de música y hubo presenta­ciones de libros, debates literarios que devenían en debates políticos, debates políticos enmasca­rados en debates literarios, noches de jazz -la úl­tima fue el domingo-. El Taller fue cita obligada, cobijo de los fieles de lunes a viernes que huían de los advenedizos del fin de semana. La movi­da se hizo fuerte y dejó atrás el candor ochen­toso, la indiferencia de los 90, los fervores de 2001 hasta este Palermo laberinto de ropa de diseño, turistas y comida de autor.

Así toda la plaza Serrano se volvió un te­rritorio cultural de jóvenes y no tan jóvenes, anárquico, desordenado, ruidoso y un poqui­tín mugriento. Alguien quiso cerrar con rejas la plazoleta, alguien quiso echar a los artesa­nos, alguien quiso prohibir las ferias de diseño. Nadie pudo con ese territorio liberado de la porteñidad, frecuentado por Charly García, Capusotto, Fabio Alberti, Hilda Lizarazu, Skay y otros rockers y jazzeros. Con el paso de los años, claro, llegaron parroquianos nuevos mientras otras cabezas se volvían más ralas y otras más canosas. Todo vuelve, aunque no be­bamos nunca el agua del mismo río. 25 años. Un cuarto de siglo.

Desde la barra de El Taller, testigo y actor de la vida fue Eugenio Ramírez, dueño y artis­ta plástico. Ahora, le toca cambiar a él. Por­que Ramírez se va a dedicar sólo a la pintura y, entonces, cierra el bar. El lunes el anfitrión dispuso en el mostrador comida y bebida, por última vez, para los parroquianos. Entre lágri­mas y abrazos y risas y besos, todos lo despi­dieron con aplausos como viejos amigos.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario