Tiempo en Capital Federal

29° Max 20° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 52%
Viento: Nordeste 16km/h
  • Jueves 28 de Octubre
    Cubierto20°   27°
  • Viernes 29 de Octubre
    Nubes dispersas18°   25°
  • Sábado 30 de Octubre
    Nubes dispersas18°   25°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Opinión: Silencio hospital

Los hospitales llevan décadas de abandono, desfinanciamiento y precarización de sus trabajadores y profesionales, que los sostienen con su esfuerzo y resistencia.

Por Olga Viglieca
Email This Page
_DSC0243

En la Ciudad hay 33 hospitales. La mayoría funciona en edificios centenarios que alguna vez fueron suntuosos y hoy están medio en ruinas o con graves problemas de infraestructura. Durante más de un siglo, el sentido común dijo que las enfermedades simples las cuidaba el médico del barrio y las complejas se atendían en el hospital. Porque ahí están los mejores y más expertos profesionales y porque en el hospi­tal no se lucra –como en las priva­das– con la salud del paciente.

Esa certeza abrevaba en una tradición. La de los médicos sa­nitaristas. Desde el catalán Juan Bialet Massé, que en 1904 recorrió el país nvestigando las condiciones sanitarias “de las clases obreras”, hasta Ramón Carrillo, primer ministro de Salud (1946-1954), que declaró que la salud era “un derecho inalienable de los pueblos y obliga al Estado a garantizarlo en forma indelegable”.

Los herederos de estos modelos fundacionales no escasean: alcanza pararse en algún pasillo de hospital para verlos caminar escoltando un paciente o verlos atender, muchas veces en una silla desvencijada, a per­sonas de los sectores más humildes de la sociedad.

Un infectólogo del Hospital Muñiz tiene un blog cuyo nombre lo dice todo: desesperadamentesequetevoyaamar.blogspot.com/. El vetusto frontis del Muñiz es el destinatario de su pasión.

Los hospitales llevan décadas de abandono, desfinanciamiento y pre­carización de sus trabajadores y profesionales, que los sostienen con su esfuerzo y su resistencia. Defienden la salud pública con el mismo ahínco con que los docentes defienden la educación pública.

El gobierno de Mauricio Macri le ha dado velocidad al desguace sa­nitario con la expulsión de más un millar de profesionales, so capa de “recorte de horas de guardia”. Para ocultar semejante barbarie intimidan descaradamente al personal, obligado a hablar sin dar su nombre.

La exigencia de enmudecer alcanza a las direcciones hospitalarias. El director del Moyano y la directora del Álvarez rechazaron un recorte que obligaba a cerrar programas y servicios. Uno en su descargo ante la De­fensoría. Otra en una entrevista periodística. Poco después, con una u otra excusa, han debido desalojar sus escritorios. En silencio. Silencio hospital.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
Comentarios (2)

Deja tu comentario