Tiempo en Capital Federal

15° Max 10° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 66%
Viento: Este 15km/h
  • Sábado 8 de Mayo
    Cubierto13°   17°
  • Domingo 9 de Mayo
    Cubierto14°   17°
  • Lunes 10 de Mayo
    Cubierto con lluvias14°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Oski en Bellas Artes: Un monje enloquecido

Hasta el 1 de diciembre se podrá visitar la muestra de Oscar Conti. 

Por Rodolfo Edwards
Email This Page
8.jpg

Oscar Conti, Oski, fue mucho más que un dibujante de caricaturas. Afincado en revistas de circulación popular como Rico Tipo, deslumbró a lectores y colegas con desacatados dibujos de trazos imprevisibles donde supo explorar como nadie las sinrazones que abundan en la historia humana. Hasta el 1 de diciembre se puede ver en el Museo Nacional de Bellas Artes (Av. Libertador 1473), la muestra “Oski, un monje enloquecido”.

Con Carlos Warnes, alias César Bruto, formaron una dupla genial. Textos e ilustraciones acometían desopilantes narraciones, atravesadas por el disparate de un surrealismo a la criolla. Oski podía aparecer alternativamente como antropólogo, botánico, sexólogo, cronista de Indias o retratista de fonda, y todos estos ropajes le quedaban bien porque se mimetizaba para parodiar las disciplinas con humor cáustico e hiperbólico. Barroco, iconoclasta, punzante en sus observaciones del devenir cotidiano, se inventó un túnel del tiempo por donde discurrió a piacere por siglos y siglos. En sus caricaturas abunda la voluntad por ir al microscópico detalle. Oski obliga a pensar, compromete en su aventura, nos hace copilotos de una historia sin fin que gira en círculos. Sus criaturas lucen deformadas pero son dueñas de una extraña belleza, están aureoladas por una pureza prehistórica que las torna amables aunque alguna viñeta remita a la conquista de América, como muestra su increíble saga Vera Historia de Indias. En Historia del Deporte, Oski recurre a un extrañamiento de cuño brechtiano para señalar lo absurdo y ridículo que esconde en sus entresijos toda competencia. Las damas y caballeros oskianos andan saltando por los almanaques y a veces se olvidan de sacarse la armadura o el miriñaque cuando se tienen que subir a un bondi porteño. También son destacables sus “intervenciones” de naipes y signos del Zodíaco, sus “covers” de clásicos como el Martín Fierro, sus delirantes ilustraciones de los pecados capitales y la sátira expresionista a la medicina medieval de la que hace gala en Comentarios a las tablas médicas de Salerno.

Esta menesunda de lugares y espacios, de bichos selváticos y fantásticos, conformó un estilo único donde quizás las mayores vedettes fueron sus pajaritos sin alas, antepasados del Clemente del inolvidable Caloi, tal vez el que mejor aprovechó su legado por explotar los cortocircuitos de la comedia humana.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario