Tiempo en Capital Federal

28° Max 23° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 71%
Viento: Este 26km/h
  • Miércoles 1 de Febrero
    Cubierto23°   26°
  • Jueves 2 de Febrero
    Cubierto con lluvias21°   25°
  • Viernes 3 de Febrero
    Parcialmente nuboso21°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 31/01/2023 20:23:05
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Modelo: ciudad quirófano

La voluntad desalojadora de Mauricio Macri no alcanza a los predios ocupados por empresas lucra­tivas y poderosas.

Email This Page
Club de Amigos. Club de Amigos.

El cuidado del espacio público es su mayor desvelo, repite desde que lo conocemos el jefe de Gobierno. Un orgulloso sello de la gestión. Y Mauricio Macri cuida el terre­no común de los porteños a su estilo, de tal manera que los habitantes de esta sufrida y bella ciudad vivimos rodeados de chapones que superan la estatura humana media y son eficiente barrera. La Plaza Constitución, Pla­za Francia, Parque Centenario, la 9 de Julio, varias calles del microcentro. Todos predios vedados a los transeúntes, y sigue la lista.

También en nombre de la defensa del espacio público, gente morruda de civil y de uniforme echa a las patadas a quienes duer­men en las plazas o en la calle. A veces las imágenes llegan a la tele, como en Parque Centenario. A veces, el operativo nocturno no tiene testigos y una encuentra los ranchi­tos derrumbados y vacíos, cuando va a pasear la perra a la plaza del barrio y ya no están los que la saludaban: ¡Hola, Pancha! También las familias que ocupan –habitan– inmuebles del gobierno de la ciudad suelen ser desalojados a cajas destempladas y no hay niño lloroso que conmueva a los funcionarios en su férrea custodia del bien común. Velar por el espacio público incluye la expulsión de vendedores ambulantes y manteros en nombre de que la vereda será de todos, por ejemplo de los bares coquetos, pero no tanto como para de los que se ganan la vida vendiendo zoquetes, che. La voluntad desalojadora a veces tiene un freno en la Justicia, como ocurrió con la Sala Alberdi, y entonces los funcionarios PRO prorrumpen en extrañas morisquetas de ni­ños desagradados.

Tanta furia limpiadora reconoce una sola fisura: la que revela la escandalosa lista de predios ocupados por empresas tan lucra­tivas como poderosas que funcionan con permisos vencidos, no pagan canon o pagan montos irrisorios. Ocupas de alta gama. El doble estándar del macrismo, su vista gor­da a los ocupas ricos y su gimnasia expulsiva contra los ocupas pobres no defiende el es­pacio público sino un modelo de Ciudad qui­rófano, socialmente “limpia” de feos, sucios y malos. Una ciudad con custodios, puentes levadizos y barreras donde solo entran los que consiente el señor. La ciudad democrá­tica, en cambio, es lo menos parecido a un quirófano. Es un lugar desordenado, ruidoso y plural donde deben caber los desdichados que no tienen trabajo y los que no tienen donde caerse muertos. Mal que les pese a los responsables de esos crímenes sociales.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario