Tiempo en Capital Federal

24° Max 20° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 45%
Viento: Suroeste 25km/h
  • Viernes 27 de Noviembre
    Despejado18°   27°
  • Sábado 28 de Noviembre
    Muy nuboso con lluvias21°   27°
  • Domingo 29 de Noviembre
    Parcialmente nuboso con lluvias23°   30°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

«Nos hicieron un juicio político»

El contrabajista, que entró en la Orquesta Estable en 1983, fue despedido en 2010 y todavía no pudo volver a su puesto a pesar de los fallos favorables de la Justicia.

Por Néstor Rivas
Email This Page
Pastor mora rec

Pastor Mora es contrabajista. Ingresó en 1983, como contratado eventual, en la Orquesta Estable del Teatro Colón. En 1986 lo designaron contratado permanente y en 2003 ganó su puesto por concurso.

Después de 20 años de contrato seguramen­te el músico pensó que le había llegado la hora de la estabilidad laboral. Además, sus compañe­ros lo habían elegido delegado de la Junta Inter­na de ATE. Por lo tanto, Mora contaba con los fueros sindicales y la estabilidad en el cargo que la ley confiere a los representantes gremiales.

Sin embargo, Pastor Mora fue cesanteado. “En el año 2010 –explica Mora a Diario Z– los trabajadores reclamábamos la apertura de pari­tarias para discutir un nuevo acuerdo salarial y condiciones de trabajo. La última negociación la habíamos tenido en 2005 y era completamen­te razonable volver a discutir. Sin embargo, ahí comenzaron los hostigamientos. El colmo fue cuando estábamos haciendo una asamblea tras bambalinas y García Caffi ordenó suspender la función. Con esa excusa, iniciaron un sumario contra 25 compañeros y pidieron la cesantía de ocho. En mi caso, pidieron la exclusión de tutela gremial y así me despidieron.”

El caso llegó a la Justicia. Las autoridades del Colón le propusieron un acuerdo económi­co, pero Mora lo rechazó.

“Nos querían echar por denunciar el pro­ceso de privatización que atravesaba el teatro. Habían privatizado la venta de entradas, terce­rizado la limpieza, concesionado varias áreas. Nos respondieron poniendo cámaras de seguri­dad y limitando la circulación dentro del teatro. Ésas no son medidas de seguridad, son medi­das de impunidad. Por eso digo que lo que nos hicieron fue un juicio político.”

Mora y sus abogados lograron demostrar ante la Justicia que la asamblea que realizaron era “legal y necesaria”, como cita el fallo de pri­mera instancia que le dio la razón a sus recla­mos, y que la decisión de suspender la función correspondió exclusivamente a García Caffi.

Pero a pesar de que el contrabajista cuenta con sentencia firme de la Cámara de Apelacio­nes que ordena la reincorporación a sus labores, las autoridades del teatro todavía se lo niegan.

“Tuvimos un fallo favorable de primera ins­tancia, el gobierno apeló y la Cámara nos volvió a dar la razón. Ellos recurrieron a la Corte Supre­ma y la Corte rechazó in limine tomar el caso, dejando firme la decisión de la cámara. Aun así, todavía no pude reintegrarme”, señaló.

¿Tuvo oportunidad de plantearle su caso a Darío Lopérfido?

Sí, nos pidió tiempo para estudiar la situación. De todos modos, estamos gestionando entre­vistas con el ministro de Cultura, Hernán Lom­bardi, y también con Lopérfido para que nos den una respuesta.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario