Tiempo en Capital Federal

17° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 91%
Viento: Este 33km/h
  • Domingo 27 de Septiembre
    Cubierto14°   17°
  • Lunes 28 de Septiembre
    Despejado10°   18°
  • Martes 29 de Septiembre
    Cubierto13°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Muestra en el Museo de Aquitectura: los pliegues urbanos

Los arquitectos Alberto Boselli y Graciela Raponi recrean el pasado de Buenos Aires.

Por jose-medrano
Email This Page

Por donde hoy transitan miles de autos, hace 120 años se veían bar­cos; donde está la ave­nida L. N. Alem, estaba el río; don­de el hotel Sheraton, el agua; en la actual Plaza San Martín, la Pla­za de Toros, y a espaldas de la re­cién inaugurada Casa Rosada, las lavanderas de Buenos Aires. Con la idea de comprimir el tiempo en veinte imágenes que retraten 200 años, los arquitectos Alberto Bo­selli y Graciela Raponi lograron rescatar lo más antiguo de la Ciu­dad para traerlo a la actualidad.

¿Cómo surge la idea de hacer esta muestra y cómo lo­graron llevarla a cabo?
Surgió antes de los 90 re­corriendo todos los ar­chivos fotográficos y de imágenes. Encontramos lugares de Buenos Ai­res que eran un misterio y que nosotros podíamos develar y traer al presen­te. No nos atraía la do­cumentación económica, sociológica o psicosocial de Buenos Aires sino su apariencia física, su his­toria urbana. Borges no se imaginaba que Palermo hubie­ra empezado alguna vez, para él siempre estuvo ahí, pero la verdad es que en algún momento todo se hizo y lo lindo es investigar cómo. El espacio abriga la memoria y no­sotros no recordamos en el tiem­po sino en los lugares.

¿Con qué se van a encontrar quienes vayan a la muestra?
La muestra consiste en veinte fotos en donde algo que estuvo vuelve a estar. Son imágenes que repre­sentan el crecimiento y transfor­mación de la Ciudad en los últimos 200 años. Uno de los logros para hacerlo fue encontrar en las nue­vas fotos los puntos exactos, los mismos ángulos de cámara que en las antiguas. Sabíamos que el via­je en el tiempo es muy vertiginoso y la gente se podía perder. Enton­ces había que comprimir el tiempo y así fue que pusimos todo junto en una misma imagen.

Es muy buena la foto con el hotel Sheraton de Retiro en pleno río.
Retiro fue un barrio de muchos cambios. La idea es mostrar cómo las diversas cosas que hubo en Pla­za San Martín fueron apareciendo como en capas: el Palacio, el Cuar­tel, la Plaza de Toros que se de­molió en 1820. Hace 120 años el río estaba muy cerca de la gente, luego hubo una gran transforma­ción a partir de 1890 y se avanzó sobre el río. Entonces se nos ocu­rrió que para entender en dón­de empezó y cómo terminó todo, podíamos poner los edificios en el agua, donde estarían hoy si vivié­semos en aquellos años. Son ex­perimentos pedagógicos que fun­cionan por el absurdo.

Además de las imágenes tam­bién hay videos que dan mu­cho vértigo.
En realidad nuestro proyecto era generar un sistema de archivo in­teractivo de imágenes donde uno manejara los tiempos, pero tenía­mos un pedido de generar los vi­deos con un ritmo más veloz que, aunque diluyen la posibilidad de es­tudiar cada imagen, muestran el vértigo de las transformaciones. En­contramos grabaciones inéditas del Parque Japonés, antecesor del Ital Park, y las primeras películas graba­das a orillas del Riachuelo.

¿Qué rincones de la Ciudad quisieron rescatar?
mpezamos por el casco céntrico y para 2001 nos trasladamos a Re­tiro y después a Puerto Madero. En ese momento nos pidieron los videos sobre la preservación del patrimonio de Buenos Aires y así nació una serie que empezó por la Costa Sur: San Telmo y Monse­rrat; el Riachuelo, de cambios im­presionantes; y después la Costa Norte: Palermo, Recoleta y Belgra­no. Con el Bicentenario volvimos a Plaza de Mayo, porque es un lu­gar muy representativo y porque mide muy bien qué son estos 200 años a través de la transformación que sufrió la Ciudad. Es que para poder plantear cambios hay que conocer lo que hubo.

¿Qué lugares notaron con más modificaciones?
El casco céntrico y la zona de Plaza San Martín cambiaron radicalmen­te, en donde hoy está la Plaza de Mayo estaba la Aduana de Taylor. También lo que fue el Riachuelo y lo que dejó de ser es impresionan­te, porque fue el eje industrial más importante de Latinoamérica en 1910. En ese entonces los barcos llegaban casi hasta Puente Alsina, quizás gracias al ingeniero Huergo que lo ideó.

Así como hubo cambios vertiginosos, ¿hay zo­nas que estén intactas?
Muy pocas con relación a otras ciudades del mun­do. De hecho con las loca­ciones cinematográficas te das cuenta de que no hay ninguna calle que te diga que es del siglo XIX, pero en Nueva York ves calles enteras de hace 150 años. Es una lástima porque la Buenos del Centena­rio tenía un tipo de cons­trucción que no contaba ninguna ciudad de América Latina, y lamen­tablemente de eso queda poco. Desde la década del 60 hasta fi­nes de los 80 se derribaron más de cien palacios en la Ciudad.

¿Y cómo se imagina a Buenos Aires de acá a un siglo?
Los que estudiamos historia sabe­mos que no servimos para los pro­nósticos, porque la historia es la repetición de algo que es mucho más y mucho menos de todo lo esperado y sirve para entender el presente. Las variantes son dema­siadas, las fotos lo muestran.

Museo de Arquitectura y Diseño, Av. Del Libertador 999 (esquina Callao).

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario