Tiempo en Capital Federal

10° Max 7° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 62%
Viento: Sureste 18km/h
  • Jueves 17 de Junio
    Muy nuboso  11°
  • Viernes 18 de Junio
    Nubes dispersas  10°
  • Sábado 19 de Junio
    Cubierto  11°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Otra crisis alrededor de Vidal

Como si fueran pocos los problemas de la campaña macrista para instalar a María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires –los números no levantan, como señalamos la semana pasada-, ahora es el propio marido de la vice jefa, Ramiro Tagliafero, quien da señales de hartazgo a los responsables de la instalación de la candidatura.

Por Laura Mendoza
Email This Page
maria eugenia vidal

 

El asunto es grave, dicen, no por la pelea doméstica que supone, sino por la discusión mayor que es la que se entabla entre los candidatos de la nueva derecha, el Pro y el Frente Renovador, que disputan prácticamente el mismo espacio, con similar rango ideológico y discurso.

Ramiro Tagliaferro es concejal de Morón, cargo al que accedió vía el acuerdo con el massismo previo a las elecciones de octubre pasado. Esto fue así porque, como se recordará, finalmente el Pro desistió de presentar candidaturas en la provincia a falta de una que traccionara más que la de Gabriela Michetti, quien rechazó una postulación para pelear una banca en el Senado de la Nación. Tagliaferro había sido diputado provincial por el Pro desde el año 2007, pero necesitaba al menos ser concejal en su distrito, Morón, dadas sus ambiciones: pretende ser intendente allí en 2015. Con el visto bueno de Mauricio Macri, Tagliaferro accedió a Concejo Deliberante. Y, ya a fines del año pasado, se había sumado entusiasta a la campaña bonaerense de su esposa.

Pero lo que hoy preocupa en el macrismo es la actitud reticente del concejal de Morón respecto de la campaña. Antes de octubre, y como parte de las relaciones tejidas como legislador, Tagliaferro hizo buenas migas con intendentes que hoy forman parte del Frente Renovador, entre ellos con Jesús Cariglino, jefe comunal de Malvinas Argentinas. Dado el enojo de Tagliaferro con la mesa chica que conduce la alicaída campaña de Vidal –por falta de atención y básicamente, y de recursos para desarrollarla-, hay quienes temen que el hasta ayer mimado de Macri, el señor Tagliaferro, pegue un portazo y se sume al massismo como seguramente le aconseja su interlocutor Cariglino.

Macri había dispuesto relanzar la candidatura de Vidal –aunque también apuesta, dicen, a un ancho de espadas, un Del Sel provincial-, con apoyo de figuras del Pro en territorio bonaerense y con una campaña desatada sistemáticamente a la que llaman “ola amarilla”: un bombardeo de mesas en todo el territorio para divulgar las bondades de la vicejefa. A ésta y a otras iniciativas menores, Tagliaferro se opuso, sin dejar de mostrar los dientes al armador oficial Emilio Monzó.

Es que esa mesa chica estaba prácticamente inactiva, aunque logró reunirse esta semana en un cónclave que sumó, además de Vidal, a Marcos Peña, encargado de la comunicación de la campaña; Emilio Monzó, armado del tinglado territorial; y a Jorge Macri, intendente de Vicente López, entre otros. Pero Tagliaferro faltó. Y además, mandó a decir que no se sumará a la “ola amarilla” en su distrito: responsabiliza a Monzó de todo lo malo de lo que adolece la candidatura de su mujer y siente que tiene más derechos que él porque fue un fundador del Pro y no un “arribista”. La pregunta, entonces, es: ¿Tagliaferro se quedará en el Pro?

DZ/sc

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario