Tiempo en Capital Federal

23° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 60%
Viento: Sureste 17km/h
  • Sábado 29 de Enero
    Cubierto19°   26°
  • Domingo 30 de Enero
    Despejado21°   29°
  • Lunes 31 de Enero
    Cubierto con lluvias21°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 28/01/2022 12:53:37
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Nos cuesta mucho, quizá demasiado

Después del partido Argentina – Suiza. Por Alejandro Fabbri

Por Alejandro Fabbri
Email This Page
messi_demaria DYN LA SELECCION DE ARGENTINA ENFRENTA A SU PAR DE SUIZA POR OCTAVOS DE FINAL EN EL MARCO DE LA COPA DEL MUNDO FIFA BRASIL 2014.

La discusión es casi tan vieja como el fútbol mismo. Si una selección es justamente eso, un combinado compuesto por los mejores jugadores de un país, hay que ser exigentes cuando llega la hora del comentario. ¿Alcanza con ganar sufriendo? ¿No deberíamos mirar más allá y situarnos en un lugar distinto a la hora de analizar los rendimientos?

La Argentina ha ganado los cuatro partidos que disputó en la Copa del Mundo y en todos los casos han sido por un gol de diferencia. Ha enfrentado a rivales inferiores en plantel, calidad y jerarquía, historias individuales y grupales: Bosnia, Irán, Nigeria y Suiza. Equipos que no han hecho una campaña importante en ningún torneo.

Sin embargo, le ha costado mucho, quizá demasiado. Si bien la admiración por Messi creció sin límites, también aumentaron el fastidio hacia el entrenador Sabella por demorar cambios que casi todos pedían, por su cautela exagerada a la hora de los planteos tácticos y porque hay jugadores que no terminan de rendir como para justificar su inclusión de titulares. Ni Federico Fernández, ni Fernando Gago ni Gonzalo Higuain han mostrado todo lo que pueden. Son los tres futbolistas de más bajo nivel del equipo y seguramente ellos lo saben.

La contracara son Sergio Romero y Marcos Rojo, dos hombres cuestionados desde el inicio que han cambiado la opinión de todos con esfuerzo, concentración y una actitud que no todos han mostrado. Hoy, periodistas y público se lamentan por la ausencia que se notará en el lateral izquierdo del equipo, ya que Rojo llegó al límite de dos tarjetas amarillas.

El juego del equipo no alcanza para entusiasmarnos demasiado, pero siempre existe la posibilidad de una acción de alto vuelo que lidere Messi y finalice él mismo, o esos arranques electrizantes de Ángel Di María, que ha corrido cada 90 minutos como si fuesen una maratón. Y él tan fresquito cuando termina el juego. Quien pudiera.

Entre los dos han resuelto casi todos los ataques, porque Higuain luce lento y hasta torpe, desluciéndose entre centrales atentos y muy expeditivos en su marca. Sin Agüero, ni Lavezzi ni las cuentagotas que ha ofrecido Palacio logran hacerlo olvidar. En el medio, Mascherano es el gran patrón luciendo con su despliegue y mando habitual. Gago nunca termina de acomodarse: no es volante de marca, no traslada demasiado la pelota, no tiene profundidad pero parece haber recuperado su pase certero, eso que lo ha ubicado en la titularidad ante la ausencia de variantes.

Ya sería bueno pensar en Martín Demichelis como variante de Federico Fernández, por más que el rubio ex Estudiantes tenga mayor altura. No gana de arriba, luce incómodo ante cada ataque rival, se saca la pelota de encima como si le quemara y no genera confianza. Garay trata de suplir sus carencias, lo mismo que Zabaleta, condenado a subir poco y nada por la presión rival.

En suma, la Argentina ha ganado merecidamente los partidos que ha disputado, eso no se discute. Le faltó contundencia, es cierto. Le faltó más juego, eso también es verdad. Ahora, el margen de error se achicará drásticamente porque Bélgica –que también triunfó en sus cuatro presentaciones- tiene buenos elementos, poder de fuego y mucha experiencia.

Sin embargo, la empatía que genera Messi, el fervor del público, la sociedad con Di María, lo que puedan aportar los demás y las preocupaciones que genera la Argentina en rivales y en el ambiente brasileño, se pueden capitalizar. No hay cucos: Holanda sufrió con México, Alemania padeció con Argelia y los belgas con Estados Unidos. De Brasil, que hasta acá ha presentado a su peor selección en una Copa del Mundo desde 1970 para acá, nadie es favorito.

La sensación es que Francia, Colombia y Costa Rica están un escalón más abajo, pero como bien se sabe, en el fútbol nada está asegurado. Que lo cuenten ingleses, italianos y españoles, o los propios uruguayos. Se fueron antes de tiempo y tendrán que apechugar cuatro años más.

DZ/sc

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
Comentarios (1)

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Enrique Alejandro Fabbri (Caballito, Argentina, 1956) es un periodista deportivo especializado en fútbol, de larga trayectoria en los medios especialmente en la TV. Es uno de los periodistas con...