Tiempo en Capital Federal

23° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 60%
Viento: Sureste 17km/h
  • Sábado 29 de Enero
    Cubierto19°   26°
  • Domingo 30 de Enero
    Despejado21°   29°
  • Lunes 31 de Enero
    Cubierto con lluvias21°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 28/01/2022 13:54:23
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Opinión: Entre la industria cultural y el servicio público

Por Maximiliano Ferraro. Legislador. Coalición Cívica . Unen.

Email This Page
centro_cultural_recoleta_museo_participativo_de_ciencias

No se puede negar que los museos tienen un gran potencial como polo de atracción turística. Un buen ejemplo podría ser la trans¬formación que logró Bilbao después de la instalación del Guggenheim, que no sólo logró rescatar del abandono a toda su área de influencia sino que puso a esa ciudad en el mapa cultural internacional. Sin duda, un proyecto extraordinario que se replica a menor escala en cientos de ciudades. Es que durante los últimos veinte años la actividad museística vivió un proceso de expansión exponencial. Hoy los museos son cen¬tros de encuentro y socialización para locales y una cita obligada para extranjeros; la mejor he¬rramienta para mante¬ner viva la memoria de un pueblo.

Nada de esto puede estar ausente en una discusión seria, pero lo que no se puede olvidar es que el museo es so¬bre todo una institución abierta, plural y convo¬cante de carácter peda¬gógico, gratuito, laico y universal. Lo sostiene la Unesco desde 1960 y lo ratifica el artículo 32 de la Constitución de la Ciudad.

En la actualidad la realidad de los museos porteños arroja una ca¬rencia esencial: la falta de ordenamiento jurídico básico, común, claro y específico. Esto se ve agravado por la falta de políticas públicas que podrían llegar a suplir la ausencia de una ley marco y que en definitiva se traduce en el abandono de las instituciones. El rescate del Museo de Arte Moderno –Mamba– es la excepción que confirma la regla y que intenta tapar un diagnóstico que se repite en los diez museos públicos de la Ciudad: medidas de seguridad deficientes que llevan aparejados constantes actos de vandalismo y robos. Precarie¬dad edilicia. Falta de personal en áreas de restauración, preservación e investigación. Personal precarizado y sin la capacitación necesaria. Colecciones estancadas sin incorporación de nuevas piezas. Inven¬tarios y catálogos desactualizados. Establecimientos desfinanciados apenas sostenidos por las asociaciones de amigos, cuando las tienen. La situación se ve agravada por una alta concentración de museos privados y estatales sin pautas regulatorias básicas, empezando por la propia definición y uso de la categoría “museo” y las exigencias de parte del Estado a quien la utilice.

Mientras que el imaginario de museo suele remitirse a la idea de¬cimonónica que lo iguala a un depósito de antigüedades. Se presenta la paradoja de que, a su vez, existen “museos” que no lo son, y que en realidad son simples emprendimientos comerciales.
Desde nuestro despacho hemos presentado el proyecto de Ley Nº 1252/2014 basado en el proyecto presentado anteriormente por la diputada mandato cumplido Rocío Sánchez Andía, quien ha puesto especial atención en el seguimiento de estos temas, y de nuestra pro¬pia investigación de la normativa actual en el ámbito de la ciudad y de otras ciudades latinoamericanas y europeas. También está el proyecto de la diputada Susana Rinaldi que más allá de las diferencias comparte el mismo espíritu. No hay mucho más que decir, queremos discutir estos temas y sacar la mejor ley posible.
Estamos convencidos de que una Ley de Museos abrirá a los habi¬tantes y visitantes de la ciudad una experiencia hoy parcialmente cauti¬va que alberga el vastísimo patrimonio de los museos porteños.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario