Tiempo en Capital Federal

20° Max 12° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 53%
Viento: Sur 18km/h
  • Lunes 18 de Octubre
    Parcialmente nuboso13°   22°
  • Martes 19 de Octubre
    Muy nuboso15°   23°
  • Miércoles 20 de Octubre
    Cubierto con lluvias16°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Misoginia oficial: La gran bestia PRO

Macri tildó de mentirosas a las mujeres que dicen que no les gustan los piropos, incluso los groseros.

Por Olga Viglieca
Email This Page
macri homero

Los niños y los borrachos no mienten, dice el refrán popular. A veces, el jefe de Gobierno tampoco. Es cuando, en segundos, pulveriza los esfuerzos del batallón de pedagogos que le impuso su padre, perplejo ante el hijo desmañado, cejijunto y silencioso que le tocó en suerte. Un aluvión de asesores fracasó más tarde en completar la tarea.

La cosmovisión simple y retrógrada de Mauricio Macri aflora cada vez que se le bajan los controles. Con el aire de sportman cool que le otorga su rostro desbigotado, el hombre dijo en Ushuaia que a todas las mujeres les gusta que las piropeen. Lo dijo con suficiencia, con el tono del más capito, de machito conocedor del alma femenina. “Aquellas que dicen que no, que me ofende, no les creo nada”, agregó. A un vivo como él, las minas no lo engañan. Y descerrajó, como quien abre la bragueta de apuro, que sí les (nos) gusta “aunque les digas qué lindo culo tenés”. Después, invocando a una hija, Macri se retractó en parte. “Lo dije desde la galantería”, se disculpó, tomando esta vez a todos los ciudadanos, sin distinción de género, por imbéciles.

No es la primera vez que la misoginia impregna a Macri. Es el señor que le propuso a Pino Solanas construir un lavadero al lado de cada prostíbulo para garantizar la pulcritud de las sábanas. Que se fotografía con su mujer y un proxeneta en un burdel. Que vetó la reglamentación del aborto no punible. Que acaba de desmantelar programas contra la violencia de género.

Nadie pretende que el egresado del Newman maneje conceptos tan complejos como “violencia invisible” o “acoso verbal callejero”. Uno de sus legisladores, Enzo Pagani, el año pasado trató de establecer “El día del piropo” en una ciudad donde –según una encuesta reciente– el 86% de las mujeres está de acuerdo con que se penalice a quienes las molesten en la calle.

El exabrupto oficial debe entenderse en el contexto de un andamiaje ideológico que Macri expresa con ideas extraordinariamente simples. Un ejemplo: “De españoles tenemos muy poco”, afirma, sin reparar que lo hace en la lengua de Castilla.

Son ideas simples pero peligrosas porque surgen del poder del Estado. La violencia contra la mujer incluye el derecho masculino de comentar libremente su apariencia como si fuera un jarrón o un caniche. También la sospecha de que mienten, de que el hombre sabe mejor que ellas lo que realmente piensan. Las “groserías” del jefe del PRO no son meras groserías de un patán ni afectan sólo a las mujeres. El odio de género forma parte de un ramillete más amplio de agravios que el jefe de Gobierno ya dedicó a los maestros, a los trabajadores del subte, a los vendedores ambulantes, a los sintecho. Más claro: a los más débiles.

Una duda. Señor jefe de Gobierno: respecto de la violación, ¿usted qué opina?

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
Comentarios (1)

Deja tu comentario