Tiempo en Capital Federal

21° Max 18° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 92%
Viento: Suroeste 23km/h
  • Lunes 26 de Octubre
    Despejado15°   21°
  • Martes 27 de Octubre
    Despejado14°   19°
  • Miércoles 28 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Muestra en el Mamba: poner el cuerpo

Una muestra colectiva plantea una búsqueda en torno de la abstracción.

Por Julia Villaro
Email This Page
Cultura ismo1 web

Poner el cuerpo. En una cultura de cabezas gachas y columnas cervicales atrofiadas, de tanto intentar zambullirse íntegramente en alguna pantalla iridiscente, el grupo de artistas que integra Empujar un ismo –la muestra que hasta marzo puede verse en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires– nos recuerda que para empujar algo –cualquier cosa– hace falta poner el cuerpo. Y tanto más si eso que se intenta empujar no tiene más materialidad que un capítulo de la historia, un atado de ideas sostenidas en algún momento como estandartes, un puñado de líneas rectas y colores planos.
Porque ese ismo que se busca empujar en la sala del museo es aquel que bajo su nombre alberga todos aquellos movimientos plásticos nacidos a principios del siglo XX que, renunciando a cinco siglos de representación en la pintura y la escultura, quisieron devolverlas a su realidad más inmediata, la única a la que podrían ser fiel, la despojada pureza del color y de la forma. Se trata, claro, del abstraccionismo.
Pero en esta nueva vuelta de tuerca de empujar el movimiento la abstracción no aparece como el camino absoluto por el que los artistas transitan, sino tan sólo como un momento dentro de su producción, en el que emerge con naturalidad y fluidez, asimilada como parte de un camino pos-posmoderno en el que hace rato que los ismos ya no son la patria de nadie, y los años locos en los que un artista llegaba, incluso, a ser desterrado de un movimiento por sucumbir a utilizar una línea curva en una de sus composiciones han acabado hace mucho, mucho tiempo.
En la obra de estos artistas el cuerpo aparece como un arraigo, el sustrato de una abstracción que ya no significa nada por sí sola. Así Ernesto Ballesteros deja en sus 9 kilómetros de línea aplicados a un dibujo levemente coreografiado el registro de un movimiento de su cuerpo, su puño oscilante sobre el papel y la línea encerrada entre los marcos de la obra, pivoteando sobre sí misma. Jimena Croceri persigue una hormiga por toda la sala a punta de lápiz y convierte el registro de su andar errante, ensimismado, en una metáfora de nuestro propio andar por el espacio y por el tiempo. En “Poleas”, Rosario Zorroaquín pinta atada a un sistema de palancas que operan de contrapeso de su propio cuerpo y determinan, entonces, la pincelada a realizar. Y en “Intensión abstracta” el puño de Martín Legón hace figuras en un juego de sombras chinas y cambia de forma sin poder sustraerse nunca de la representación, hasta que la mano se cansa. Todos ellos experimentan a partir del cuerpo: sus movimientos involuntarios pueden ser los determinantes de las obras, su registro el modo de registrar la propia existencia.
Buscando a tientas una realidad concreta más allá de las miles de realidades virtuales que parecen dominarlo todo y cien años después de las rupturas que realizaron las primeras vanguardias históricas en ese mismo sentido, la búsqueda que impulsa a estos artistas no resulta, al fin y al cabo, tan distinta.

Empujar un ismo. En el MAMBA (Av. San Juan 350). Martes a domingo de 11 a 19. Lunes cerrado. Entrada $15.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario