Tiempo en Capital Federal

20° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 78%
Viento: Sureste 28km/h
  • Domingo 24 de Octubre
    Despejado10°   21°
  • Lunes 25 de Octubre
    Despejado16°   28°
  • Martes 26 de Octubre
    Despejado19°   30°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Pablo Marchetti: «No voy a estar pendiente ni especular con lo que se espera de mí»

El fundador y ex director de la revista Barcelona editó su cuarto libro de poesía,  El amor. Dice que no le teme a lo cursi y muestra que la inteligencia se puede llevar bien con la sensibilidad.

Email This Page
Pablo Marchetti. Pablo Marchetti.

«El amor se subleva contra tus estructuras sociales, el amor toma por asalto tu conciencia, el amor no le hace juego a la derecha, ni a tu razón, ni a lo que es seguro en tu vida, bienvenidos al caos del amor…”, anuncia Pablo Marchetti en su poema El amor, que da título a su cuarto libro de poesías editado recientemente, donde trabaja con desenfado la variedad de efectos que ejerce sobre el ánimo este sentimiento en muchas de sus formas. Y escribe con ese estilo provocador que supo mostrar como columnista en el programa Duro de domar o como director de la revista de humor político Barcelona, de la que ahora está desvinculado.
Como quien sabe elegir dónde expresar distintas partes de su personalidad, pero siempre se muestra íntegro, el Marchetti poeta mantiene la misma búsqueda de sorprender y desestructurar que lo hace liderar un grupo musical como Falopa o escribir textos periodísticos para Mu o Perfil.

¿Este libro te aleja de una zona más rupturista de tu personalidad?
No, porque sacar hoy un libro que se llame El amor me parece más disruptivo que hacer una sátira. Lo que me obsesiona no es el humor, sino la sorpresa y una comunicación directa y contundente. Este libro partió de un momento muy introspectivo, lo arranqué como un experimento de diario poético, en un momento de ruptura de una relación. Por primera vez en mucho tiempo escribí algo que nació por pura catarsis, con abismos personales que no suelo poner en escena. Y fue interesante que el techo que los cobijara fuese el amor, algo que está absolutamente bastardeado, llevado al plano del cliché y el amaneramiento. Me pareció interesante mostrar ese lugar de fragilidad y debilidad en el que te pone el amor verdadero.

¿Pusiste en juego esa ironía por la que se te conoce más?
En general en poesía trato de no caer en la parodia, que la hago en determinados contextos periodísticos, porque me divierte. Pero éste es mi cuarto libro de poesías, lo que no mucha gente sabe. Yo entré en el periodismo porque me gustaba escribir poesía, pero sabía que no iba a poder vivir de eso, aunque sí de escribir. Cuando me puse a aprender el oficio dejé de lado la poesía y tenía una esquizofrenia con eso. Hoy no, porque creo que hay un universo común en todo lo que hago. Y si bien me puedo poner el traje y las ojotas en la tele para decir cosas que no son las mismas que diría en una lectura de poesía, soy la misma persona.

¿Y no hay un ejercicio poético en cómo decís algunas cosas en televisión?
¡Absolutamente! Hay poesía o elementos con que se construye lo poético en muchísimos lugares. Encuentro muchas relaciones entre determinadas contratapas que hacía en Barcelona y algunos poemas visuales. Lo mismo me ocurre con la publicidad, en la dimensión visual y sonora de la palabra, también al crear imágenes muy potentes con pocos recursos. Y a veces aplico esto de manera concreta, por el puro placer del hecho poético.

¿Y también hay política en la forma en que hablás del amor?
Sí, porque hablar hoy del amor es revulsivo en lo político. Creo que esta cosa bastarda de descreer del amor y de no hablar de él en una forma frontal y sincera es un ejercicio político donde nos es ocultado este aspecto humano, que es lo más puro que puede unirnos. Obviamente el alcance de un libro de poesía es mucho menor al de un programa de televisión, pero trato de llevar a lo masivo algunos elementos incómodos o minoritarios. Y también desarticular discursos masivos que se nos presentan como naturales en pos del ejercicio de algún tipo de poder. 

¿Cómo vivís esta época del periodismo?
Creo que vivimos una época muy buena, me parece muy saludable que se discuta el periodismo, que se caigan las máscaras de los medios, es un signo de los tiempos que se sepa también que los medios no son sólo lugares de información sino de negocios, que tienen determinados intereses, que son los que controlan esos negocios. Es bueno que se discuta qué es una corporación y cómo influyen en el manejo del poder en el país, pero no que nos quedemos con que la única que hay en la Argentina es Clarín. Está bien desenmascarar los medios, pero en ellos trabaja gente que no necesariamente responde a sus intereses. También hay que hablar del poder que tenemos los periodistas de decir que no, de lo necesarios que somos para estos grandes grupos. Hay que hablar de periodistas y de periodismo, pero no sólo de medios.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario