Tiempo en Capital Federal

17° Max 13° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 83%
Viento: Suroeste 29km/h
  • Lunes 28 de Septiembre
    Despejado11°   19°
  • Martes 29 de Septiembre
    Parcialmente nuboso14°   19°
  • Miércoles 30 de Septiembre
    Parcialmente nuboso15°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

«La Casa de Tucumán era un ámbito burgués»

Uno de los mayores artistas plásticos del país, Daniel Santoro, opina sobre el Bicentenario y los significados que la fecha suscita.

Por Juan Pablo Csipka
Email This Page
s_DSC1736

Daniel Santoro es uno de los principales referentes de las artes plásticas en la Argentina. Hace pocos días participó de un panel organizado por la Universidad Nacional de las Artes, junto a Laura Malosetti Costa, para hablar de las imágenes recurrentes de la Nación, a propósito del Bicentenario de la Independencia. Santoro recibió a Diario Z en su estudio de Monserrat.

¿Cuáles son las imágenes que definen estos 200 años?

Nunca pensé demasiado en eso. Se me ocurre que no hay una imagen emblemática que represente el Bicentenario por fuera del Billiken. Hay una que trasciende el aniversario, que es la vuelta del malón, los salvajes saqueando la civilización. A mí me parece que funciona como metáfora. Hay malones que siempre vuelven, como el peronismo, el 17 de octubre, son referencias del miedo al otro, siempre presente. Al fin de cuentas, ¿de qué y de quién nos independizamos, para qué? Alcanza con leer el “Poema Conjetural” de Borges, la voz de Laprida, que declaró la independencia, reflexionando cuando lo están por matar.

¿La independencia no generó un proyecto inclusivo?

Claro, y eso se da desde la propia imagen de la Casa de Tucumán, que era un ámbito burgués, aristocrático. Una casona, no una casita. Eso da la pauta de los que están adentro y los que pugnan por entrar, ¿no? Para mí, el peronismo planteó esos problemas, no sé si los solucionó.

Sigue presente la dicotomía de civilización y barbarie…

Sin duda, eso sigue presente. Por ejemplo, si hay un crimen cerca de Plaza de Mayo nos horrorizamos, pero si pasa en Villa Soldati es como si no pasara nada, es un afuera que no nos importa.

¿Cómo se cerraría esa brecha?

Yo creo que el tema es humanizar el capital, como propuso Perón. El peronismo mezcló los tantos buscando el reparto de la riqueza. El Papa hoy habla en los mismos términos. El peronismo no buscó destruir el capital, sino democratizar el acceso al goce, por eso el uso contranatura que se hizo del capitalismo desde el peronismo es tan incómodo.

¿Perón declaró la independencia económica, una de las tres banderas de su movimiento?

Claro, el 9 de julio de 1947, como complemento a la independencia política de 1816, algo que ha sido soslayado… ahora tenemos los bloques regionales, que son importantes, pero no sirve si dejamos al malón afuera, a los salvajes. El problema es pensarnos como blancos exiliados. Por eso no hubo integración cultural a lo largo de la historia. Prácticamente, somos el único país de América que no experimentó el Barroco, no nos apropiamos de lo latinoamericano como otras naciones. Ahí hay otra imagen, la de la zanja de Alsina, contra los indios, para que no se robaran ganado. Como el muro de Berlín. O como el muro que piensa Trump. Pero lo de Alsina fue peor, porque Trump por lo menos palntea el muro desde su frontera, Alsina lo hizo tierra adentro. No se dudó en reprimir al indio y así llegamos a cosas como el bombardeo del 55, ¿no?

¿Cómo se pensó la historia desde las artes plásticas? Pienso en Cándido López y sus pinturas de la guerra del Paraguay, o Berni.

Berni pensó mucho desde lo social, con Juanito Laguna y Ramona Montiel, sus personajes. Otro muy similar fue Carlos Gorriarena tomando el tema del peronismo, la figura del sujeto histórico. Carpani encontró un uso político, pero ahí lo prefiero más a Quinquela Martín. Es más juguetón, es cierto, los barcos, el puerto, pero me parece más sincero. Ahora todo es muy distinto, porque el arte se abrió mucho a la libido de los coleccionistas. No hay objeto humano más caro que un cuadro. Un cuadro puede valer más que un auto de última gama o un castillo. Y ni hablar en tiempos de crisis, que las pinturas llegan a  cifras siderales.

¿Qué nos falta en este presente, a 200 años?

Falta todo, a la vista de lo que hay. Se trabajó mal. Se hizo un sujeto de consumo que sólo quiere seguir consumiendo, no sumarse a una epopeya revolucionaria. Pasó acá, en Bolivia, en Brasil…Todo es cíclico, habrá que esperar. Conducir no es fácil desde el peronismo, es un campo de arena en el que no se pueden trazar límites, falta alguien hábil que lleve a la unidad.

¿Los 200 años pueden resumirse en aquella línea histórica San Martín-Rosas-Yrigoyen-Perón?

Sin dudas. Y sumaría a Néstor y Cristina. Cada uno con sus cosas, claro, a favor y en contra, porque hubo errores en cada etapa. Yrigoyen reprimió, Perón volvió con López Rega, Cristina no se movió bien en los últimos tiempos… Hay una línea nacional con la que uno se identifica, pero ahora todo cambió. Como que estamos en un impasse y falta articular.

DZ/JPC

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario