Tiempo en Capital Federal

31° Max 24° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 53%
Viento: Nordeste 27km/h
  • Viernes 29 de Enero
    Cubierto21°   29°
  • Sábado 30 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   27°
  • Domingo 31 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   25°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Outlets: el fenómeno del discontinuo, de moda

La tendencia se concentra en Palermo, Barracas, Núñez y Villa Crespo.

Por Patricio Eleisegui
Email This Page

La búsqueda del mejor precio sigue siendo una actitud que no envejece para el grueso de los porteños. Y esto queda muy en evidencia a la hora de comprar ropa.

Heredero de esta tendencia, el fenómeno de los outlets sigue ganando altura y se consolida a través de una oferta que suma más 500 locales en la ciudad, concentrados por lo general en viejos galpones o casas reformadas de barrios como Palermo, Barracas, Villa Crespo y Núñez.

En todos los casos, la posibilidad de dar con prendas de calidad a precios hasta un 50% más bajos aparece como el gancho que más seduce a clientes que gozan de paciencia para navegar en la marea de ropa.

Todos los puntos de venta que adhieren a esta modalidad, según pudo constatar Diario Z, concentran sus ofertas en indumentaria que se comercializa a precios bajos por tratarse de productos fuera de temporada, discontinuados, sin variedad de talles o que presentan pequeñas fallas de confección.

Marcas de las más reconocidas vienen apostando fuerte a un formato comercial que les asegura una salida económica a importantes remanentes de mercadería y también la llegada a distintos tipos de cliente.

De ahí el desembarco de estas etiquetas en complejos como Central Park, una manzana de Barracas delimitada por las calles Herrera, Iriarte, Vieytes y California. O las 62 marcas de indumentaria, marroquinería y calzado que venden bajo la modalidad de outlet principalmente en las calles Aguirre y Loyola, en el límite de Villa Crespo con Palermo.

En este último caso, Rapsodia, Ona Sáez, Cacharel, Caro Cuore, Hush Puppies, Puma, Wanama y Lacoste aparecen como los nombres de mayor peso que apelan a locales propios para vender productos a precios más bajos.

Ya en Núñez, los outlets se concentran mayormente entre el 3800 y el 4500 de la avenida Cabildo, y funcionan como otra alternativa de venta para marcas como Kevingston, Cardón, Muaá!, Salomon y Wilson, 47 Street y Old Bridge, entre otras.

Ariel Baños, economista especializado en estrategias de precios, sostiene: «Este fenómeno tiene poco de casual. En algunos casos incluso se busca provocar un mínimo defecto o simplemente venderlos fuera de temporada para poder segmentar precios». Alejandro Schiaffino, broker de LJ Ramos, aporta una mirada similar. «Son polos que apuntan a clientes de nivel socioeconómico medio. Esto es, un público que demanda estas marcas, y que se acerca a las zonas de outlets por el resultado beneficioso de la ecuación imagen-calidad-precio.»

Algunos ejemplos de esta fórmula: en Barracas se consiguen jeans para mujeres en locales como Levi’s desde 60 pesos, y en los outlets de Lacoste no es raro ubicar pantalones por menos de 200 pesos o chombas por un precio similar. En San Telmo, donde también crecen las casas de outlets pero en forma más desperdigada, hay locales como Sanvarvas que tiene una mesa de ropa hasta un 70 por ciento más barata: un saco de primera selección que antes costaba 455 pesos se consigue por 150.

La visión respecto de las bondades de comprar en un outlet, igualmente, varía según el cliente. Así es posible ubicar desde compradores realmente satisfechos con el formato hasta quienes ponen en duda las ofertas de las que hacen gala muchas marcas. «Los productos con mayor descuento por lo general son de final de temporada. Los precios de los outlets en Barracas son un poco más bajos que los de Núñez. Hay que saber comprar», comenta a Diario Z Graciela, una compradora asidua.

Por supuesto que para las marcas el desarrollo de tiendas de estas características lejos está de resultarles una pérdida. Al menos, no en términos económicos: según pudo averiguar Diario Z, un local de alrededor de 100 metros cuadrados puede superar sin inconvenientes una facturación mensual del orden de los 300 mil pesos. De hecho, desde etiquetas como Cardón reconocen que las ganancias en este formato en varias oportunidades igualan a las de los locales tradicionales. En el outlet de Levi’s en Barracas, un agente de ventas precisó: «Los fines de semana la venta explota, y hasta es increíble la cantidad de turistas que se acercan a comprar. Hay clientes habituales y muchos brasileños que vienen en tour de compras. Marca y precio es el gancho que atrae a la clientela».

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario