Tiempo en Capital Federal

17° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 91%
Viento: Este 33km/h
  • Domingo 27 de Septiembre
    Cubierto14°   17°
  • Lunes 28 de Septiembre
    Despejado10°   18°
  • Martes 29 de Septiembre
    Cubierto13°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Música contra el olvido

Dos proyectos al rescate del acervo cultural.

Por nahuel-mercado-diaz
Email This Page

Una celebración del rock argentino. 40 años de historia es una extraordinaria antología que homenajea a través de nueve CD y más de 200 interpretaciones a la primera generación de músicos del rock nacional (1963-73). Coordinada por Litto Nebbia -músico fundacional de ese período y voz de Los Gatos Salvajes- y patrocinado por la Secretaría de Cultura de la Nación, la colección fue editada por el sello Melopea.

«Me refiero a esa generación, primero porque es a la que pertenezco, y luego porque considero que de ahí salen los estilos, timbres, esquemas, que luego se van desarrollando. No quiero decir con esto que hemos inventado todo, pero es llamativo que a partir de lo nuestro no salga nada original musicalmente. Por otro lado, una celebración, un verdadero homenaje, es para los que inician algo ¿no?», se pregunta Litto.

Más de un centenar de artistas conforman esta gran colección grabada a lo largo de tres años. Los nueve CD describen un completo mapa musical nacional con nombres como Spinetta, Charly y Nito, Pappo, el propio Nebbia, León Gieco, Moris y, por supuesto, grandes bandas como Los Gatos, Manal, Almendra, Sui Generis, Pescado Rabioso, Aquelarre, Color Humano y Vox Dei, entre otras.

«Se me ocurrió en 2000 y empecé a anotar temas y músicos posibles, luego la idea tomó cuerpo y al final me llamaban músicos que querían participar», cuenta Nebbia, que reunió a un verdadero seleccionado de músicos para tocar y cantar «esa que sabemos todos», y supo rescatar también a las menos conocidas o las olvidadas, opacadas por el tema de difusión.

Gracias a esto, Alejandro Medina vuelve a patear «Avenida Rivadavia»; La Mississippi con Claudio Gabis a tomar un fresco «Jugo de tomate»; Charly con María Rosa Yorio invitan con «Entra, seas bienvenido a casa»; o Andrés Calamaro y Nebbia marchan con paso firme junto a «Hombres de hierro».

El número 7 de la colección está dedicado a las bandas uruguayas que contribuyeron a la historia del rock sudamericano: Los Shakers de los hermanos Fattoruso, Los Mockers y Los Iracundos, en la voz de Ciro Fogliata, León Gieco, El Otro Yo, Hugo Fattoruso, Kubero Díaz, y siguen.

El mapa del rock argentino es analizado por periodistas especializados como Daniel Grigera, Claudio Kleiman, Eduardo Berti, Sergio Marchi, encargados de contar una breve historia de cada banda o músico. El combo, además, viene acompañado del «Cuaderno de la Celebración del Rock Argentino», con fotografías inéditas.

¿Cómo es que la Secretaría de Cultura promovió el proyecto?
Al inicio hubo un deseo del ex jefe de Gabinete Alberto Fernández, que quería realmente realizar una serie de reconocimientos a nuestro rock. Luego la cosa se enturbió políticamente y comenzamos a tener impedimentos, eso postergó la edición pensada en una celebración. Es más, publicamos a destiempo por los quioscos de diarios «El Cuaderno de la Celebración del Rock Argentino, junto al mapa y el DVD con «cocina» de las grabaciones, y los CD no estaban en la calle.

¿Y cómo se arregló?
Mucho tiempo después, cuando asumió Jorge Coscia, conseguimos el aporte que faltaba para la publicación del box set con los nueve discos y el booklet. Esto nos hizo perder mucho dinero porque esa parte de la producción la bancamos nosotros desde Melopea. Entonces pasó que la gente que compró el cuaderno, el DVD y el mapa, no encontró los discos, y ahora que tiene el disco le falta lo otro… Bueno, es bien Argentina eso ¿no? Los dos mundos.

Alguna anécdota de las grabaciones.
Podríamos publicar un dossier de anécdotas, muchas cosas felices, lleno todo de improvisaciones, chistes, un disparate. Ahora que pasó y lo veo y escucho a la distancia, creo que es un trabajo que servirá en el futuro de apéndice para que las próximas generaciones se interioricen un poco sobre qué sucedió aquí desde los años 60.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario