Tiempo en Capital Federal

29° Max 23° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 66%
Viento: Sur 23km/h
  • Domingo 17 de Enero
    Despejado19°   28°
  • Lunes 18 de Enero
    Despejado20°   28°
  • Martes 19 de Enero
    Despejado22°   31°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Opinión: Una lucha cotidiana contra la desigualdad

Por Natalia, Docente de una escuela prima­ria pública de Barracas. Pidió reserva de su apellido y lugar de trabajo.

Email This Page
chicos_pobreza_escuela

 Cada año se dice que será el úl­timo, y ya van… Ahí sigue cada mañana, cada mes, cada voladura de techo por tormentas, cada cara de tristeza por problemas que no son de niño pero no hay escudo adulto, cada banco vacío por un pibe que “ya no está”, cada discusión sobre la violencia y sus consecuencias. El tiempo se mide en hechos, cosas cotidianas. Es por eso que sigue, porque a la vuelta de todo eso está el descubrimiento de poder leer una palabra, de encontrar significados en el mundo, de sentir el conocimiento como herramienta infalible contra la realidad que es dura, que en el sur de la ciudad, es más dura.

También están las salidas y pa­seos a los que nuestros pibes difícil­mente puedan acceder si no es con la escuela. Las sonrisas ante cada nuevo pedido de autorización a los padres para irnos a conocer algún lugar. Las risas histéricas de aquella primera vez que vieron la costanera norte, el Río de la Plata a la derecha y a la izquier­da la inmensidad de los aviones y su sonido ensordecedor. Cuando escu­charon a una filarmónica (“¡en vivo, seño!”) en el teatro. Cuando vieron desaparecer papeles y botellas en manos de un mago deslumbrante.

Si le preguntan hoy, dice que dejó el trabajo en la empresa familiar porque “le traía tantos dolores de ca­beza…”, pero quien la conoce sabrá que no son menos ni más livianos los dolores de la escuela.

Hay un antídoto que, aunque no funcione siempre, es el mejor: es la lucha cotidiana contra la desigualdad, contra el hambre y la pobreza. Contra el rechazo y la exclusión. Contra un sistema que nos prefiere muertos que luchando. Y sobre todas las cosas, es la esperanza eterna de ver la tortilla dada vuelta, de mirar al mundo con ojos de niño, pero de niño posta, don­de los adultos se encargan de lo que excede a la infancia y el Estado se en­carga de lo que excede a los adultos.

Para aprender se necesita mu­cho más que una docente, dice. Lo que no hay, se inventa. Las escuelas y las docentes del sur de la Ciudad manejan bien el arte de hacer mala­bares con recursos de miseria, pero no saben resignarse ni tampoco na­turalizar la pobreza; porque si hay algo que saben, eso sí que lo saben, es que si bajan los brazos, no habrá quién levante esta bandera, la de la educación pública, gratuita y de cali­dad para todxs nuestrxs pibes.

*Docente de una escuela prima­ria pública de Barracas. Pidió reserva de su apellido y lugar de trabajo.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario