Tiempo en Capital Federal

22° Max 15° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 61%
Viento: Sureste 29km/h
  • Viernes 28 de Enero
    Despejado18°   23°
  • Sábado 29 de Enero
    Muy nuboso20°   27°
  • Domingo 30 de Enero
    Parcialmente nuboso21°   29°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 27/01/2022 23:56:01
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Obstáculos en el traspaso de la Policía Federal

La nueva jefatura de la Policía Federal representa a los sectores más hostiles al traspaso a la Ciudad. Y cerca del Ministerio de Seguridad lo consideran un paso en falso. Por Laura Mendoza

Email This Page
policia federal

“Por arriba, en lo que es público y tiene visibilidad, el nuevo jefe (de la Policía Federal) se mostrará listo siempre para colaborar, pero la realidad es que el traspaso de las fuerzas a la ciudad se hará sobre un campo minado.” La frase, cargada de escepticismo, la deja caer un alto jefe policial enrolado en el equipo del saliente comisario general Rubén Di Santo.

Di Santo renunció a su cargo 48 horas después de que Elisa Carrió, integrante de la coalición gobernante, pidiera su expulsión debido al desempeño vidrioso de los peritos federales en el asunto de la muerte del fiscal Alberto Nisman. Pero, como dicen por lo bajo en el gobierno de la Ciudad –cerca del ministro de Seguridad Martín Ocampo-, fue un paso en falso.
Ocurre que del dialoguista Di Santo era el más entusiasta dentro de la cúpula policial con la idea de transferir casi 20 mil policías a la ciudad. Di Santo, a diferencia del nuevo jefe Néstor Rocaglia (“un poli de calle”) hizo la carrera burocrática, detrás de un escritorio, en el área de Comunicaciones. En cambio Roncaglia, quien en 2013 repelió una “entradera” cuerpo a cuerpo contra tres maleantes que intentaron asaltar su casa, y en el trámite recibió tres disparos casi a quemarropa, proviene del área de Investigaciones y tuvo a su cargo la División Drogas Peligrosas. Esto significa, traduciendo a la fuente policial, que Roncaglia es un duro, hecho en los operativos y la violencia, en la represión al narco.
Todas virtudes que a este entrerriano de 55 años, le valieron el reconocimiento de los efectivos que conviven con la acción y la pelea cotidianamente.
Roncaglia se convirtió en referente (¿caudillo?) de muy vastas huestes policiales que, son, justamente, las que no quieren saber nada de la integración con sus primos metropolitanos. En otras palabras, Roncaglia perdería apoyo y liderazgo entre las tropas que lo siguen a fuerza de mística y conducción. Entre esas tensiones deberá bailar el nuevo jefe de la Federal.
La situación es novedosa y no se imaginó cuando las conversaciones entre el gobierno de la ciudad y la policía comenzaron para garantizar el traspaso que firmaron el presidente Mauricio Macri y su sucesor en la ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, un traspaso que, vale recordar
incluye a la Superintendencia de Seguridad Metropolitana, a cargo de unos 15.000 efectivos desplegados en las 54 comisarías porteñas. Y las unidades de la Policía Montada, Bomberos, la Guardia de Infantería, parte de las áreas de Policía Científica, de Investigaciones (Homicidios, Robo y Hurtos, Defraudaciones y Estafas, entre otras), de Tecnologías de la Información y Comunicaciones y hasta de la de Aviación Federal, unos 4000 efectivos más.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario