Tiempo en Capital Federal

13° Max 8° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 70%
Viento: Norte 12km/h
  • Martes 3 de Agosto
    Parcialmente nuboso  14°
  • Miércoles 4 de Agosto
    Muy nuboso10°   14°
  • Jueves 5 de Agosto
    Parcialmente nuboso11°   16°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Palermo a secas resiste

La otra cara del barrio que más se ha transformado en los últimos años.

Por Franco Spinetta
Email This Page

Palermo no siempre fue Soho. Ba­rrio de tangueros, de arrabal tris­te; cafetines y cafiolos. «¡Maldi­to seas, Palermo! Me tenés seco y enfermo, mal vestido y sin morfar», dice el tango escrito por Juan Villalba, en 1929.

Queda poco de aquel Palermo de casas tomadas o abandonadas. Hace diez años, una mezcla de movida cultural, inmobilia­ria y comercial transformó la fisonomía y el aura del barrio. Hoy, está lejos de la bohe­mia decadente y cerca de convertirse en un shopping al aire libre.

Diario Z fue en busca de aquello que no haya pasado por la pasteurización de la modernidad. Aquí el recorrido.

Cuenta la leyenda que el Gallego re­chazó una oferta millonaria que le hizo el empresario Eduardo Eurnekian. El Bar del Gallego, ubicado Bonpland y Honduras, epicentro del llamado Palermo Hollywo­od, sigue siendo una fuente inagotable de historias y anécdotas. Sitio ineludible para aquellos que buscan la otra cara del barrio, aquella que no ha sido cooptada por la mo­vida comercial.

A media cuadra del Bar del Gallego está el Mercado Bien Público Bonpland (Bon­pland 1660). En el viejo galpón se desplie­ga una amplia oferta de productos. No sólo hay comestibles (frutas y verduras sin agro­tóxicos; miel, queso, fiambres y conservas), sino que también hay productos textiles, cosméticos, mimbrería, cestería, libros y pu­blicaciones. Se trata de un emprendimien­to que se orienta a comercializar productos elaborados por cooperativas de trabajo.

Detrás del Mercado funciona el Proyecto Yo No Fui (www.proyectoyonofui.blogspot.com), una asociación civil y cultural sin fines de lucro que trabaja en proyectos artísticos y productivos en los penales de mujeres de Ezeiza. En el proyecto, además de talleres de poesía, fotografía, serigrafía, encuaderna­ción y costura, se brinda apoyo psicológico y humano. También, para juntar fondos se organizan milongas, supermercados de arte y ferias americanas. El 21 de mayo se pre­sentará la muestra de fotos «Dulce X Negra» en FM La Tribu (Lambaré 873). 

El Club Social, Deportivo y Cultural Eros es otro de los bares que se remonta a los tiempos del cocoliche tanguero. club fue fundado por un grupo de amigos empren­dedores en 1941 y está ubicado en Uriar­te y Honduras. Pasaron los años y las ge­neraciones, pero el club está igual, des­pintado entre tanta pintura, desvencija­do entre tanta fa­chada reciclada. Y no se vende. Marce­lo Biaggini es secre­tario de la Comisión Directiva y enfati­za: «El club no tiene precio. Nos tienen que sacar muer­tos de acá». Biaggi­ni asegura que los ofrecimientos para comprar las instalaciones llovieron desde que Palermo empezó a crecer.

Las paredes de la parrilla La Leyen­da (Güemes 4249) están cubiertas de fo­tos y objetos que dan testimonio del paso del tiempo. Tapas de El Gráfico, fotos del Che; botellas antiquísimas de Fernet y Cin­zano que descansan en la pequeña parrilla al paso. La Leyenda tiene una barrita que da a la vereda y es atendida por Claudio, que nunca se niega a una buena charla.

Pero no todo es asado, vino y café. En el Palermo no cool también hay teatro, y del bueno. Emprendimientos de pocas preten­siones comerciales y apuntados a la calidad artística. Como El Grito (Costa Rica 5459), que promociona producciones de su pro­pia compañía, Los íntimos del teatro. Ac­tualmente están en cartel Creo en Elvis (diri­gida por Luciano Cáceres, sábados a las 23) y Sobre piedras (dirección: Herminia Jen­sezian, lunes y jueves a las 21.30). También, en Grito funciona la escuela de teatro de Virginia Lago

En la misma sintonía encontramos al Sportivo Teatral (Thames 1426). Fundado en 1986, se consolidó como un espacio de formación de actores y directores en la bús­queda de un lenguaje único y autónomo. Allí funciona la compañía de Ricardo Bar­tis. Los viernes, a las 21, en el Sportivo pue­de verse Todos los secretos (con la dirección de Ramiro Lehkuniec y Ulises Romero) y a la medianoche, Homenaje a la literatura ar­gentina, donde se interpretan textos de Ro­berto Arlt, Abelardo Castillo, Antonio Di Be­nedetto, Leónidas Lamborghini, entre otros. Los sábados, a las 21, se presenta la obra Tríptico, dirigida por Nicolás Barsoff.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario