Tiempo en Capital Federal

17° Max 10° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 55%
Viento: Noroeste 16km/h
  • Viernes 14 de Mayo
    Cubierto11°   17°
  • Sábado 15 de Mayo
    Muy nuboso12°   17°
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto13°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Museo Larreta: Senderos que se bifurcan

Un rumoroso jardín hispánico musulmán, único en Sudamérica.

Por Diego Oscar Ramos
Email This Page

El jardín islámico del Museo de Arte Español Enrique Larreta, Juramento 2291, es uno de esos sitios misteriosos de la ciudad, tanto por su estética como por su historia. Y es que el escritor argentino aplicó el refinamiento del modernismo en el que se inscribían sus obras en la quinta de su casa veraniega. Y además de haber decorado la casona como si fuese del tiempo de Felipe II -con muebles, pinturas y esculturas que remitían al renacimiento, manierismo y barroco-eligió un modelo de alcázar andaluz para el jardín de 5.980 metros cuadrados, siguiendo pautas de la sofisticación árabe. Y así Larreta (1875-1961) incorporó los valores de esa culturas, que al instalarse en regiones mediterráneas fértiles crearon jardines que tenían que seducir los sentidos: el oído con el sonido de las fuentes de agua, el olfato con el perfume de las flores y el tacto con las diferentes texturas del suelo.

«A diferencia de sus pares europeos, el jardín hispanomorisco apela a la sorpresa y a la soledad, al descubrimiento de los deseos secretos de nuestro espíritu», explica un documento institucional del museo. Y añade que el diseño toma la forma de laberinto, con espacios irregulares demarcados por cercos vegetales -a los que se accede por senderos para que caminen sólo de a dos personas- que se abren en distintas direcciones. Entre las especies vegetales se encuentran el ginkgo biloba (árbol considerado un fósil viviente de origen chino), ombú (el yuyo más grande del mundo y nativo nuestro), cica (originaria de Java y reconocida como la primera planta con flores), glicina (de origen chino), ciprés (símbolo árabe de lo siempre verde), naranjo amargo, palmeras (hay 33 ejemplares, incluyendo variedades nativas como yatay y pindó) y el nativo palo borracho.

Larreta se inspiró en los jardines españoles, explica la especialista Sonia Berjman. Y añade que el jardín es fruto de una tendencia de restauración nacionalista de las primeras décadas del siglo XX, que tenía como centro de expresión arquitectónica al estilo neocolonial y se extendió en la construcción de jardines o patios-jardines privados de estilo español, como el que se dio el gusto de tener Larreta en la casona de Belgrano que obtuvo en 1903 al casarse con Josefina Anchorena. Allí vivió hasta su muerte en 1961. Un año después, la casa se convirtió en un museo que alberga objetos del escritor datados entre los siglos XV y XVIII y permite el acceso gratuito a la experiencia sensorial de pasear por los laberintos de su jardín. Visitas guiadas: primeros sábados del mes a las 15 y 17. 

DZ/rg

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario