Tiempo en Capital Federal

31° Max 24° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 49%
Viento: Nordeste 27km/h
  • Viernes 29 de Enero
    Cubierto20°   28°
  • Sábado 30 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   26°
  • Domingo 31 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Mora Godoy: ‘Crecer en la profesión trae enemigos’

La bailarina, coreógrafa y productora habla sobre la trastienda de Chantecler Tango.

Por Magalí Sztejn
Email This Page

No pienso moverme de acá con este éxito. Hacía diez años que no me presentaba en la Argentina y tengo ganas de quedarme un rato», señala Mora Godoy acerca del musical Chantecler Tango, del que es protagonista, coreógrafa y productora, y que se presenta en el Teatro Alvear por ocho únicas semanas. Con la misma pasión con la que desde hace años recorre el mundo con su propia compañía, la creadora del multipremiado Tanguera, habla del proyecto que le llevó cinco años de trabajo y que la vuelve a posicionar como referente del género. «Me hubiese encantado ser sólo bailarina y directora coreográfica. Tuve que hacerme cargo de la producción, porque no hubo un sponsor que quisiera apostarle al tango. Pero el rol me lo banqué y honradamente», reconoce en pleno proceso de producción antes de subir a escena.

¿Cómo ves el producto terminado y su repercusión?
Es una de las mejores cosas que me podían haber pasado. Lo que vino es mucho más de lo que esperaba. Estoy agradecida pero también siento que hubo un trabajo muy intenso, a conciencia, que fue sangre, sudor y lágrimas. Bien podría haber dicho «me quedo con lo internacional solamente, que vivo bien». Creo que tiene que ver con un espíritu de arriesgar y de cumplir un sueño muy interno. Sentía que no podía no hacer otro musical de tango, propio además, y que tanto Buenos Aires como el mundo necesitaban algo de este nivel hecho acá.
Además de ser un musical porteño de nivel, tiene un precio accesible para el público.
Es muy importante con la coyuntura que vivimos que los precios sean accesibles. Pero eso no quiere decir que la gente venga. También está en la elección decir voy y pago, o no voy, aunque sea gratis. Se conjuga un valor accesible con la propuesta. El argentino necesita embanderarse con algo propio. Hay mucho producto de afuera.

¿Qué significa el tango en tu vida?
Muchas cosas. Me encontré bailando; como maestra, abriendo la primera escuela integral de tango; como coreógrafa, productora, guionista, directora. Encontré tantas cosas que si no estoy en una estoy en otra. Siento que también le di al tango un posicionamiento, un refresh. Trabajé muchísimo para lograr esto. No es casual que uno esté donde esté y tampoco es fácil estar en mi lugar. Tenés que ser tremendamente fuerte, porque es un ambiente machista y el crecimiento trae enemigos.

¿Te gusta manejar elencos muy grandes?
Claro, como en Tanguera. Sé lo que es lidiar con problemas y supe muy bien lo que era sentirme mal en un grupo que fue muy injusto conmigo, malagradecido. Por lo tanto, lo primero en lo que me fijé cuando hice los castings, más allá de ver como bailaban, fue preguntar cómo eran como personas y crear un vínculo directo con los músicos, con los bailarines y con los técnicos. Me importa estar cómoda arriba del escenario y estar abajo en los camarines divirtiéndome, y no encerrada porque no quiero ver a nadie o porque me maltratan. En la vida es importante cómo uno se relaciona. Siento que acá logré un equipo y un clima de trabajo que hace que esto sea una locomotora.

¿Cómo conviven la bailarina, la empresaria y la madre?
A las piñas. No conviven bien. Me angustio por la falta de tiempo. Hoy llevé a mi hija al colegio y la fui a buscar. A veces vengo casi sin dormir. Tengo una gran responsabilidad sobre ella, que hoy me preguntaba por qué me voy de nuevo al teatro. Medio que no le cierra el tema. Y a la bailarina y la empresaria tenés que hacerlas convivir.

¿En qué te sentís porteña?
En todo. En la manera de manejarme; de hablar; de sentarme en un barcito a leer el diario, tomar un cafecito o charlar; de reírme cuando me piropean en la calle. La idiosincrasia de esta ciudad me gusta. Además soy de La Boca, así que soy muy de barrio. Adoro y disfruto Buenos Aires. No la cambio por ninguna.

 

DZ/sc

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario