Tiempo en Capital Federal

16° Max 12° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 65%
Viento: Noroeste 10km/h
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto13°   17°
  • Lunes 17 de Mayo
    Cubierto11°   16°
  • Martes 18 de Mayo
    Cubierto12°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Pablo De Santis: Intriga en los parques

El escritor comenta un nuevo libro mientras da pistas sobre sus influencias, obsesiones y estrategias para encarar una obra.

Por Natalia Gelos
Email This Page
pablo_de_santis

Un detective jo­ven que des­entraña ase­sinatos en enfrentamientos de filoso­fías paisajísticas. Sigmundo Salvatrio continúa la historia abierta en El enigma de Pa­rís (la primera parte de esta saga, de 2007) pero aho­ra que su mentor, el detec­tive Craig, agoniza en una cama, le toca a él llevar ade­lante la historia. Crímenes y jardines, la nueva novela de Pablo De Santis, se ambien­ta en el mismo mundo de los Doce Detectives y la ac­ción se sitúa en una Buenos Aires de finales del siglo XIX, en plena parquización a manos del francés Carlos Thays. Con estos elementos, el autor elabora un policial de aceitado engranaje y fino desarrollo.

Novelas, historietas, li­teratura juvenil: Pablo De Santis es autor de una obra vasta que juega con elementos históricos y laberínti­cos. “El policial te da la meta y eso te ayuda a hablar de otras cosas, porque uno sabe a dónde va, se da cuenta de los elementos de simetría que da la nove­la. Para mí, una novela no es una historia, es un mun­do narrativo”, explica.

En esta historia, De Santis recurre a la figura de Carlos Thays, el famoso pai­sajista, que interviene en la trama como una especie de oráculo ubicado en el mismísi­mo Botánico: “La idea del jar­dín más ordenado, más per­fecto, y un jardín más salvaje y más natural, eso lo llevé a los extremos. Estuve le­yendo algunas cosas sobre jardines, los escritos de Thays… hay una linda compilación que hizo la pai­sajista Sonia Berjman. Me interesé mucho con Thays, porque es un personaje muy rico. Siempre se basó en especies locales; un tipo obsesionado por la flo­ra local: uno de los más importantes desarrollos del cultivo de la yerba mate fue inventado por él”, dice el escritor.

Obsesivo de los de­talles, De Santis dice que esas pequeñas alertas no se apagan con cada libro, que persisten en diferentes escenarios. Por ejemplo, en una salida en familia, o ante el Centauro herido, la im­ponente escultura de Emi­le Bourdelle que está en los canteros del Museo Nacio­nal de Bellas Artes. “Uno se obsesiona con algún dato”, reconoce.

Quienes lo siguen desde hace años, quizá conserven algún ejemplar de los libri­tos de tapa negra que publi­có en la editorial Colihue a comienzos de los 90, como Pesadilla para hackers, o La sombra del dinosaurio. De Santis dice que escribir lite­ratura juvenil le sirvió como guía: “Porque yo sabía que se iba a publicar y eso ge­nera una responsabilidad. Toda la literatura tiene un elemento infantil muy fuer­te, en el sentido que toda li­teratura es literatura infan­til. Cuando uno lee un libro, de adulto, está recuperando una relación con la litera­tura que se estableció en la infancia. No veo que haya habido una interrupción y que yo leyera de otra ma­nera a los diez, once años, de lo que leo ahora. Inclu­so me interesan muchas de las mismas cosas”.

Las historias de la infancia del propio escritor se construyen entre los relatos orales de los padres, que le contaban lo que veían en el cine, como las películas de Al­fred Hitchcock o de Darío Ar­gento, o entre los poemas de Borges, que su madre recorta­ba del diario La Nación y pe­gaba en las mesas de luz, jun­to a retratos familiares. También los cuentos cortos de Ray Bradbury y, por supuesto, Agatha Christie, siempre presente en la biblioteca familiar. En esos li­bros aprendió que la muerte no es un final sino que puede ser un punto de salida: “En las novelas poli­ciales la muerte no nos pone tristes. Uno está espe­rando el asesinato porque desencadena la trama, es un momento de felicidad para el lector de policia­les”, explica.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario