Tiempo en Capital Federal

23° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 60%
Viento: Sureste 17km/h
  • Sábado 29 de Enero
    Cubierto19°   26°
  • Domingo 30 de Enero
    Despejado21°   29°
  • Lunes 31 de Enero
    Cubierto con lluvias21°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 28/01/2022 05:01:29
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Padres e hijos: Mamá estrena novio

Los hijos controlan la nueva vida amorosa y sexual de los padres divorciados. Y la critican sin piedad.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page
padres_divorciados

Los padres divorciados pasan por una situación paradojal. Me explico: en las salidas con amigos o amigas, se asemejan mucho a los adolescentes. Los roles, ahora, están trastocados. Lo que sucede es que los padres se encuentran vigilados por los hijos, quienes no pocas veces critican sus costumbres sexuales.

Los padres y madres divorciados ahora vuelven a probar el goce de la vida sin compromiso alguno, se muestran en muchos casos felices y suelen descubrir, con sorpresa, que los hijos no miran de buen grado esa vida relativamente libre, ejercida gozosamente.

Estos hijos, que han sido criados en el estilo que la vida sexual debería mantenerse fuera del ámbito familiar, se suelen molestar –casi siempre abiertamente, con fuertes enojos– frente a los comentarios o alusiones efectuadas por sus padres sobre la actualidad de su vida sexual.

No pocas veces critican la hipocresía de exhibir facilidades del sexo para ellos (los padres) y todo lo contrario para los hijos.

La nueva pareja del padre puede ser un motivo de amenaza para los hijos, por tratarse de alguien ajeno al ámbito familiar. Una intrusa. Así es vista por los chicos la nueva mujer de su padre. Y algunas veces, recelan que ella quiere arrebatarles al padre.

Los celos comienzan a tomar partido y, casi siempre, dificultan la convivencia.

Luego de la separación, establecer una nueva pareja, tanto para los padres como para las madres, suele llevar tiempo.

A los hombres que se separan, les suele resultar mucho más fácil “el trámite” de tener una nueva pareja. Los estereotipos sociales casi siempre los favorecen.

En tanto, la sociedad no mira ni opina favorablemente sobre el sector femenino.

Como muchas otras cosas, la constancia y el tiempo amortiguan los celos, los conflictos y los reproches. El tiempo pasa. Los niños crecen, se convierten en mujeres y en hombres adultos y las parejas van “limando” sus asperezas.

Como en muchas otras cosas, “el tiempo también cura”.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario