Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 50%
Viento: Sureste 34km/h
  • Martes 1 de Diciembre
    Nubes dispersas17°   26°
  • Miércoles 2 de Diciembre
    Cubierto con lluvia20°   28°
  • Jueves 3 de Diciembre
    Parcialmente nuboso19°   28°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Olga Suárez: ‘Faltan predadores naturales’

La especialista dice que hay que modificar las condiciones que favorecen el aumento de las plagas.

Email This Page

Es la responsable téc­nica del programa de control de roedores en la ciudad de Buenos Aires, dirige el laboratorio de ecología de roedores ur­banos de la UBA y es in­vestigadora del Conicet. «Si hay más o menos de­nuncias yo lo desconozco -explica la bióloga Olga Suárez-. Sí puedo decir que esto de las plagas es dinámico. Surgen focos permanentemente. Aparecen con demoliciones donde no se controla el proceso antes de demoler, también está la presencia de asentamientos preca­rios, la falta de acceso a los camiones recolectores de basura e incluso los microbasurales espontáneos por parte de la gente.

¿La educación es clave?
Así es. El tema de plagas es un triángulo con tres vértices muy conocidos: la educación, el cuidado del medioambiente y la salud. Tiene que darse un manejo de estas tres disciplinas en forma simul­tánea. Hay que educar a la gente y transmitir el riesgo de estar en estrecha relación con animales que pueden convertirse en plaga. Por ejemplo, las palomas. Uno va a Plaza de Mayo y la gente está comprando maíz para alimentarlas. Las palomas son lo mismo que las ratas. Hospedan una gran cantidad de patógenos: cada vez que aletea una paloma, larga un número infernal de ectoparási­tos, en sus deposiciones -y lo mismo con las ratas y los murciélagos- crecen unos hongos que gene­ran ectoplasmosis. Una personas inmunodeprimi­da puede ser muy afectada.

¿Cuándo un animal es plaga?
Una vez que alcanzan una abundancia tal que afec­ta al ser humano o a otros animales u organismos vivos, desde el punto de la salud o de la economía.

¿Deberían dejar de existir estos animales?
No. ¿Dónde se alojarían los patógenos, entonces? Todos los organismos vivos tienen una función. Lo que es central, repito, es no generar recursos que gatillen el aumento poblacional.

¿El uso de animales domésticos como el gato para ahuyentar ratas es un mito o es verdad?
Hay resultados muy controvertidos con respecto a esto. El gato doméstico ya está muy alimentado como para cazar ratas. Hay una misma cantidad de estudios que dicen que es real que las ahuyentan y otros que dicen que no. La falta de depredadores naturales -lechuzas, halcones- y la disponibilidad de recursos hacen que se gatille el aumento pobla­cional de estas especies.

¿Se puede calcular, por ejemplo, el número de ratas por habitante?
Es imposible contar ratas. Figuran en internet cifras e índices que son todos falsos. Hablar de número de ratas por habitante es delirante porque las ratas no tienen una disposición espacial totalmente aza­rosa sino que se disponen por focos: hay un foco y puede tener 50 o 100 ratas. Repito, van adonde hay refugio, agua, comida, un desorden ambiental. De pronto, a mí me toca 50 ratas y a otro ninguna.

¿Se hacen campañas para las ratas?
Se hacen permanente­mente. El gobierno por­teño tiene un convenio de control de roedores desde hace 15 años con la UBA. Se hace un mo­nitoreo permanente de toda la ciudad y se informa al Gobierno qué es lo que tiene que hacer. Yo no intervengo en si ellos ponen el veneno o no, cómo lo ponen, aunque sí en algunos casos, cuando se trata de un seguimiento más delicado.

¿Hay que acostumbrarse a vivir con estos ani­males?
No nos tenemos que acostumbrar, lo que tene­mos que hacer es vivir en ambientes que tengan las modificaciones que tenemos que hacer para poder sobrevivir todos en equilibrio. Tengamos una educación desde jardín de infantes, como hacen en otros países, mostrando cuál es la concepción de un ambiente urbano. Es un trabajo interdisciplinario: arquitectos, ingenieros, médicos, biólogos. Tam­bién los médicos, quienes deben entrenarse en el diagnóstico de las enfermedades transmitidas por estas plagas.

En los últimos tiempos crecieron exponencial­mente las denuncias.
Se puede calcular la cantidad de denuncias pero también es relativo. Hay que ver de dónde son las denuncias. Generalmente tienen que ver con la susceptibilidad al tema. El que está acostumbrado, no denuncia. De una villa de emergencia no vas a recibir denuncias. Y puedo asegurar que hay una diferencia notable entre la cantidad de ratas que puede haber en una villa, por ejemplo la 1.11.14, que en Puerto Madero. Ellos familiarizan con las ratas. Ante todo hay que resolver ese grave pro­blema social.

DZ/km

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario