Tiempo en Capital Federal

22° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 73%
Viento: Oeste 15km/h
  • Jueves 1 de Octubre
    Cubierto15°   19°
  • Viernes 2 de Octubre
    Nubes dispersas  14°
  • Sábado 3 de Octubre
    Muy nuboso  12°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Multitudinario concierto de Martha Argerich y Daniel Baremboim

El sábado a la tarde, en la Plaza Vaticano, miles de personas se acercaron a escuchar a Argerich y Baremboim. «La música clásica no puede ser solo de la elite», dijo Baremboim.

Email This Page
Baremboim y Argerich

Miles de personas, argentinos y también turistas, muchos con mate en mano y una banqueta, le dieron una inusual estampa a la Plaza Vaticano y parte de la avenida 9 de julio, en pleno centro porteño, al congregarse hoy para seguir el concierto gratuito de Daniel Barenboim y Martha Argerich -dos de las más prestigiosas figuras de nuestra música a escala mundial-, a modo de prólogo de la serie de conciertos que ofrecerán, desde esta noche, en el Teatro Colón.
Un grupo de apenas 350 elegidos siguió desde muy cerca -desde un espacio cerrado- el concierto de los dos célebres pianistas luego de un sorteo realizado entre más de 17 mil inscriptos en las redes sociales. Las sillas naturalmente no cubrieron la expectativa y toda la zona aledaña al Colón quedó cubierta por el público; en algunos casos, ajeno a la tradición lírica.
Son pocos los artistas de ese nivel que aceptan someterse al trajín -físico e intelectual- que se impuso Barenboim, de 74 años, en esta semana.
El director orquestal argentino-israelí ya había ofrecido un concierto público, tres años atrás, ante ocho mil espectadores en el Puente Alsina- en el límite entre Pompeya y Lanús-, donde dirigió una orquesta integrada por jóvenes árabes y judíos de países del Medio Oriente, con un programa de música de divulgación.
Argerich también tocó gratis hace dos años en el Centro Cultural Kirchner y a poco de su inauguración, luego de ser sometida al escarnio público por la difusión de información -falsa- sobre el cachet del espectáculo.
«La música clásica no puede ser sólo de la elite. Claro que exige una posición activa de la escucha, pero eso es otra cosa”, afirmó Barenboim.
Los dos pianistas salieron indemnes este mediodía de los riesgos propios de un concierto gratuito, que más de una vez devienen –en la selección del repertorio- en un prejuicio despreciativo hacia el público.
Nada de eso: la maravillosa «Sonata para dos pianos en Re mayor» de Wolfgang Mozart y la obertura de “El holandés errante”, en la transcripción de Claude Debussy de la ópera de Richard Wagner –la misma que se tocará esta noche con entrada paga-.
Ya fuera del breve programa formal, los pianistas interpretaron la danza española de “El lago de los Cisnes”, de Piotr Tchaicovsky (también en transcripción de Debussy) y un hermoso (y repetido) clásico nacional: “Bailecito”, de Carlos Gustavino. El cierre se consumó con la danza napolitana, también de Tchaicovsky.
El programa alteró la dinámica natural de un sábado en la ciudad: miles de personas sentadas en la calle para observar el concierto, que tuvo, además, en forma aledaña, espacio para que los chicos tomaran contacto con los instrumentos específicos de una orquesta.
En medio de eso, los resonancias de la campaña electoral a días de las PASO, con puestos electorales de diversos partidos montados en la calle y que fueron reacomodándose a medida que crecía la multitud y los empujaba lejos del escenario.
Esta noche y mañana desde las 20 Barenboim dirigirá a la Orquesta West–Eastern Divan, fundada en 1999 por el maestro y teórico literario y musical palestino Edward Said, con la presencia de Argerich como solista honoraria y un programa musical que -en ambas presentaciones- incluye obras de Maurice Ravel, Dmitri Shostakovich y Alban Berg.
El viernes 4 a las 20 el festival propondrá un concierto de cámara tendiendo puentes entre culturas y tradiciones diversas con la participación de Michael Barenboim en violín (el hijo de Daniel) y Kian Soltani en violonchelo, acompañados por Barenboim padre al piano. El programa musical incluirá obras de Ludwig Van Beethoven.
La clausura de la semana musical será el sábado 5 de agosto a las 20. Esa noche Barenboim y la Orquesta West–Eastern cerrarán con un programa conformado por obras de Richard Strauss y Piotr Ilych Tchaikovsky.

Fuente Télam
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario