Tiempo en Capital Federal

17° Max 11° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 78%
Viento: Oeste 18km/h
  • Sábado 13 de Agosto
    Cubierto13°   17°
  • Domingo 14 de Agosto
    Cubierto13°   19°
  • Lunes 15 de Agosto
    Cubierto11°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 12/08/2022 10:44:51
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Opinión: Desafíos y consensos

Por Juan Carlos Villalonga. Pte Agencia de Potección.

Email This Page
en baja MBT

En 2005, la Ley Basura Cero plan­teó un cambio de paradigma en relación al destino que debían tener los residuos en la Ciudad. En aquel momento se podía prever que el fin de la vida útil de los rellenos sanitarios era inminente y el plazo muy corto.

Apesar de este diagnóstico hubo enormes demoras en la aplicación de políticas acorde con los objetivos de la ley que ahora obligan a acelerar un proceso de cambio radical en el ma­nejo de la basura. La Ley de Basura Cero tiene un alto consenso. La mayo­ría de los sectores políticos la conside­ran como la ley rectora en materia de reducción de residuos. Sin embargo, todavía falta que sea una verdadera política de Estado. Para lograrlo es necesario que la responsabilidad no sólo sea tomada por el gobierno de turno, sobre quien recae la mayor res­ponsabilidad, pero que también debe ser compartida por la Legislatura, el sector privado, la ciudadanía y los más diversos actores sociales.

Logrando ese consenso se po­drán considerar las alternativas para cumplir los objetivos de Basura Cero. Ese paso está pendiente. Es parte del desafío: un buen ejemplo fue el via­je que con legisladores de diferentes bloques, realizamos a San Francisco, ciudad pionera en aplicar Basura Cero. Otro elemento que complica es la falta de una relación armónica entre la Nación, la provincia y la Ciu­dad. Si esto fuera posible, la Ciudad podría acceder al uso de terrenos de la Ceamse para radicar plantas de procesamiento de residuos orgánicos o de compostaje a gran escala. En la actualidad, la ciudad está obligada a buscar soluciones en el área urbana.

La buena noticia es que la Ciu­dad, desde 2012, ha tomado deci­siones en la dirección correcta y, entre 2012 y 2013, quedó en línea con los compromisos asumidos con la provincia de Buenos Aires. Esto representa una trayectoria muy exi­gente en cuanto a reducción. Si este año se logra un cambio cultural en cuanto a separación en origen, me­jor desempeño de los centros verdes con los recuperadores urbanos y, en 2015, una nueva planta MBT, la Ciudad habrá logrado los objetivos y cambiado de paradigma.

Los objetivos de la lñey en 2005 planteaban un cambio más suave. Eso es menos costoso y más fácil. Pero, la Ciudad lo está haciendo a una velocidad y con una decisión que permiten ser optimistas y pensar que el año próximo se estarán cumplien­do los objetivos de reducción acorda­dos con la provincia en 2012.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
Comentarios (1)

Deja tu comentario