Tiempo en Capital Federal

21° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 56%
Viento: Suroeste 24km/h
  • Martes 27 de Octubre
    Despejado15°   19°
  • Miércoles 28 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   19°
  • Jueves 29 de Octubre
    Parcialmente nuboso11°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Murió Francisco Solano López, el dibujante de El Eternauta

A las 4:15 hs de este viernes 12 de Agosto de 2011 falleció a los 83 años Francisco Solano López.

Email This Page

Estaba internado desde el domingo 7 de agosto en la sala de terapia intensiva del hospital Italiano al cuidado de dos de sus hijas que viven en el país: Marina y Lorena. Sus otros hijos, Martín y Gabriel viven en Europa.

Su familia informó que aquellos interesados en contactarse en esta circunstancia pueden hacerlo a la siguiente dirección de correo electrónico: (contacto@marinalopez.com.ar).

Había sufrido un ACV que le había obligado a internarse en una clínica de recuperación para volver a tragar, por lo que estaba respirando a través del cuello. En la clínica realizaba distintos ejercicios, entendía todo, y podía escribir en un papel los conceptos que no podía expresar con su voz.

El domingo 7 de agosto intentó levantarse de la cama solo y se cayó golpeando su cabeza en el piso, lo que provocó una hemorragia cerebral que no pudo evitarse por los anticoagulantes que recibía a raíz del ACV que había sufrido. Estuvo en coma desde entonces.

Hacía pocos días le mostré en una netbook los resultados del dibujo animado de «Esa Mujer», la película de María Seoane sobre la vida de Evita según el texto de Rodolfo Walsh. Le había gustado el resultado de su trabajo, ya que había asesorado a la directora sobre el dibujo en el que había trabajado.

El miércoles, desde Santiago del Estero, le pedía Marina, su hija, que le dijera que me esperara, quizás el entendiera a pesar de su estado, a pesar de todo, y yo todavía tenía que ir a Tucumán.

Me esperó.

Anoche baje del avión y estuve a solas con él. Era tarde. Le dije todo lo que le debíamos. Lo acaricié y le dije:»Gracias, gracias Solano, por todos nosotros»; también -«Gracias papá por salvarme la vida, por Gabriel, su hijo, que está tan lejos, al que Solano sacó del país durante la represión, en momentos en que su vida no valía nada. También por Martín…

Gabriel, aquel compañero peronista cuyo guión de la historieta «Ana» que dibujara Solano fuera tan impresionante.

Como «Slot Bar»; «Ministerio» de Ricardo Barreiro, ese inolvidable «loco» combativo e intenso guionista que Solano llevo al cenit.

Pero no quiero meterme a fondo con la enorme y maravillosa obra que nos dejó, ya que hay gente más autorizada para eso. Sólo aquellas que me tocaron, que las viví de cerca en sendos momentos.

Como su presencia permanente, amable y comprometida en la Mesa de los Sueños de los Compañeros de Utopías de la Agrupaciuón Oesterheld.

Como su regalo de la estatuilla de «El Eternauta» a la compañera Cristina, en ocasión de consagrarse la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en el Teatro Argentino junto a Elsa Oesterheld y a Gabriel Mariotto, pasándole la posta de la inmortal obra suya y de Héctor.

Su última obra la realizó para Télam, ya que ilustró una «sitcom» escrita por Teodoro Boot llamada «La Sección Imposible», cuya publicación, en capítulos, seguirá sorprendiéndonos.

Por decisión de su familia, sus restos no serán velados, su cuerpo será cremado y quedará en una boveda de la familia en Recoleta.

Deja diez nietos que lo admiraban y adoraban.

Y miles, millones de jóvenes que siguen utilizando sus trazos del dibujo de El Eternauta, en su militancia, como bandera por una Argentina nueva en la que Oesterheld y él, Solano López, serán por siempre los patriotas de la historieta.

Gracias, Solano.

Llueve, diluvia en Buenos Aires, ya sabemos que son lágrimas que nos limpian por dentro aunque nos impresionen tanto por afuera.

DZ/sc

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario