Tiempo en Capital Federal

28° Max 23° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 71%
Viento: Este 26km/h
  • Miércoles 1 de Febrero
    Cubierto23°   26°
  • Jueves 2 de Febrero
    Cubierto con lluvias21°   25°
  • Viernes 3 de Febrero
    Parcialmente nuboso21°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 31/01/2023 20:02:36
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Países emergentes: Argentina en una cumbre histórica

El Mundial de Brasil opacó la repercusión del acuerdo de los Brics para crear un banco de desarrollo, un fondo de reservas internacionales que ya no estará ligado a Estados Unidos o a alguna capital europea. Una gran noticia para el país, en medio de la pelea con los fondos buitre.

Por Eduardo Blaustein
Email This Page
cumbre_brics_cristina

Entre discusiones a veces interesantes sobre nacionalismo, fútbol y política, la final del Mundial 2014, el regreso de la Selección y los festejos arruinados en el Obelisco, la visita de Vladimir Putin a la Argentina no mereció la atención debida pese a que se produjo apenas un día antes de una noticia histórica que muy seguramente modificará el mapa de la geopolítica global: el acuerdo de los Brics para crear un banco de desarrollo y un fondo de reservas internacionales que ya no estarán ligados al poder político-económico de los Estados Unidos o de alguna capital de Europa occidental.

Que la presidenta de la Argentina se haya reunido unas horas antes con Putin y que participe de esa cumbre histórica junto a los miembros de Unasur habla no sólo de no aislamiento internacional sino de esa transformación del mapa del poder mundial y de una estrategia autónoma, inteligente y protagónica del gobierno argentino, cuyas posiciones sobre el orden mundial, incluyendo el financiero, fueron halagadas y respaldadas públicamente por Putin, el presidente homófobo.

Apostar fuerte

Ni las novedades judiciales por las causas que arrastra como una bola de hierro Amado Boudou, ni las guerras de solicitadas entre los fondos buitres y el gobierno argentino están por encima de esa noticia de nivel mundial. Hace ya varios años que se anuncia el eclipse de la hegemonía económica estadounidense y el paso al frente de China, país con el que Argentina se relaciona cada vez más, y el que pondrá más dinero para la creación del banco de desarrollo. Justamente, después de la cumbre de Brasil Cristina Fernández de Kirchner recibirá la visita oficial y sonora del mandatario chino Xi Jin Ping. Con el horizonte turbulento del pleito con los fondos buitre, se produzca o no un default, Argentina necesita crédito e inversiones y consiguió picar en punta en su relación con los Brics como sistema alternativo proveedor de recursos. Hay un objetivo de máxima que es incorporarse a ese club de potencias emergentes. Los encuentros con los mandatarios ruso y chino son más que significativos. De cara a lo urgente, la delegación argentina aspira también a llevarse de Brasil sendas declaraciones de apoyo por la pelea con los buitres o a favor de nuestra soberanía en Malvinas. Se sabe que respecto a lo primero el país ya obtuvo el apoyo de la región, de Naciones Unidas, el G-20 y el G-77. La gran paradoja es que nada garantiza que esos apoyos formidables sensibilicen al juez Thomas Griesa.

La humildad de lo doméstico

Tal como muchos preveían, el Mundial de fútbol y el desempeño de la Selección argentina establecieron una suerte de paréntesis en la política argentina. Poco interés, poco entusiasmo y poca iniciativa en torno de las candidaturas y precandidaturas para las próximas elecciones. Más allá de algún intento por “kirchnerizar” el logro del subcampeonato mundial, Cristina pudo darse el lujo de visitar a la Selección en el predio de la AFA (hizo bien en no intentar recibirlos en la Casa Rosada), de tirar algunas frases más o menos futboleras, y hasta de forzar a los jugadores para agarrar el micrófono, con las suficientes espaldas y soltura como para que los medios y la política no la acusaran de “utilizar políticamente” el fútbol. Es obvio que lo hizo, pero lo hizo con la suficiente autoridad como para no quedar mal parada. Curiosos y efímeros días en los que al kirchnerismo le resultó más útil Alejandro Sabella, tipo serio, que cualquier ministro o presidenciable.

Los días de maschecristinismo, sin embargo, ya quedan atrás. Las estadísticas del INDEC siguen expresando una caída fuerte de la producción industrial (muy afectada la automotriz por las dificultades económicas de Brasil), problemas para sostener el empleo, y a la vez una cierta disminución en la suba de precios y un aumento de las reservas del Banco Central. El dólar paralelo sigue estable pese a la entendible angustia que genera la discusión con los fondos buitres y en la Bolsa o con los bonos argentinos las cosas van y vienen con cierta normalidad.

Hubo un diario económico opositor que apenas terminó el Mundial mandó a tapa las sombras de la recesión y el default. Hubo otro medio gráfico que mandó a portada una pavada: que el Mundial había cerrado “la grieta”, al menos por unos días. Recesión, fondos buitres y las causas de Boudou volverán a ser tapa cotidianamente. Y con esas noticias otras que conmueven poco: como saber si Mauricio Macri podrá contar con Gabriela Michetti en su fórmula presidencial o de qué modo se ingeniará Sergio Massa para competir en la búsqueda de la presidencia, siendo que en los últimos meses sus movidas han sido más bien opacas. Los efectos del Mundial son opinables y efímeros pero hay algo seguro: a las figuras de la oposición les falta para tener la épica del amigo Javier Mascherano. Y cuando se trata de pararse ante el mundo con otras apuestas estratégicas, ciertas movidas del oficialismo como la del acercamiento a los Brics parecen estar siempre por encima de la cortedad conservadora de la oposición que tenemos.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Periodista, escritor, autor de Decíamos ayer. La prensa argentina bajo el Proceso.
Notas Relacionadas