Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 74%
Viento: Nordeste 14km/h
  • Lunes 27 de Septiembre
    Cubierto14°   19°
  • Martes 28 de Septiembre
    Cubierto con lluvias14°   17°
  • Miércoles 29 de Septiembre
    Parcialmente nuboso15°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Opinión: Depende de nosotros

Por Martín Cagnola Departamento de Voluntariado Social de la Umet. Coordinador de la Red Solidaria.

Email This Page
navidad_solidaria_III

lo largo de estos últimos años, la solidaridad fue creciendo cada vez que una nueva voluntad de participación aparecía. Cientos de voluntarios y ami­gos fueron acercándose, conociéndose, aprendiendo de cada experiencia relativa a la realidad que enfrentaban.

Si había chicos perdidos; si en algún lu­gar de la Argentina alguien necesitaba un trasplante, si existían infinidad de necesi­dades en comunidades de pueblos origina­rios; si había que enfrentar conflictos eco­lógicos o resolver la situación de quienes estaban viviendo en la calle, ahora también existía un grupo enorme de gente dispues­ta a hacer lo imposible para resolverlo.

Frente a cada uno de estos conflictos aparecían nuevas ideas, herramientas y soluciones. Esa era la prueba de que era finalmente posible: bastaba ese primer paso, bastaba ese deseo, esa emoción, esa voluntad que desencadenaría la acción.

Existen muchas organizaciones que trabajan admirablemente, día a día, con la misma perspectiva y con la misma pasión. Muchas no aparecen en los medios de co­municación, y su actividad es desconocida para la mayoría de nosotros. Nuestra co­tidianeidad se encuentra plagada de pe­queños y grandes milagros que ocurren a diario cuando alguien se acerca a un an­ciano que duerme en la calle, cuando un grupo de voluntarios recupera a un chico perdido, cuando se crea una reserva na­tural o se logra que alguien acceda a un hospital y a tratamientos médicos dignos.

Al mismo tiempo, los que trabajamos en el mundo social sabemos que existe una verdadera explosión de solidaridad cuando alguien necesita un trasplante, cuando falta un medicamento, cuando hace frío y hay una persona durmiendo en la calle; o cuando ocurre una catástrofe natural. En cada una de estas situaciones, nuestro pueblo responde y muy bien.

Pero también sabemos que es necesa­rio dar un paso más y seguir comprome­tiéndonos. Pasar de una idea de solidari­dad quizá no tan “emocional”; a una más sostenida en el tiempo, y comprometida.

En nuestro país existen cientos de or­ganizaciones que trabajan en cientos de temáticas donde cada cual puede encon­trar el espacio donde sentirse a gusto. Un voluntariado está muy relacionado con una vocación y con lo que cada quien pueda y quiera hacer y hay que ser muy respetuosos de ello.

Ese compromiso social ya existe de alguna manera en todos: incipiente, es­pontáneo, tímido, o meditado, de largo aliento, rotundo. Todos lo hemos sentido alguna vez. Todos necesitamos de todos. Y es el momento para que ese compro­miso se consolide en una transformación social concreta. Ese desafío y esa trans­formación son posibles, están a nuestro alcance. Nos esperan.

Y sólo depende de nosotros.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario